Debate presidencial entre Trump y Biden: preparativos, temas clave y riesgos políticos

El debate, que será en Atlanta y sin audiencia en vivo, es una de las mejores oportunidades para conquistar votantes antes de las elecciones de noviembre

Joe Biden y Donald Trump se enfrentarán este 27 de junio en su primer debate presidencial, lo que sería una revancha de las elecciones del 2020.
Por Nancy Cook
14 de junio, 2024 | 06:25 PM

Bloomberg — El presidente Joe Biden y su adversario Donald Trump afrontarán el mismo problema durante su primer debate: cómo persuadir a los votantes en una contienda muy reñida en la que la mayor parte de los ciudadanos de Estados Unidos afirman que ya han tomado una decisión.

Por ello, los candidatos ya se han puesto manos a la obra, manteniendo consultas con asesores de confianza antes del primer encuentro cara a cara del año, el 27 de junio en Atlanta.

Este foro brinda una gran oportunidad para superar el estancamiento, pero también entraña riesgos evidentes sobre un escenario en el que los chistes y los comentarios ingeniosos podrían ser ineficaces, y en el que cualquier equivocación o torpeza puede resultar fatal desde el punto de vista político.

Lea más: Trump despotrica contra la política de vehículos eléctricos de Biden

PUBLICIDAD

El presidente estadounidense llevó consigo libros de debate durante su reciente viaje a Francia, de acuerdo con fuentes conocedoras del asunto que han solicitado permanecer en el anonimato para facilitar los detalles de los preparativos.

El equipo de Biden ha reservado una extensa estancia en Camp David a partir de este miércoles para dedicarse a la preparación del debate, que estará a cargo del exjefe de gabinete Ron Klain, según estas fuentes. Klain declinó hacer comentarios.

A Biden también se le unirán ayudantes políticos de confianza, como Anita Dunn, Mike Donilon, Cedric Richmond, el asesor de Seguridad Nacional Jake Sullivan, Steve Ricchetti y el subjefe de gabinete Bruce Reed.

PUBLICIDAD

No está claro si el equipo celebrará debates simulados, como hicieron en 2020 cuando el abogado personal de Biden, Bob Bauer, interpretó el papel de Trump y persiguió implacablemente al candidato para prepararle para una esperada avalancha de ataques personales.

“En el mes previo a ese primer debate, la campaña Biden-Harris se centrará en las peligrosas promesas de campaña de Trump y en su retórica desquiciada”, escribió Jen O’Malley Dillon, una de las principales ayudantes de campaña de Biden, en un memorando a finales de mayo. “Nos aseguraremos de que a los votantes que decidirán estas elecciones se les recuerde el caos y el daño que Trump causó como presidente”.

¿Cómo se preparan los candidatos para el debate?

La preparación de Trump también está siendo dirigida por un pequeño círculo de ayudantes, entre ellos Susie Wiles, Chris LaCivita y Jason Miller, así como los ayudantes políticos y redactores de discursos Vince Haley y Russ Worthington.

Kellyanne Conway, ex alta funcionaria de la Casa Blanca, también está ayudando a Trump. El ex presidente siempre ha desdeñado la preparación formal y los simulacros de debate, dicen sus aliados, y prefiere hacer talleres informales de respuestas y réplicas con sus ayudantes.

Faltan dos figuras prominentes que ayudaron a Trump en 2020, Rudy Giuliani, que se encargó de gran parte de esa preparación desde la Casa Blanca durante el apogeo de la pandemia del coronavirus, y el ex gobernador de Nueva Jersey Chris Christie.

Lea más: El hijo de Joe Biden es declarado culpable por posesión ilegal de armas

Giuliani se enfrenta a sus propios desafíos legales y financieros por sus esfuerzos para deshacer el resultado de las elecciones de 2020, mientras que Christie rompió con Trump tras el atentado del 6 de enero de 2021 en el Capitolio estadounidense.

PUBLICIDAD

Miller dijo que la preparación de Trump para el debate proviene naturalmente de sus numerosas apariciones en los medios y mítines.

"El presidente Trump acepta numerosas entrevistas difíciles cada semana y pronuncia largos discursos en mítines de pie, demostrando una resistencia de élite", dijo Miller en un comunicado. "No necesita ser programado por el personal".

Estrategia del próximo debate

El primero de los dos debates entre los dos candidatos en 2020 fue un caos, con Trump interrumpiendo a Biden repetidamente, lo que llevó al candidato demócrata a responder “¿quieres callarte?” y al republicano a enfadarse visiblemente por las críticas a su gestión de la pandemia.

Durante su segundo debate, se silenciaron los micrófonos para poder interrumpir a los candidatos. Trump, que parecía enfermo en el primer debate, anunciaría poco después que había dado positivo en la prueba del Covid-19.

PUBLICIDAD

La logística del próximo debate puede jugar más a favor de Biden. No habrá público en directo, algo de lo que Trump saca energía, y los moderadores tienen la posibilidad de cortar ambos micrófonos, por lo que el ex presidente no podrá seguir hablando por encima de Biden.

Los ayudantes de Biden están decididos a utilizar el debate para contrastar a los candidatos en temperamento y políticas, dijo una persona familiarizada con su planificación. Una parte clave de esa estrategia es dar a Trump amplias oportunidades para hacer comentarios airados o extravagantes, dijo la persona.

PUBLICIDAD
Los ayudantes de Biden, Anita Dunn, desde la derecha, Steve Ricchetti y Bruce Reed caminan por el Jardín Sur.

Un aliado de Trump indicó que le dijeron al equipo del presunto nominado republicano que lo alentara a mantener el perfil más bajo posible y le diera espacio a Biden para cometer meteduras de pata verbales, como es propenso a hacer el presidente.

Biden, de 81 años, quien es el presidente de más edad en la historia de Estados Unidos y los votantes han expresado su preocupación sobre su aptitud para servir otros cuatro años. Trump, que cumplió 78 años el viernes, también tiene propensión a hablar mal.

Un demócrata dijo que el candidato que hable menos probablemente ganará el debate al dar a su oponente tiempo y espacio para equivocarse.

PUBLICIDAD

Economía, inmigración

Se espera que Trump golpee a Biden en inmigración y economía, según la gente, aprovechando dos de las mayores vulnerabilidades políticas del presidente.

Las encuestas muestran que los votantes consideran la oleada de migrantes en la frontera entre EE.UU. y México una cuestión definitoria y valoran mal la gestión de la economía por parte de Biden, ya que la inflación persistentemente alta ha golpeado a los hogares estadounidenses.

Migrantes cruzan la frontera entre EE.UU. y México a través del Río Grande en El Paso, Texas, es una de las preocupaciones de los votantes.

Y Trump atacará a Biden en política exterior, según personas familiarizadas, citando la retirada desordenada de Afganistán y su gestión de la guerra entre Israel y Hamás, que ha inflamado las divisiones dentro del Partido Demócrata.

Se espera que Biden ataque a Trump por su papel en la revocación de las protecciones federales para el aborto, así como por sus comentarios criticando a los aliados de la OTAN y alabando al presidente ruso Vladimir Putin, según estas personas, parte de una amplia estrategia para presentar al republicano como un peligro para la democracia en casa y en el extranjero.

PUBLICIDAD

Lea más: EE.UU. ampliará las sanciones para frenar la venta de chips a la maquinaria bélica rusa

Para ambos, el escenario del debate será una de sus mejores oportunidades para llegar a los votantes antes de noviembre. El primer debate de 2020 tuvo 73,1 millones de telespectadores, y el segundo atrajo a 63 millones.

Los candidatos han acordado participar en un segundo debate el 10 de septiembre. Ese enfrentamiento tendrá lugar después de la audiencia de sentencia de Trump el 11 de julio por su condena en el juicio por dinero subrepticio y después de que ambos partidos hayan celebrado sus convenciones.

Lea más en Bloomberg.com