Los militares israelíes parecen oponerse al objetivo de Netanyahu de acabar con Hamás

Mientras persisten las tensiones sobre la política en Gaza, Israel se enfrenta también a la amenaza de una guerra en Líbano contra Hezbolá, otra fuerza respaldada por Irán

Los militares israelíes parecen oponerse al objetivo de Netanyahu de acabar con Hamás
Por Alisa Odenheimer
20 de junio, 2024 | 01:00 PM

Bloomberg — El ejército israelí pareció sugerir que el objetivo del primer ministro Benjamin Netanyahu de destruir a Hamás es inalcanzable, subrayando las dificultades de cantar victoria en una guerra que ya va por su noveno mes.

“Decir que vamos a destruir a Hamás, a hacerlo desaparecer, es simplemente arrojar arena a los ojos de la opinión pública”, dijo el contralmirante Daniel Hagari en una entrevista con la televisión israelí. “Hamás es una idea. Quien piense que podemos hacerlo desaparecer se equivoca”.

Lea más: ONU: El 40% de menores muertos en conflictos armados en el mundo está en Gaza

Después de que sus comentarios suscitaran polémica -incluida una reprimenda de Netanyahu-, las Fuerzas de Defensa de Israel aclararon que se refería a “la eliminación de Hamás como idea e ideología”. Se ha especulado con que el grupo ha reservado batallones para recuperar el control de Gaza incluso en caso de pérdidas existenciales, según la emisora estatal israelí Kan.

PUBLICIDAD

Sea cual sea su intención, la entrevista de Hagari llamó la atención sobre el argumento de que Hamás, respaldado por Irán y cuyos militantes atacaron Israel el 7 de octubre para desencadenar el conflicto actual, puede que nunca sea eliminado por completo. El grupo, designado organización terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea, cuenta con miles de combatientes y una red de túneles bajo las principales ciudades de Gaza y no ha indicado que esté cerca de una rendición.

Lea más: Plan de Biden para poner fin a la guerra de Gaza colapsa con la oposición de Israel y Hamás

Esto hace más difícil que Netanyahu pueda llegar a declarar la victoria en la guerra, basándose en los objetivos que ha establecido para alcanzar un alto el fuego permanente. Entre ellos figuran la destrucción de Hamás y la devolución de los rehenes secuestrados en Israel el 7 de octubre, cuando murieron unas 1.200 personas.

PUBLICIDAD

Más de 37.000 palestinos han muerto en la campaña de represalias de Israel, según las autoridades sanitarias de Gaza, gobernada por Hamás, que no distingue entre víctimas civiles y militantes.

Sin rendirse

Netanyahu reiteró su postura durante una reunión celebrada el jueves con familiares de rehenes que han muerto en cautiverio.

“No abandonaremos la Franja de Gaza hasta que regresen todos los rehenes, y no nos iremos hasta que eliminemos las capacidades militares y gubernamentales de Hamás”, dijo el primer ministro. “No tenemos la opción de rendirnos, no tenemos la opción de renunciar a la victoria”.

“Esta es mi posición. Quien se oponga, que se oponga abiertamente”, añadió.

Hagari concedió su entrevista durante una semana en la que las relaciones entre Netanyahu y el presidente estadounidense, Joe Biden, parecen cada vez más deterioradas, al surgir un desacuerdo sobre la afirmación de Netanyahu de que Estados Unidos está reteniendo entregas de armas. El gobierno de Biden lo ha negado rotundamente. Washington lleva varios meses trabajando junto a Egipto y Qatar para mediar en un alto el fuego entre Israel y Hamás, sin éxito.

Lea más: Israel prevé que le faltan siete meses más de combates en Gaza para derrotar a Hamás

Preguntado por la aparente discordia entre Netanyahu y los militares, el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de EE.UU., John Kirby, dijo a los periodistas el jueves que “sería imprudente, en el mejor de los casos, que habláramos de cualquier tensión intergubernamental en Israel en este momento”.

PUBLICIDAD

“No vemos ningún impacto de estas tensiones en nuestro objetivo compartido de sacar a todos los rehenes en su lugar, conseguir un alto al fuego en su lugar y tratar de encontrar una manera de poner fin a esta guerra”, dijo Kirby.

Mientras persisten las tensiones sobre la política en Gaza, Israel se enfrenta también a la amenaza de una guerra en Líbano contra Hezbolá, otra fuerza respaldada por Irán. Sin embargo, el director de la empresa que gestiona la infraestructura energética de Israel afirmó que el país “no está preparado para una guerra real” contra Hezbolá.

“Vivimos en un mundo de fantasía, a mis ojos”, dijo Shaul Goldstein, director ejecutivo de la compañía, en una conferencia, informó Haaretz. Israel sería “inhabitable” después de 72 horas sin electricidad, dijo. “Si nos fijamos en toda nuestra infraestructura, las fibras ópticas, los puertos -y no voy a entrar en las cosas delicadas-, no estamos en una buena situación”, dijo. La agencia, conocida como Noga, emitió posteriormente un comunicado en el que rechazaba la valoración de su jefe.

Lea más en Bloomberg.com