Costos reales de endeudamiento de China se elevan casi a su máximo nivel desde 2016

Este sería un mal presagio económico, teniendo en cuenta que la escasa confianza de las empresas y una población más propensa a ahorrar que a consumir ya han planteado desafíos este año

Billetes de yuanes chinos
Por Bloomberg News
11 de diciembre, 2023 | 01:24 PM

Bloomberg — Se prevé que los costes reales de financiación chinos permanezcan altos en 2024 mientras persisten las tensiones deflacionistas, lo que supone otro peligro para el crecimiento de la segunda economía global.

Las estimaciones de Bloomberg News indican que esos tipos, que se ajustan en función de la inflación y son un reflejo del coste real de los préstamos, han sobrepasado el 4% e indican que es posible que se aproximen al 5%, lo que constituiría el mayor nivel desde 2016. Eso es porque los precios al consumidor y al fabricante han disminuido a un ritmo mucho más acelerado que la tasa de préstamo media nacional, un dato basado ampliamente en los movimientos de los tipos de referencia establecidos por el Banco Popular de China (PBoC, por sus siglas en inglés) y las principales entidades crediticias.

VER +
Xi dice a líderes de la UE que China quiere ser un “socio clave” en comercio

“Los tipos de interés reales chinos son bastante elevados, y continúan aumentando”, señaló Larry Hu, responsable de economía de China en Macquarie Group Ltd. Al mismo tiempo que se mantienen elevados los costes de los créditos de las compañías, añadió que los altos tipos implican que “los habitantes son más dados a ahorrar”.

Gráfico de los costos elevados en términos reales del crédito en Chinadfd

Este es un mal presagio económico, teniendo en cuenta que la escasa confianza de las empresas y una población más propensa a ahorrar que a consumir ya han planteado desafíos este año. El tipo preferente de referencia para los créditos a un plazo de un año es del 3,45%, aproximadamente 150 puntos porcentuales menos de lo que se prevé que estén los tipos reales de los créditos.

PUBLICIDAD

El problema es que no hay muchas señales que sugieran que las tasas de interés reales vayan a sufrir una reversión. El índice de precios al consumidor de China registró en noviembre su caída más pronunciada en tres años. La medida de precios más amplia del país, el deflactor del PIB, fue negativa durante dos trimestres consecutivos este año por primera vez desde 2015.

La deflación es peligrosa porque corre el riesgo de crear una espiral descendente, en la que los consumidores postergan la compra de cualquier cosa con la expectativa de que los precios sigan cayendo. Las empresas que no están seguras sobre la demanda futura también pueden reducir la producción y la inversión. Varios economistas ven que las presiones persistirán durante el próximo año: los economistas de Goldman Sachs Group Inc. (GS) pronostican que el IPC anual aumentará solo un 0,5% en 2024, mientras que los analistas de Nomura Holdings Inc. prevén que aumentará un 0,6%. Algunos, incluidos economistas de Australia y New Zealand Banking Group Ltd, ven que los precios pueden caer.

VER +
Moody’s rebaja la perspectiva crediticia de China a negativa por aumento de deuda

Lo que dice Bloomberg Economics...

“Sin catalizadores fuertes para contrarrestar la caída del sector inmobiliario, uno de los principales impulsores de la corriente descendente deflacionaria, vemos un 50% de posibilidades de que la deflación del IPC persista al menos durante la primera mitad de 2024. Se necesita un mayor apoyo político para estimular la demanda”. Eric Zhu, economista

PUBLICIDAD

En lo que respecta a la formulación de políticas, las autoridades enfrentan varias limitaciones en su capacidad para respaldar la economía mediante grandes recortes de las tasas de interés. Los principales líderes ya han señalado que serán más cautelosos respecto de la flexibilización monetaria en el futuro, sugiriendo que la magnitud de cualquier recorte de las tasas de interés en 2024 probablemente será bastante pequeña a medida que la atención se centra en el estímulo fiscal como medio de apoyo económico.

Este año, el Banco Popular de China recortó las tasas de interés dos veces, un reflejo de un enfoque restringido hacia el estímulo en los últimos años, mientras las autoridades intentan preservar su margen de acción y evitar la acumulación de deuda dentro de sectores riesgosos, como el inmobiliario. Recortar las tasas también puede afectar los márgenes de ganancias de los bancos, y esos márgenes ya están bajo presión. Mientras tanto, las perspectivas para el yuan siguen siendo inciertas mientras la Reserva Federal mantenga las tasas altas. No se espera que el banco central estadounidense comience a recortar las tasas hasta bien entrado el próximo año.

“Las tasas de interés reales son importantes, pero obviamente lo que el PBoC puede hacer es bastante limitado”, dijo Wei He, economista para China de Gavekal Dragonomics. “Es imposible para el Banco Popular de China igualar los cambios en el IPC en las tasas de interés porque eso significaría cambios sustanciales en las tasas, lo cual va muy en contra de su metodología”.

Gráfica de recortes agresivos de tipos del PBoC desde la pandemiadfd

He de Gavekal dijo que el banco central podría continuar haciendo recortes moderados a las tasas de política el próximo año si el sector inmobiliario empeora, aunque tales recortes sólo equivaldrían a alrededor de 10 a 20 puntos básicos. Cualquier recorte requeriría que los bancos también redujeran sus tasas de depósito mientras intentan preservar su rentabilidad.

VER +
El banco central de China advierte de una transformación económica “larga y difícil”

Hay otras políticas monetarias que también pueden estar en juego. Mo Ji, de DBS Bank Ltd., señaló una posible reducción de 25 puntos básicos del coeficiente de reservas obligatorias para los bancos en el primer trimestre, lo que liberaría más efectivo a largo plazo en la economía. También prevé que los bancos reduzcan sus LPR (por sus siglas en inglés, Residente permanentes legales) en 10 puntos básicos más adelante en 2024.

Una eventual flexibilización por parte de la Reserva Federal probablemente también abriría un poco más de espacio para recortes de tasas, ya que un dólar más débil significaría menos presión sobre el yuan. Aún así, Hu de Macquarie señaló la necesidad de políticas, particularmente en el lado fiscal, que ayudarían a impulsar la inflación.

“Las políticas macroeconómicas, no sólo la política monetaria, deberían ser más proactivas”, afirmó. “Dadas las circunstancias actuales, la política fiscal puede ser más importante. Pero el objetivo final es el mismo: la reflación”.

Lea mán en Bloomberg.com