Arabia Saudita apunta a oficinas familiares para aumentar su inversión en América Latina

Los alimentos, los dispositivos médicos, los productos farmacéuticos, los cosméticos, el turismo, la minería y los productos petroquímicos son algunas de las industrias que resultan atractivas para los inversionistas saudíes

Fotógrafo: Jeremy Suyker/Bloomberg
Por Daniel Cancel
19 de junio, 2024 | 02:06 PM

Bloomberg — Antes de 2020, la inversión saudí en Brasil era tan reducida que ni siquiera aparecía en la base de datos del banco central de entradas de capitales extranjeros relevantes.

La cifra se multiplicó por siete hasta alcanzar los US$4.000 millones en 2023, y debería seguir creciendo, según anticipa Abdulrahman Bakir, director gerente para las Américas del Ministerio de Inversiones de Arabia Saudita.

La clave para aumentar los flujos bidireccionales de dinero entre Brasil y Arabia Saudita —así como con el resto de América Latina— es conectar a los inversionistas institucionales, las empresas privadas y, especialmente, las oficinas familiares, que se están multiplicando en todo el mundo y se están convirtiendo en una mayor fuente de capital, señaló Bakir.

Lea más: Este CEO cree que Brasil puede entrar en la ruta global de inversiones y de Arabia Saudita

PUBLICIDAD

El año pasado, el ministerio recibió a una delegación de 100 funcionarios, ejecutivos, inversionistas y miembros de oficinas familiares saudíes que visitaron siete países de América Latina durante 10 días, lo que permitió obtener US$3.500 millones en inversiones potenciales a través de memorandos de entendimiento.

“Piense en ello como un paraguas de inversores”, dijo Bakir la semana pasada en una entrevista en el marco del evento de Future Investment Initiative (FII) en Río de Janeiro. “El fondo soberano, empresas privadas, empresas públicas y oficinas familiares. Ahora estamos intentando hacer mucho hincapié en las oficinas familiares”.

Hay un plan para conectar las 20 principales oficinas familiares de ambos países en “próximos compromisos” este año, explicó.

PUBLICIDAD

Desde que asumió su cargo en Washington, Bakir dijo que le propuso a su jefe, el ministro de Inversiones, Khalid Al-Falih, ampliar su enfoque para incluir a América Latina, y recibió su apoyo.

Lea más: Arabia Saudita y Brasil, aliados estratégicos en al menos cuatro sectores industriales

“La relación con Estados Unidos es muy importante. Ha existido durante mucho tiempo”, señaló. “Francamente, no me necesitan a mí ni a nadie, nadie puede hacer tambalear a EE.UU. porque es el aliado más fuerte de Arabia Saudita. Pero, ¿qué pasa con Sudamérica?”

Esto llevó a la realización de mesas redondas bilaterales desde São Paulo a Riad e incluso a una en el evento del Instituto Milken en Los Ángeles en 2022. Cincuenta empresas brasileñas asistieron al evento de FII en Riad ese año, en contraste con las cinco del año anterior. UBS Group AG organizó una cena Brasil-Arabia Saudita en Davos el año pasado, relató Bakir.

Las principales asignaciones de capital saudí a Brasil incluyen US$400 millones de inversiones directas del fondo soberano PIF en fondos supervisados por Patria, un gran gestor de activos alternativos, según datos proporcionados por Bakir. Manara Minerals compró una participación en la filial de metales básicos de la minera Vale SA por US$2.600 millones y la empresa estatal SALIC tiene participaciones en los productores brasileños de alimentos Minerva y BRF.

Lea más: Arabia Saudita prepara la apertura de su primera licorería, pero solo para diplomáticos

Los alimentos, los dispositivos médicos, los productos farmacéuticos, los cosméticos, el turismo, la minería y los productos petroquímicos son algunas de las industrias de Brasil que resultan atractivas para los inversionistas saudíes, explicó. Arabia Saudita también está trabajando para atraer a más empresas brasileñas para que establezcan allí instalaciones de producción y oficinas.

PUBLICIDAD

Algunos de los obstáculos de la nueva relación son cuestiones normativas, la burocracia y la búsqueda de formas más eficientes de conectar al sector privado de ambos países.

“Latinoamérica es una de las pocas regiones donde hay más oportunidades que capital”, afirmó Bakir. “En Medio Oriente ocurre lo contrario. Así que, si llega al punto óptimo, su rentabilidad puede ser mucho, mucho mayor”.

Lea más en Bloomberg.com