El G-7 pedirá a China que deje de apoyar la guerra de Rusia en Ucrania

Un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino respondió al borrador para decir que China no creó la crisis de Ucrania ni es parte en el conflicto

El G-7 pedirá a China que deje de apoyar la guerra de Rusia en Ucrania
Por Alberto Nardelli
12 de junio, 2024 | 10:53 AM

Bloomberg — Los líderes del Grupo de los Siete pedirán a China que deje de permitir y sostener la guerra de Rusia contra Ucrania, según un borrador de declaración visto por Bloomberg.

Los aliados de Kiev acusan a Pekín de suministrar a Rusia tecnologías y piezas -encontradas en armas o necesarias para construirlas- que ayudan a Moscú a sortear oleada tras oleada de restricciones comerciales del G-7 sobre muchos de esos bienes. Los materiales prohibidos suelen llegar a Rusia a través de terceros países como China y Turquía o de redes de intermediarios.

Lea más: Flota naval de Rusia integrada por un submarino nuclear llega este miércoles a Cuba

"El apoyo continuo de China a la base industrial de defensa de Rusia tiene implicaciones de seguridad significativas y de amplio alcance", dice el borrador de la declaración, que aún podría cambiar antes de que sea acordado por los líderes en una cumbre en Italia que debe comenzar el jueves.

PUBLICIDAD

Un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino respondió al borrador para decir que China no creó la crisis de Ucrania ni es parte en el conflicto.

"El G-7 debería asumir una responsabilidad pragmática para promover la distensión de la situación y crear las condiciones para resolver la crisis política, en lugar de hacer acusaciones infundadas hacia una no parte en el conflicto", dijo el portavoz en una declaración a Bloomberg.

Como parte de los esfuerzos para contrarrestar la elusión de las sanciones, se espera que el G-7 y la Unión Europea introduzcan nuevas restricciones en los próximos días, según informó anteriormente Bloomberg.

PUBLICIDAD

Lea más: Putin dice que Rusia retiene a 6.465 prisioneros de guerra ucranianos

Entre las medidas que se están debatiendo figuran la inclusión de más empresas en la lista, la focalización en los bancos de terceros países que están facilitando los intercambios, la exigencia a las empresas de que intensifiquen los controles sobre sus filiales y subcontratistas en el extranjero y la ampliación de las restricciones sobre los productos de marca occidental que siguen acabando en Rusia.

El G-7 también pedirá a Pekín que presione a Rusia para que se retire de Ucrania y apoye una paz justa.

Las tensiones comerciales entre los países del G-7 y China figurarán más ampliamente en la declaración. Según el borrador, se espera que los líderes afirmen que las políticas de China "están creando desbordamientos globales, distorsiones del mercado y un exceso de capacidad perjudicial en una serie de sectores".

El G-7 afirmará sus esfuerzos en curso para reducir las dependencias críticas de China, al tiempo que reiterará que no tiene intención de desacoplarse.

"No pretendemos perjudicar a China ni frustrar su desarrollo económico; de hecho, una China en crecimiento que se atenga a las normas internacionales sería de interés mundial", reza el borrador.

Lea más: Rusia planea subir impuestos a las empresas y a los ricos para cubrir los costos de la guerra

PUBLICIDAD

El debate se produce en un momento en el que las tensiones comerciales entre Occidente y China van en aumento: la UE confirmará esta semana que impondrá aranceles a los vehículos eléctricos a partir de julio y se espera que Pekín tome represalias.

En otro movimiento dirigido a China, el G-7 pretende poner en marcha un mecanismo para supervisar mejor las prácticas no comerciales como forma de mejorar el intercambio de información y sentar las bases de una futura cooperación en la materia, según el borrador.

Los funcionarios del G-7 también siguen trabajando para ultimar los detalles sobre cómo utilizar los beneficios generados por los activos soberanos rusos congelados, que esperan que sea uno de los principales resultados de la cumbre.

--Con la colaboración de Foster Wong y Philip Glamann.

Lea más en Bloomberg.com