Rarísimo ‘Château Petrus Imperial 1982′ se venderá en subasta de multimillonario

Unas 25.000 botellas del raro vino de coleccionista llegarán al mercado en el transcurso de un año

El ultra raro Château Petrus Imperial de 1982
Por James Tarmy
01 de octubre, 2023 | 10:51 PM

Bloomberg — Dos años después de vender vino de su bodega por valor de US$11,4 millones, el multimillonario taiwanés Pierre Chen se dispone a vender un tramo aún mayor a partir de este otoño. Unas 25.000 botellas, por un valor estimado de US$50 millones, saldrán a subasta en Sotheby’s en cinco subastas específicas a lo largo de los próximos 12 meses. La primera se celebrará en Hong Kong en noviembre.

Chen es el fundador y presidente del Grupo Yageo, una empresa de componentes electrónicos que emplea a 40.000 personas en todo el mundo, según su sitio web. Fuera de los círculos de la industria, es conocido por su colección de arte. ARTnews lo nombró uno de los 200 mejores coleccionistas del mundo; en una entrevista con el Art Newspaper, Chen reveló que tiene siete Picassos, 10 Gerhard Richters y dos Francis Bacons, entre otros.

“Lo fundamental para Pierre es que esto subraya su enfoque de todas las cosas que considera grandes en la vida”, afirma George Lacey, jefe de vinos de Sotheby’s para Asia. “No sólo el vino, sino también la comida y el arte. Su enfoque de la vida es que las cosas son mejores cuando se comparten”.

Las botellas que Chen ha sacado a subasta representan, dice Lacey, “una fracción de toda la colección de Pierre”. Chen vende, continúa Lacey, porque su colección simplemente ha crecido demasiado para que pueda disfrutarla él solo. “Nos dieron una lista de vinos de la colección que le interesaría vender”, explica Lacey. “Mantuvimos una conversación sobre su valoración y lo que funciona ahora en el mercado. Fuimos y vinimos con él y su equipo y al final reunimos una colección que es representativa de él y de sus gustos.”

PUBLICIDAD

“He comisariado una selección de vinos notables. Sin embargo, creo sinceramente que no debe guardarse eternamente”, escribió Chen en un correo electrónico. “Debe saborearse, experimentarse, amarse. Debe compartirse y utilizarse para mejorar las experiencias culinarias”. A medida que su gusto se ha ido ampliando, continúa Chen, “he llegado a adquirir más vino y tengo mucho más del que mi familia, mis amigos y yo podríamos disfrutar. Estoy devolviendo este vino al mercado para asegurarme de que otros puedan experimentar estos vinos increíbles.”

Si la colección de Chen se vende por su valor estimado, se convertirá en una de las subastas de un solo propietario más caras de la historia reciente. En comparación, el año pasado la subasta de Hospices de Beaune alcanzó los US$32 millones; en 2019, una subasta de un solo propietario en Hong Kong con casi 17.000 botellas alcanzó los US$30 millones; y en 2018, la subasta de la bodega del legendario productor Henri Jayer se vendió por US$35 millones.

¿Qué se vende?

Lacey afirma que las cinco subastas representan bien el gusto de Chen por el coleccionismo. “Le mueve explorar, catar y encontrar nuevos productores y cosas nuevas, pero la realidad de su viaje es que le han cautivado especialmente la Borgoña y el Champán”, afirma. “Representan la gran mayoría de la colección en términos de volumen y valor, pero en realidad hay una sección transversal de todo el mundo del vino”.

PUBLICIDAD

Entre los lotes más destacados figuran botellas del Domaine de la Romanée-Conti La Tâche. Dos methuselahs (botellas de seis litros) del vino de 1985 se estiman entre 120.000 y US$190.000 cada una. Seis magnums distintos del Henri Jayer Vosne Romanée Cros Parantoux 1er Cru de 2001 se estiman entre 50.000 y US$70.000 por magnum; y dos botellas del Domaine Leroy Musigny de 2001 se estiman entre 12.000 y US$18.000 por botella. Otra botella extremadamente rara que saldrá a subasta es una botella imperial de seis litros de Château Petrus de 1982, estimada entre 45.000 y US$65.000.

VER +
Subasta de NFT se utilizará para vender vinos finos por primera vez en África

“La colección se ha dividido, y el destino es muy específico para lo que creemos que funciona bien en los distintos mercados”, dice Lacey. “No son sólo las partes 1, 2, 3 y 4 con todos los mismos vinos; cada una tiene una identidad muy diferente”.

La primera subasta en Hong Kong “es una sección transversal de toda la colección”, explica Lacey. La subasta de París se centrará exclusivamente en Champagne; la venta de Borgoña “se centra, como era de esperar, en los vinos de Borgoña”; y la subasta de Nueva York hará especial hincapié en la colección de Chen de productores italianos. La venta final tendrá lugar en Hong Kong el año que viene “con lo que es esencialmente la cima de la colección: los Burdeos más raros y las botellas más codiciadas”, dice Lacey.

Tiempo de mercado

A diferencia de las estimaciones de arte, que pueden hacerse artificialmente bajas para estimular la demanda, Lacey dice que los precios (y la estimación general de la colección) reflejan las condiciones del mercado en tiempo real. “En ese sentido, mi trabajo es mucho más fácil que el de algunos colegas del departamento de bellas artes”, dice, “porque el vino está intrínsecamente mucho más mercantilizado. Hay transacciones incluso para los ejemplares más raros de botellas, así que es más fácil poner precio a un Cheval Blanc de 1947 que a un Picasso que no se ha visto en 70 años.”

Como resultado, dice, “las estimaciones con el vino ya están mucho más en línea con lo que se espera que consiga el mercado y lo que aceptará el mercado.”

VER +
Vinos argentinos, chilenos y uruguayos pisan fuerte en ranking de 100 mejores bodegas

La decisión de Chen de vender llega en un momento único del coleccionismo. El mercado secundario del vino -sobre todo en el extremo superior- sigue creciendo. “El año más fuerte que hemos visto en cuanto a demanda de Borgoña fue 2022, y el centro más fuerte de demanda fue Asia”, dice Lacey. Pero la economía china sigue tambaleándose, y las ventas de artículos de lujo son, en el mejor de los casos, inestables, lo que lleva a algunos a preguntarse si el mercado del arte y los objetos de colección podría ralentizarse a continuación.

En respuesta, Lacey afirma que “el mercado de las botellas más raras y exclusivas sigue siendo fuerte, y en eso se centra la colección de Pierre”.

PUBLICIDAD

“Esencialmente, se ha dado cuenta de que tiene más vino en sus bodegas personales del que cualquier individuo podría beberse en toda su vida”, afirma Lacey, una decisión que no refleja el momento del mercado. “Se da cuenta de que ha acabado teniendo la mayor bodega privada del mundo, y quiere compartirla con los amantes del vino de todo el mundo, y saber que será apreciada y disfrutada”.

Lea más en Bloomberg.com