Corea del Sur está fabricando armas más rápido y más barato que Estados Unidos

El gasto mundial en defensa aumentó un 6,8% el año pasado, el mayor salto desde 2009, según el Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz, sin signos de ralentización

Corea del Sur está fabricando armas más rápido y más barato que Estados Unidos
Por Sangmi Cha - Soo-Hyang Choi
09 de junio, 2024 | 04:13 PM

Bloomberg — La empresa Hanwha Aerospace Co., principal contratista de defensa de Corea del Sur, ha venido fabricando armamento terrestre desde hace casi 50 años y no ha parado nunca, incluso cuando sus competidores extranjeros se pasaron a los aviones de combate de sexta generación y a los drones (aeronave no tripulada).

Para los analistas militares, Hanwha era hasta ahora una reliquia: sus equipos eran inadecuados para las guerras del siglo XXI.

Tanque surcoreano

Pero la guerra de Ucrania, desarrollada casi íntegramente sobre el terreno, ha acabado por demostrar que se equivocaban.

Lea más: Las empresas de armamento acumulan altas ganancias a dos años de la guerra en Ucrania

PUBLICIDAD

Los vehículos blindados y la artillería de Hanwha tienen una gran demanda, sobre todo porque la empresa surcoreana es más rápida y barata que las de EE.UU. o la Unión Europea.

Desde la invasión rusa hace dos años, los ingresos anuales por exportaciones de armamento de Hanwha se han multiplicado por 11, hasta alcanzar los US$1.100 millones, y suponen ahora el 26% del total de sus ventas de armas. Las acciones han subido un 350%.

Para hacer frente a la demanda global no satisfecha, Hanwha incorporó a cientos de nuevos trabajadores en el 2023. Con un grupo de investigación y desarrollo de mayor tamaño, tiene planeado desarrollar un motor para aeronaves de combate de sexta generación, aunque las armas más tradicionales continuarán siendo sus productos principales, indicó el CEO de Hanwha Aerospace, Son Jae-il.

PUBLICIDAD

“Estados Unidos posee el 40% mundial de los sistemas de defensa, sin embargo, no puede hacerlo todo”, afirmó Son durante una entrevista con Bloomberg News en las instalaciones de la fábrica de armas de la empresa en Changwon. “Nos enfocamos en productos intermedios, cañones autopropulsados, vehículos blindados y tanques. En esto ya somos competitivos a escala global”.

El resurgimiento de Hanwha refleja un vacío en la industria mundial de defensa.

Los fabricantes estadounidenses y la mayoría de los europeos se han orientado hacia las armas estratégicas, las municiones guiadas a precisión y otras tecnologías de vanguardia. Al mismo tiempo, muchos países encuentran esos sistemas prohibitivamente caros o se desaniman por la extensa reconversión que requerirían.

Eso ha abierto una puerta a los productos más convencionales de Hanwha. “Las empresas de defensa de EE UU o Europa no quieren fabricar estas armas”, afirma Yoon Sukjoon, capitán retirado de la marina surcoreana y miembro del Instituto Coreano de Asuntos Militares. Las armas fabricadas en Corea “no son las más avanzadas, pero es lo que Lockheed Martin (LMT) y Boeing (BA) no hacen”.

Polonia ha sido un comprador entusiasta, encargando al menos 670 obuses (cañones) autopropulsados K9 y 290 lanzacohetes desde 2022. Hanwha ha enviado obuses a Egipto y munición al Reino Unido.

Si el acuerdo propuesto con Rumanía sale adelante, sería el décimo país en comprar los K9. El año pasado, la empresa coreana se impuso a su competidora alemana Rheinmetall AG para suministrar 129 tanques a Australia, un acuerdo valorado en al menos 5.000 millones de dólares australianos (US$3.300 millones) y uno de los mayores proyectos militares de la historia de Australia.

“Ambas opciones fueron objeto de dos años de pruebas y evaluaciones exhaustivas y, al final de ese proceso, la recomendación firme y clara del Departamento de Defensa, incluidos los probadores del Ejército, fue que el vehículo de combate de infantería Redback de Hanwha era el que mejor satisfacía los requisitos de Australia”, declaró el ministro de Industria de Defensa, Pat Conroy, al anunciar el acuerdo.

PUBLICIDAD

Lea más: Fabricantes de armamento acumulan US$32.700 millones de ganancias en bolsa tras ataque a Israel

También hizo hincapié en que Hanwha construiría los vehículos en Australia y realizaría sus primeras entregas en un plazo de cinco años, adelantándose a las previsiones anteriores. La decisión, dijo, “se tomó puramente por el vehículo ofrecido y la relación calidad-precio”.

Las acciones de Hanwha parecen “ridículamente buenas en este momento”, dijo Choi Gwang-Shik, analista de Daol Investment & Securities Co. Choi y otros analistas encuestados por Bloomberg esperan que las acciones suban un 30% de media en los próximos 12 meses. Por ahora, dijo Choi, “la empresa no tiene nada de qué preocuparse”.

Aunque hace años que no hay un conflicto activo en la península coreana, la guerra nunca terminó oficialmente. Corea del Norte sigue realizando pruebas de misiles. Kim Jong Un dijo a principios de este año que tiene el derecho legal de aniquilar Corea del Sur y esta semana lanzó casi 1.000 globos llenos de basura a través de la frontera.

PUBLICIDAD

Para Hanwha y otros fabricantes nacionales de armas, la continua amenaza crea una demanda interna constante.

"En Europa ha habido paz durante mucho tiempo", dijo Son. "Pero Corea del Sur está en una posición en la que su industria de defensa está destinada a prosperar. No es necesariamente algo en lo que idealmente gastaríamos dinero, pero tenemos que hacerlo a causa de Corea del Norte."

PUBLICIDAD
Son Jae I, CEO de la companía contratista de defensa norcoreana Hanwha Aerospace Co. Fotógrafo: Woohae Cho/Bloomberg. Photographer: Woohae Cho/Bloomberg

Ahora, cuando los contratistas de defensa estadounidenses y europeos se apresuran a reiniciar o aumentar la fabricación, Hanwha ofrece a los compradores la ventaja de unas líneas de producción sin problemas, unas cadenas de suministro intactas y unos plazos de entrega más rápidos.

Hanwha puede ensamblar su cañones insignia K9 en unos 180 días, de dos a tres veces más rápido que su competencia. Con menos gastos generales, sus productos también son más baratos. El K9 cuesta alrededor de US$3,5 millones, entre la mitad y un tercio del precio de los competidores mundiales.

Se trata de ventajas compartidas por toda la industria nacional, incluidos los competidores locales de Hanwha, LIG Nex1 Co. y Hyundai Rotem Company Ltd., afirma Lami Kim, profesor de estudios de seguridad en el Centro Daniel K. Inouye de Estudios de Seguridad Asia-Pacífico de Hawai. “El armamento surcoreano destaca por su encomiable calidad, su asequibilidad en comparación con las alternativas estadounidenses y occidentales, y la eficacia de su entrega”.

PUBLICIDAD

En resumen, es difícil exagerar la ventaja de tener armas fiables y de bajo coste para vender en un momento en que los proveedores tradicionales del mundo se están quedando cortos y la demanda de todos los sectores es alta. El gasto mundial en defensa aumentó un 6,8% el año pasado, el mayor salto desde 2009, según el Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz, sin signos de ralentización.

Lea más: Esta firma boricua quiere su OPI para romper hegemonía china en tecnología de drones

Un trabajador realiza una prueba de conducción del obús Hanhwa K9 en las instalaciones de fabricación de la empresa en Changwon, Corea del Sur. Fotógrafo: Woohae Cho/Bloomberg

Eso incluye oportunidades en EE.UU., donde Hanwha ganó recientemente un proyecto para modernizar la planta de municiones de BAE Systems (BA) en EE.UU.

También en mercados emergentes deseosos de desarrollar sus capacidades militares, como Arabia Saudí y la India, según Ryu Hyung-gon, director del centro de investigación de políticas del Instituto Coreano de Tecnología de Defensa, aunque eso plantea espinosos problemas de transferencia de tecnología que Corea tendrá que sortear.

PUBLICIDAD

Para satisfacer la creciente demanda, Hanwha ha incorporado a unos 700 nuevos empleados en el último año, con lo que su plantilla supera los 7.000 trabajadores, dijo Son. Más de un tercio están centrados en la investigación y el desarrollo, incluidos los esfuerzos para desarrollar armas remotas y autónomas, así como un motor para aviones de combate, que según Son la empresa entregará en la próxima década.

"En última instancia, vamos a fabricar el motor que irá en el avión de combate de sexta generación", dijo. "Ahora mismo, estamos importando y tenemos la licencia para producir motores de avión del extranjero. Pensé: no sigamos haciendo esto. Fabriquemos los nuestros".

Lea más en Bloomberg.com