A Putin se le acaba el tiempo para lograr un avance importante en Ucrania

El ejército ruso sólo ha logrado avances limitados en el campo de batalla contra las tropas ucranianas, hambrientas de armas y municiones

A Putin se le acaba el tiempo para lograr un avance importante en Ucrania
Por Bloomberg News
09 de junio, 2024 | 02:00 AM

Bloomberg — Durante meses, el ejército ruso sólo ha logrado avances limitados en el campo de batalla contra las tropas ucranianas, hambrientas de armas y municiones. Eso supone un reto cada vez mayor para el presidente Vladimir Putin a medida que la ventaja de su ejército empieza a erosionarse.

Con Kiev recibiendo ahora miles de millones de dólares en armas frescas de sus aliados estadounidenses y europeos, la ventana para un avance ruso se está estrechando incluso mientras sigue disparando misiles y aviones no tripulados contra ciudades ucranianas, incluyendo infraestructuras energéticas.

El intento ruso de abrir un nuevo frente en la región ucraniana de Kharkiv, al noreste del país, parece ya empantanado sin lograr el objetivo de Putin de crear una zona tampón a lo largo de la frontera. Ucrania afirma estar infligiendo “pérdidas muy elevadas” a las tropas rusas en los combates en torno a la ciudad de Vovchansk.

Las fuerzas rusas sólo avanzaron marginalmente desde que tomaron la estratégica ciudad ucraniana oriental de Avdiivka en febrero a costa de enormes bajas en meses de combates. Llevan semanas intentando tomar el asentamiento clave de Chasiv Yar, en la región oriental de Donetsk.

PUBLICIDAD

La estrategia rusa de desgaste para agotar a las fuerzas ucranianas es “muy costosa y sangrienta para el propio ejército ruso”, afirmó Ruslan Pukhov, director del Centro de Análisis de Estrategias y Tecnologías con sede en Moscú. “Puede llevar a un agotamiento excesivo de las fuerzas del lado ruso, lo que a su vez, da a los ucranianos la oportunidad de contraatacar”.

VOVCHANSK, UKRAINE - MAY 20: A soldier holds a rifle to the backdrop of a Soviet-era memorial as the assault brigade defend the frontline in the Ukrainian boarder city of Vovchansk, in Chuhuiv Raion, Kharkiv Oblast, which is bombarded daily by heavy artillery on May 20, 2024 in Vovchansk, Ukraine. In recent days, Russian forces have gained ground in the Kharkiv region, an area that Ukraine had largely reclaimed in the months following Russia's initial large-scale invasion in February 2022.(Photo by Kostiantyn Liberov/Libkos/Getty Images)

Aunque Rusia está montando ataques en varios puntos de la línea del frente, “tenemos posibilidades de cambiar la situación a nuestro favor”, dijo el miércoles en Telegram el comandante en jefe de las fuerzas armadas ucranianas, Oleksandr Syrskyi.

Putin insiste en que sus objetivos bélicos no han cambiado y que Rusia luchará todo el tiempo que sea necesario para ganar en Ucrania, independientemente de las crecientes bajas en una guerra que está en su tercer año sin final a la vista. Ucrania y sus aliados se enfrentan al reto de mantener la resistencia en una guerra que en gran medida ha llegado a un punto muerto.

PUBLICIDAD

Aunque los funcionarios ucranianos dieron la voz de alarma sobre la amenaza de un avance ruso durante los meses de retrasos en las entregas de armas estadounidenses, las tropas de Kiev resistieron en su mayor parte a pesar de que el ejército invasor de Moscú las superaba en armamento hasta 10 a 1.

Con la administración del presidente Joe Biden enviando a toda prisa armas estadounidenses a Ucrania después de que el Congreso aprobara finalmente una financiación de US$61.000 millones en abril, el equilibrio de la potencia de fuego está empezando a cambiar.

"Ucrania estaba en un profundo agujero debido al retraso" en el envío de armamento estadounidense "y han estado cavando para salir de ese agujero", dijo el martes a los periodistas el asesor de Seguridad Nacional de EEUU, Jake Sullivan, a bordo del Air Force One. "Les hemos visto resistir el asalto ruso", y en una situación que se desarrolla dinámicamente "las armas que han llegado al campo de batalla en escala y cantidad en los últimos días y semanas han marcado la diferencia", dijo.

Las naciones de la Unión Europea también están aumentando la ayuda y el suministro de armas para reforzar a Kiev, incluso mientras el gobierno húngaro, favorable a Rusia, sigue bloqueando miles de millones de euros en un apoyo militar más amplio.

Putin también debe enfrentarse ahora a un cambio de actitud de los aliados de Ucrania, ya que Estados Unidos y Alemania se han unido a naciones como el Reino Unido para autorizar a Kiev a utilizar sus armas para atacar objetivos en zonas fronterizas dentro de Rusia. El presidente francés, Emmanuel Macron, dijo el jueves que está trabajando en el envío de una coalición de instructores para entrenar a miles de soldados en Ucrania, a pesar de las amenazas de represalias por parte de Moscú.

Los líderes del Grupo de los Siete se reunirán la próxima semana en Italia para sopesar los planes de conceder préstamos a Ucrania utilizando los beneficios inesperados de unos 280.000 millones de dólares en activos congelados del banco central ruso.

“Las perspectivas de que Rusia logre la victoria este año se han reducido enormemente como resultado” de la reanudación de los suministros de armas y la ayuda, dijo Ben Barry, investigador principal de guerra terrestre en el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos, con sede en Londres. “Rusia puede tener el mayor número de soldados, pero muchos de sus vehículos blindados de primera clase han sido destruidos” y llevará años reconstruir el ejército hasta su nivel de 2022, dijo.

PUBLICIDAD

La decisión de Putin de nombrar a Andrey Belousov, un economista, ministro de Defensa el mes pasado en lugar de su aliado de muchos años Sergei Shoigu subrayó la necesidad de Rusia de exprimir más los recursos estirados de una economía que se está recalentando, incluso si las sanciones internacionales sin precedentes no consiguieron desencadenar un colapso.

El gasto en defensa como porcentaje del producto interior bruto se está acercando a los niveles alcanzados por última vez en el apogeo de la Guerra Fría en la década de 1980 bajo la Unión Soviética, lo que limita la capacidad de Rusia para seguir aumentando la producción militar.

Aunque Rusia aumentó masivamente la producción de misiles, artillería, tanques y municiones desde la invasión de febrero de 2022, "construir una economía eficaz para las Fuerzas Armadas es esencial hoy en día", dijo Putin en una reunión el 25 de mayo con responsables de la industria de defensa. Debe "generar beneficios por cada rublo que invirtamos en ella".

Sin duda, ambas partes se enfrentan a retos formidables, sobre todo a la hora de reclutar sustitutos para las tropas muertas o heridas. El presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskiy, firmó una nueva ley de movilización que rebaja la edad del servicio militar obligatorio, aunque la mano de obra sigue siendo un problema para el ejército.

PUBLICIDAD

El Kremlin está decidido a no repetir la orden de Putin de septiembre de 2022 de reclutar a 300.000 reservistas, una movilización que sacudió el apoyo público y provocó un éxodo de hasta un millón de rusos del país. En su lugar, está confiando en ofrecer generosas pagas y primas por firmar para atraer reclutas, ya que el Ministerio de Defensa pretende alistar al menos a 250.000 soldados más este año.

Aunque esta política evita las tensiones sociales dentro de Rusia por la guerra, es poco probable que permita al ejército acumular suficientes tropas para una ofensiva exitosa en Ucrania, según Pukhov, analista militar con sede en Moscú. "Para un verdadero avance, el Kremlin necesitaría mucha más gente", dijo.

PUBLICIDAD

Putin dijo en diciembre que Rusia tenía 617.000 soldados desplegados en Ucrania. En una reunión con medios de comunicación extranjeros en San Petersburgo a última hora del miércoles, pareció insinuar que unos 10.000 soldados rusos al mes morían o resultaban heridos, al afirmar que el total era cinco veces inferior a las pérdidas ucranianas, que cifró en 50.000.

Ucrania rechaza tales estimaciones de sus bajas. Zelenskiy dijo en febrero que su ejército había perdido 31.000 soldados desde el comienzo de la guerra.

Estados Unidos cifró en diciembre en 315.000 el número de soldados rusos muertos y heridos, cerca del 90% de la fuerza de invasión original. El Ministerio de Defensa del Reino Unido elevó la semana pasada su estimación del total de bajas rusas a 500.000 y afirmó que las pérdidas ascendían a 1.200 al día en mayo.

PUBLICIDAD

Rusia no ha traducido sus ventajas en el campo de batalla en ganancias importantes porque sus comandantes "malgastan mano de obra en la persecución de sus objetivos y las fuerzas ucranianas son eficaces en la defensa cuando se les suministra hombres y material", dijo Dara Massicot, miembro senior de la Fundación Carnegie para la Paz Internacional. "Todavía existen límites significativos al poder militar ruso".

-- Con la colaboración de Daryna Krasnolutska, Aliaksandr Kudrytski y Chris Miller.

Lea más en Bloomberg.com