Inversores de Wall Street ven un momento decisivo para las compensaciones de carbono

El sector de créditos de carbono ha sido golpeado por escándalos de lavado verde y caída en los precios. Ahora por fin hay indicios de un giro en la tendencia

Selva Maya
Por Natasha White - Alastair Marsh
16 de junio, 2024 | 11:20 AM
Últimas cotizaciones

Bloomberg — Tras más de treinta años en Wall Street, en un principio en Goldman Sachs Group Inc. (GS) y luego en Bank of America Corp. (BAC), Tom Montag creía que ya había conocido casi todas las técnicas de magia financiera. Entonces, Hank Paulson le propuso que se ocupara de las compensaciones de carbono.

Corría el verano del año 2022 y el ex secretario del Tesoro de EE.UU. acababa de tomar las riendas de Rise Climate, de TPG Inc, el mayor instrumento de inversión medioambiental de la firma de capital riesgo.

Tom Montag

Paulson deseaba crear una nueva operación multimillonaria con el nombre de Rubicon Carbon, dedicada a la compra de créditos procedentes de la financiación de proyectos de forestación o de parques eólicos, con el fin de compensar a los contaminadores por sus aportaciones al cambio climático.

Lea más: El millonario negocio de los créditos de carbono crece y así lo puede aprovechar LatAm

PUBLICIDAD

El auge de las promesas de las corporaciones de abordar el problema de las emisiones había impulsado a un sector del mercado, valorado hoy en en tan solo unos US$1.000 millones, a un repunte pleno.

TPG aportó US$300 millones a Rubicon, Bank of America adquirió participaciones y JPMorgan Chase Co. (JPM) se sumó como socio estratégico.

La meta era “liberar la mayor cantidad posible de financiación del carbono”, indicó Montag durante una entrevista.

PUBLICIDAD
Gráfico de precios de créditos de carbón

Sin embargo, una cadena de escándalos cuestionó el auge previsto. Se vino abajo una gigantesca iniciativa de protección de bosques en Zimbabue que se había constituido en una de las mayores fuentes globales de compensaciones de carbono.

Las demandas judiciales contra empresas como Delta Air Lines Inc. (DAL) y KLM por hacer declaraciones falsas basándose en los créditos ahuyentaron aún más a los compradores.

El precio de las compensaciones de carbono, según MSCI, alcanzó su máximo en 2022, cuando Paulson contrató a Montag, y desde entonces no ha dejado de disminuir.

"El mercado no ha crecido tan rápido como yo esperaba", dijo Montag. "Ha habido tantas cosas en el aire que las empresas están deseando ver cómo aterriza todo".

Montag y otros partidarios de Wall Street no han pestañeado.

Siguen convencidos de que las empresas y los gobiernos acabarán adoptando las compensaciones de carbono como una solución climática indispensable en un mundo que se apresura a alcanzar las emisiones netas cero. Y el mes pasado, Rubicon firmó un acuerdo con Microsoft Corp (MSFT), uno de los mayores compradores de compensaciones del mundo, para generar créditos a partir de un proyecto de plantación de árboles en Panamá.

Los toros de las compensaciones se anotaron recientemente grandes victorias.

PUBLICIDAD

Altos funcionarios de la administración Biden acaban de emitir la primera bendición oficial del gobierno estadounidense a los créditos, incluso para su uso contra las llamadas emisiones de Alcance 3 de los clientes y proveedores de una empresa.

Esto siguió a una aceptación similar por parte de la junta del árbitro más respetado del mundo de los objetivos climáticos corporativos, la iniciativa Science Based Targets (Ciencia basada en obejtivos), a pesar de las objeciones de su personal.

Lea más: El gigante fabricante de productos químicos Dow lanza bonos verdes para reducir las emisiones

“Estamos un paso más cerca de conseguir un mercado mundial del carbono”, declaró Bill Winters, CEO de Standard Chartered Plc, que ha creado un equipo especial que se coordina con banqueros de comercio, asesoramiento, financiación y gestión de riesgos para hacer crecer su negocio de créditos de carbono.

PUBLICIDAD

El anuncio de EE.UU. “debe tomarse como una invitación para que otros se asomen”, dijo. “Es una oportunidad que no puede esperar”.

Algunos de los mayores bancos se han movilizado. JPMorgan, Bank of America y Barclays Plc han creado departamentos de comercio y financiación del carbono. Citigroup Inc. (C) está estudiando cómo podrían utilizarse las compensaciones para reducir el riesgo de financiar proyectos ecológicos en los países en desarrollo.

PUBLICIDAD

Goldman Sachs y Mirova, una filial de Natixis Investment Managers, han creado fondos que permiten a las empresas invertir en proyectos ecológicos y generar rendimientos en compensaciones. Los pronosticadores de BloombergNEF prevén un aumento del mercado de hasta 1 billón de dólares dentro de tres décadas.

Montag compara el momento actual de las compensaciones con la historia del mercado de derivados, que se enfrentó a una desconfianza mucho más profunda tras la crisis de las hipotecas de alto riesgo de 2008 que hundió la economía mundial. El establecimiento de normas en el sector ayudó a que los derivados volvieran a ser un comercio multimillonario.

Para lograr la reaparición de las compensaciones de carbono, dijo Montag, "hay que generar confianza".

PUBLICIDAD

Sello de aprobación

Las compensaciones existen desde hace más de tres décadas. En teoría, son una solución elegante a un enojoso problema climático: ¿cómo pueden las partes más ricas del planeta, responsables de la inmensa mayoría de las emisiones históricas, canalizar rápidamente cientos de miles de millones de dólares hacia proyectos ecológicos en las economías en desarrollo?

Pero incluso con el ávido interés de Wall Street, al mercado de compensaciones de carbono le ha costado despegar.

Ha resultado difícil medir de forma fiable el impacto climático de los proyectos que sustentan los créditos de carbono, y a los escépticos les preocupa que la compra de compensaciones baratas disuada a las empresas de invertir en tecnologías para frenar sus propias emisiones.

Gráfico de crecimiento del merca de compansaciones de carbono

Tampoco ha habido consenso sobre el modo en que las empresas deben incluir los créditos en sus planes de emisiones netas cero. Hasta hace poco, SBTi y otros instaron a las empresas a limitar el uso de créditos de carbono sólo al último 10% de sus emisiones totales.

PUBLICIDAD

Los críticos se opusieron a ese enfoque por considerarlo demasiado restrictivo, relegando los créditos de carbono a poco más que filantropía empresarial. Los recientes movimientos tanto de la Secretaria del Tesoro estadounidense, Janet Yellen, como del SBTi para apoyar el uso de compensaciones de carbono para las emisiones de Alcance 3 suponen una victoria para los defensores.

Las emisiones de proveedores y clientes suelen ser las más difíciles de recortar para las empresas, afirman, y para los enormes contaminadores como la industria de los combustibles fósiles el Alcance 3 representa la gran mayoría de su total.

Lea más: Revocan la licencia del proyecto de compensación forestal más grande del mundo

Este tipo de incertidumbre política, combinada con años de acusaciones de lavado verde, echa para atrás a los compradores. Por ello, los defensores de la ecoeficiencia se han centrado en un nuevo motor de crecimiento: el apoyo gubernamental.

Por ahora, la demanda depende de las empresas que optan por comprar créditos de carbono para impulsar sus credenciales ecológicas.

Pero existen mercados regulados mucho mayores -por valor de casi US$100.000 millones, según estimaciones del Banco Mundial, en los que las empresas están obligadas a comprar permisos de emisión o a pagar impuestos sobre el carbono. Permitir que las compensaciones se utilicen en esas estructuras superaría un escollo importante para el mercado.

“Si los gobiernos les ponen un sello, en realidad no hay que ir a ver el proyecto y si estas cosas funcionan”, dijo Rosali Pretorius, socia del bufete de abogados Simmons & Simmons que se especializa en derivados de energía y materias primas. “Pueden comercializarse libremente, y quien los vende no es responsable de la calidad”.

Algunos países, como Colombia y Australia, ya permiten a las empresas utilizar créditos producidos en casa para reducir sus facturas de carbono.

China, la mayor fuente de emisiones del mundo, está entre los que exploran el uso de compensaciones internacionales en sus sistemas regulados. Corea del Sur, una de las tres únicas naciones que permiten créditos extranjeros, está considerando ampliar su actual asignación del 5%, según personas familiarizadas con las deliberaciones.

Mientras tanto, se está intensificando el debate sobre si la Unión Europea debería permitir las compensaciones en su Sistema de Comercio de Emisiones de US$47.000 millones. Las Naciones Unidas también están en proceso de establecer un sistema que ofrecería otro lugar cuasi regulado para el comercio.

“Mientras esto sea puramente voluntario, el mercado siempre luchará con una fuerte señal de demanda”, dijo Brett Orlando, jefe global de transición de materias primas en Bank of America. “Cuantos más organismos reguladores de supervisión y sistemas de comercio orientados al cumplimiento acepten créditos de carbono, más firme será esa demanda”.

Para empezar, los defensores quieren que los principales reguladores y responsables políticos respalden las orientaciones elaboradas por destacados organismos de gobernanza dirigidos por la industria, como el Consejo de Integridad para el Mercado Voluntario de Carbono (ICVCM, por sus siglas en inglés), que la semana pasada anunció el primer lote de créditos de carbono aptos para su etiqueta de calidad.

También lo han hecho la Organización Internacional de Comisiones de Valores, organización que agrupa a los reguladores nacionales de todo el mundo, y la Comisión de Comercio de Futuros de Materias Primas de Estados Unidos (CFTC, por sus silgas en inglés).

La comisionada Christy Goldsmith Romero dijo que parte del deseo de que la CFTC interviniera era que “no hay forma real de determinar” si un crédito corresponde a un proyecto bueno o malo. “He sido reguladora en Estados Unidos durante 21 años, y ésta es la primera vez que la industria viene y pide más regulación”, dijo. “A las empresas les preocupaba la posibilidad de meterse en problemas”.

Aún así, es una delgada línea la que separa la orientación oficial de las normas legalmente exigibles. Docenas de empresas, incluida Rubicon, de Montag, han escrito cartas oponiéndose a un proyecto de ley propuesto en California que ilegalizaría la venta de créditos de mala calidad.

“Lo que la industria busca en gran parte de esto es un escudo legal”, dijo Danny Cullenward, investigador principal del Centro Kleinman de Política Energética de la Universidad de Pensilvania. “La estructura que la industria intenta crear es: La industria elige los créditos buenos, los gobiernos bendicen los créditos buenos e impiden la rendición de cuentas” por los malos, dijo.

Gestión de riesgos

Para quienes ven en las compensaciones una oportunidad de hacer dinero, los problemas de calidad son sólo otro riesgo que puede gestionarse con el producto adecuado.

Ya han surgido empresas emergentes que ofrecen desde pólizas de seguro para proteger a los compradores de los incendios forestales que arrasan los proyectos de árboles hasta criptomonedas diseñadas para librar al mercado de compensaciones inútiles.

Lea más: COP28: Líderes prometen compensaciones para las naciones más vulnerables

Altos funcionarios estadounidenses han afirmado que el gobierno está tratando de posibilitar la innovación financiera que pueda subsanar esas deficiencias del mercado.

Rubicon ha ideado un nuevo producto para hacer frente al riesgo de que un proyecto emita demasiados,o muy poco, créditos en relación con la cantidad de emisiones reales que se ahorran sobre el terreno.

Actualmente, el mercado utiliza un enfoque de tonelada por tonelada. Un crédito representa una tonelada de emisiones de CO2 eliminada o no añadida a la atmósfera; cada uno de estos créditos puede ser utilizado, o "retirado", por empresas que buscan compensar una tonelada de contaminación.

Rubicon no utiliza este enfoque uniforme porque no tiene en cuenta la variación en la calidad de las instalaciones renovables o los esfuerzos de plantación de árboles que sustentan cada compensación. En su lugar, el fondo retira las compensaciones en proporción a su opinión sobre la calidad de los proyectos subyacentes.

En un ejemplo sencillo, para un proyecto que se evalúe que ha emitido un 20% de créditos de más, la empresa retiraría 1,2 veces el número de créditos. Del mismo modo, si se evalúa que el proyecto ha emitido un 20% de créditos de más, la empresa retira 0,8 veces los créditos que necesita su cliente. En la práctica, las retiradas se realizan a nivel de cartera.

Este proceso hace que Rubicon confíe en la cantidad de carbono eliminada de los libros de contabilidad de las empresas.

Los cálculos se basan en aportaciones de empresas como BeZero, una empresa de calificación de carbono dirigida por Tommy Ricketts, antiguo estratega de inversiones del Bank of America. La empresa emplea a docenas de científicos del clima y de datos, así como a expertos geoespaciales que analizan los proyectos y califican su eficacia.

Ricketts anima a los compradores a utilizar este enfoque de cartera diversificada para protegerse del riesgo. Describió la actual “regla pasa-falla”, según la cual un proyecto se considera bueno o malo, como intrínsecamente defectuosa. Mientras el mercado se ciña a ese enfoque, “nunca saldremos de este ciclo de auge [y] caída”, afirmó.

El debate sobre las compensaciones de carbono enfrenta dos teorías del cambio.

Los críticos quieren obligar a las empresas a tomar decisiones difíciles para reducir las emisiones eliminando de la mesa una opción barata pero de alto riesgo.

Los partidarios dicen que es una tontería dejar sin aprovechar cientos de miles de millones de dólares de las empresas cuando los países pobres necesitan desesperadamente financiación verde.

“Simplemente no es constructivo”, dijo Alexia Kelly, ex negociadora estadounidense sobre el clima y jefa de sostenibilidad de Netflix (NFLX), que ahora dirige el desarrollo del mercado de carbono en la Fundación High Tide, una organización filantrópica que financia la ICVCM. “Hemos perdido tres años de acción climática porque no podemos ponernos de acuerdo sobre cómo contabilizar estas cosas”.

"Al igual que el dinero tiene un valor temporal, el carbono también lo tiene", afirmó Montag. "Las medidas para reducir el carbono hoy tienen más impacto que las reducciones de carbono dentro de 15 años".

Lea más en Bloomberg.com