Bolivia despliega militares para frenar el contrabando de combustible subsidiado

Las protestas contra la escasez tanto de combustible como de dólares han ido en aumento en la nación andina

Inspección Técnica Vehicular en Bolivia
Por Sergio Mendoza
13 de junio, 2024 | 09:38 AM

Bloomberg — Bolivia está enviando a sus militares a las gasolineras en un intento por frenar el contrabando de combustible subvencionado que, según el gobierno, está causando escasez de gasolina y diésel en todo el país.

Los soldados se asegurarán de que sólo los vehículos registrados en un sistema digital puedan llenar sus depósitos, dijo el miércoles el viceministro de Defensa Civil, Juan Carlos Calvimontes. Las protestas contra la escasez tanto de combustible como de dólares han ido en aumento en la nación andina, y los sindicatos de camioneros amenazan con bloqueos de carreteras si persiste la situación.

Vea además: Bolivia se acerca a Vladimir Putin con miras a la industrialización de litio y producción de baterías

Bolivia ha estado luchando con la caída de la producción de petróleo y una falta crónica de divisas que hacen cada vez más difícil para el gobierno del presidente izquierdista Luis Arce importar el combustible que se vende en el país a precios por debajo del costo.

PUBLICIDAD

“Hemos instruido a las Fuerzas Armadas para que colaboren en el abastecimiento de combustible”, dijo Arce a la prensa el martes por la noche. “Gran parte del exceso de demanda actual se debe al desvío de combustible”.

Lea también: Volver a Venezuela tras una década: las razones del regreso de Renault a ese mercado

El Presidente dijo que se reunirá con los camioneros durante el fin de semana en un intento por apaciguarlos. Un grupo de vendedores ambulantes también está marchando hacia La Paz con demandas similares. Se espera que lleguen el lunes.

PUBLICIDAD

La caída de la producción de petróleo ha obligado al país a importar el 56% de la gasolina y el 85% del gasóleo que consume, según Arce. El presidente también ha intentado importar petróleo de Rusia durante una reciente visita a Moscú.

Lea más en Bloomberg.com