La Fed ve frenados sus planes de recorte de tasas al mantenerse alta la inflación

Es probable que los responsables políticos se alejen de una previsión de larga data de tres reducciones de tasas este año

La Fed ve frenados sus planes de recorte de tasas al mantenerse alta la inflación
Por Dana Morgan - Steve Matthews
08 de junio, 2024 | 06:00 PM

Bloomberg — Los economistas están divididos sobre cuántos recortes de tasas de interés señalarán los funcionarios de la Reserva Federal para 2024 en su reunión de política de la próxima semana, tras un repunte en las recientes cifras de inflación.

Es probable que los responsables políticos se alejen de una previsión de larga data de tres reducciones de tasas este año, pero está muy reñido si seguirán apuntando dos o no. Una pluralidad del 41% de los economistas espera que el “diagrama de puntos” muestre dos recortes, mientras que el 41% espera que las previsiones muestren sólo uno o ningún recorte, según una encuesta de Bloomberg.

VER MÁS: La Reserva Federal cree que está combatiendo la inflación. Piénselo otra vez

El Comité Federal de Mercado Abierto, que ha mantenido su tipo de interés de referencia en máximos de dos décadas desde el pasado mes de julio, se vio animado por un fuerte descenso de la inflación en la segunda mitad de 2023 a contemplar una reducción gradual de los tipos para este año. Pero esos planes se han retrasado ante la falta de avances para empezar 2024.

PUBLICIDAD

“La Fed está a la espera de una serie de datos que refuercen su confianza en que la inflación se encamina de forma sostenida hacia su objetivo del 2%”, dijo Ryan Sweet, economista jefe para EE.UU. de Oxford Economics, en una respuesta a la encuesta. “El balance de riesgos para nuestra previsión de inflación sigue ponderado al alza”.

Los funcionarios están casi seguros de mantener la tasa de interés estable en un rango del 5,25% al 5,5% por séptima reunión consecutiva la próxima semana. El presidente Jerome Powell y sus colegas actualizarán sus previsiones económicas y de tipos en la reunión del 11 y 12 de junio por primera vez desde marzo.

Menos recortes indicarían un comienzo más tardío de las reducciones. Eso podría tener implicaciones para las elecciones presidenciales de noviembre, aunque los funcionarios de la Fed afirman uniformemente que sus decisiones se basan únicamente en consideraciones económicas.

PUBLICIDAD

Los observadores de la Fed esperan que el primer recorte se produzca en la reunión de política monetaria del banco central de septiembre, la última antes de que los votantes acudan a las urnas el 5 de noviembre. También ven a los responsables políticos elevando ligeramente sus estimaciones de inflación para 2024, al tiempo que reiteran sus previsiones de crecimiento del producto interior bruto estadounidense a un ritmo anual del 2,1% y una tasa de desempleo a finales de año del 4%.

La encuesta a 43 economistas se realizó entre el 31 de mayo y el 5 de junio.

La gran mayoría de los encuestados afirmó que la Reserva Federal recortará los tipos en respuesta a una menor inflación, más que a algún déficit en el mercado laboral o a un shock económico. Ninguno de los economistas dijo que hubiera muchas probabilidades de que el próximo movimiento de tipos fuera al alza, un resultado mencionado ocasionalmente como posibilidad por funcionarios como el jefe de la Fed de Minneapolis, Neel Kashkari.

Una serie de líderes de la Fed han sugerido en las últimas semanas que no ven prisa por recortar los tipos, con una inflación más persistente y unas perspectivas de crecimiento que se mantienen sólidas. La inflación según la medida preferida de la Fed fue del 2,7% en el año hasta abril, y los economistas esperan un avance relativamente escaso hacia el objetivo del 2% del banco central en la segunda mitad del año si se compara con las bajas cifras mensuales de finales de 2023.

Antes de un periodo de tranquilidad autoimpuesto, el gobernador de la Fed, Christopher Waller, dijo que el banco central podría plantearse bajar los tipos "a finales de este año", una opinión de la que se hizo eco el presidente de la Fed de Atlanta, Raphael Bostic. La jefa de la Fed de Cleveland, Loretta Mester, dijo que quiere ver "unos meses más de datos de inflación que parezcan estar bajando", mientras que Susan Collins, de la Fed de Boston, dijo que "la paciencia realmente importa".

Casi todos los encuestados esperan que la Fed mantenga su orientación del 1 de mayo de que no sería apropiada ninguna reducción hasta que el banco central tenga más confianza en que la inflación se está moviendo de forma sostenible hacia el 2%. Los economistas están divididos sobre cómo caracterizará el FOMC a la inflación, con una pluralidad esperando que el comité repita que ha habido una falta de progreso reciente.

"Es probable que el FOMC diga que ha habido algunos datos alentadores, pero que necesita ver más pruebas para que vuelva la confianza", dijo Luke Tilley, economista jefe de Wilmington Trust.

PUBLICIDAD

El segundo día de la reunión de la semana que viene, el Gobierno publicará el índice de precios al consumo de mayo. Mientras que la Fed se centra en una medida separada de los precios, se espera que el IPC muestre un enfriamiento continuado de la inflación.

"Es probable que la impresión del IPC influya en el tono del FOMC", dijo Stephanie Roth, economista jefe de Wolfe Research. "Aunque esperamos una impresión mansa, una cifra por debajo del 0,30% podría verse como una prueba más de la ralentización de la inflación".

El personal de la Fed lleva pronosticando un aterrizaje suave para la economía desde el pasado mes de julio. Los propios economistas se han vuelto cada vez más optimistas sobre las perspectivas de crecimiento. Sólo el 3% de los encuestados pronostica una recesión en los próximos 12 meses, muy por debajo del 58% del pasado mes de julio.

Aunque los dirigentes de la Reserva Federal se han mostrado imprecisos sobre el conjunto exacto de indicadores económicos que provocarían un recorte de los tipos, el 60% de los economistas afirmaron que un catalizador importante serían tres informes consecutivos positivos sobre la inflación subyacente. Las cifras de inflación de enero a marzo decepcionaron, y los economistas dicen que un número igual de buenos informes prepararía el terreno para un recorte de tipos.

PUBLICIDAD

Más allá de eso, “pruebas claras de una ralentización del mercado laboral” podrían impulsar una reducción de los tipos, dijo Elisabet Kopelman, economista estadounidense de Skandinaviska Enskilda Banken AB.

El informe gubernamental sobre el empleo de mayo, publicado el viernes, mostró un panorama desigual en cuanto al estado del mercado laboral. El crecimiento de las nóminas y los salarios se aceleró, aunque la tasa de desempleo subió y la participación de la población activa cayó.

PUBLICIDAD

Los operadores interpretaron los datos de empleo como un probable aplazamiento neto del calendario de recortes de tipos, y ahora anticipan unas reducciones de 1,5 cuartos de punto este año, según los contratos de futuros.

--Con la ayuda de Sarina Yoo y Alex Tanzi.

Lea más en Bloomberg.com