Jim Ratcliffe, del Manchester United, teme por el futuro de la Premier League

El multimillonario de los químicos habla de la reglamentación del fútbol inglés, el dinero y de por qué observa con atención al Real Madrid

Están enfocados en la remodelación de su estadio el Old Trafford y sus alrededores, usando dienero público y privado.
Por Francine Lacqua - David Hellier
23 de junio, 2024 | 01:48 PM

Bloomberg — El multimillonario Jim Ratcliffe, copropietario del Manchester United, ha advertido de que los responsables de la Premier League están en peligro de arruinar la competición de fútbol más valiosa del mundo.

“En el Manchester United hay más contadores que deportistas”, señaló Ratcliffe durante una entrevista. “Como no tengan cuidado, la Premier League va a terminar pasando mucho más tiempo en los tribunales que reflexionando sobre lo que es beneficioso para esta liga”.

Manchester United FC

Han transcurrido algo más de seis meses desde que Ratcliffe ganó una turbulenta batalla para adquirir el 28% del equipo, que en algún momento fue el más importante activo del fútbol británico. Lo que encontró este hombre de 71 años desde que cerrara el acuerdo por un valor de US$1.500 millones es un club convulso y una liga sumida en el caos.

Lea más: Los problemas que enfrenta la superrica Premier League del Reino Unido

PUBLICIDAD

Aunque el Manchester United se ha proclamado recientemente campeón de la FA Cup frente a su acérrimo rival, el Manchester City, en los últimos meses el club ha sufrido un asedio, con noticias muy negativas sobre su entrenador, sus principales estrellas y su dilapidado estadio, que dominan la cobertura del otrora todopoderoso equipo.

Mientras tanto, el propio fútbol inglés ha estado en el punto de mira.

La propiedad de los clubes por parte de todos, desde fondos de inversión estadounidenses hasta estados del Golfo, sus finanzas y el modo en que se gobierna la liga están sometidos a un escrutinio cada vez mayor por parte de diversas autoridades.

PUBLICIDAD

En una amplia entrevista desde su base en Mónaco, Ratcliffe habló de su oposición al regulador del fútbol británico entrante, de sus planes de gasto y del tiempo que llevará reconstruir el que posiblemente sea el club de fútbol más famoso del planeta.

“Hay margen de mejora allá donde miremos en el Manchester United, y lo mejoraremos todo”, afirmó. “Queremos estar donde está hoy el Real Madrid, pero llevará tiempo”.

Ratcliffe, del Manchester United, advierte a la Premier League sobre las normas de gasto y la regulación en el fútbol inglés.

Desde que se hizo con el control de las operaciones futbolísticas del Manchester United, Ratcliffe ha tratado de frenar los gastos, incluyendo la cancelación de tarjetas de crédito corporativas para altos ejecutivos y poniendo fin a una política relajada de trabajo desde casa.

Mientras él ha estado lidiando con la política del club, la Premier League ha estado lidiando con la suya propia.

Parlamentarios de todos los bandos han pedido la introducción de un regulador del fútbol, mientras que los clubes han sido sancionados por incumplir las normas del juego limpio financiero.

El campeón en serie, el Manchester City, lanzó un asalto a la legalidad de las llamadas Transacciones con partes asociadas de la Premier League, una normativa diseñada para evitar que los equipos firmen acuerdos de patrocinio inflados con empresas vinculadas a sus propietarios.

El Manchester City, que también está luchando contra acusaciones de más de un centenar de infracciones del juego limpio financiero que se remontan a más de una década, cuenta con el respaldo de Abu Dhabi desde 2008, y tiene varios acuerdos en vigor con Etihad Airways, la aerolínea propiedad de un fondo soberano de Abu Dhabi.

PUBLICIDAD

"Puedo entender por qué lo impugnan", dijo Ratcliffe. "Se puede entender que digan que quieren un mercado abierto, libre".

Lea más: Chelsea y Manchester City podrían ser expulsados de la Premier League: entienda por qué

El Partido Laborista, que según las encuestas va camino de formar el próximo gobierno tras las elecciones del 4 de julio, respaldó esta semana los planes para sacar adelante un proyecto de ley sobre la gobernanza del fútbol.

La legislación trataría de establecer controles y equilibrios sobre cómo se gestionan los clubes para garantizar su estabilidad financiera y proteger a los aficionados.

PUBLICIDAD

Cualquier nueva norma vendría a sumarse a las regulaciones financieras de la Premier League y la UEFA, que intentan limitar el gasto de los clubes en traspasos de jugadores y salarios vinculándolo a los ingresos.

"Si tienes un regulador gubernamental al final regularán y eso no será bueno", dijo Ratcliffe. El sistema del llamado "anclaje" que se ensayará la próxima temporada, que vincularía el gasto a un factor de los ingresos de los clubes inferiores, también fue objeto de ataques.

PUBLICIDAD
No solo el equipo de Ratcliffe lucha contra acusaciones de violaciones al juego limpio financiero. Photographer: Hollie Adams/Bloomberg

“¿Qué haría el anclaje?” dijo Ratcliffe. “Inhibiría a los mejores clubes de la Premier. Lo último que se quiere en la liga es que los clubes sus equipos punteros no puedan competir con clubes como el Real Madrid, el Barcelona, el Bayern de Múnich y el PSG”.

Con este telón de fondo reglamentario, Ratcliffe y su equipo han recibido el encargo de dar la vuelta a la suerte de un club que antaño luchaba sin descanso por los trofeos más importantes y que ahora levantó por última vez el trofeo de la Premier League en la temporada 2012/13. En colaboración con el reputado entrenador británico David Brailsford, Ratcliffe ha contratado a un nuevo CEO, un director técnico y un director deportivo.

Jim Ratcliffe habla de sus planes para construir una plantilla capaz de competir con el Real Madrid, 15 veces ganador de la Liga de Campeones.

Sin embargo, el club se ha enfrentado a una batalla para apartar a los nuevos contratados de sus funciones actuales.

PUBLICIDAD

Ratcliffe se lamentó de las amplias bajas por jardinería que son habituales en el fútbol, cuando el personal abandona su puesto pero permanece en nómina durante su periodo de preaviso. Sólo uno de los tres grandes fichajes del Manchester United, el director técnico Jason Wilcox, sigue en su puesto.

"Estamos un poco en desventaja en ese sentido, así que creo que haremos un trabajo bastante bueno", dijo Ratcliffe. "Serán necesarias dos o tres ventanas de verano para llegar a un lugar mejor".

Gran parte de la atención se ha centrado en el posible nombramiento de un nuevo entrenador. Sin embargo, el club decidió seguir con el técnico holandés Erik ten Hag tras una revisión posterior a la temporada.

"El entrenador no es la cuestión central en el Manchester United", dijo Ratcliffe. En su lugar, apuntó al "ambiente" en la parte deportiva del negocio. "Es un club deportivo. Necesita ser competitivo, necesita cierto grado de intensidad, pero con un lado de apoyo porque se trata de jugadores que son relativamente jóvenes. Históricamente no ha tenido ese tipo de ambiente".

PUBLICIDAD

Lea más: Por qué la Premier League es pionera a la hora de aprovechar talento internacional

La clave también está en cuidarlas, afirmó. Los planes para un nuevo torneo mundial de clubes son un paso demasiado lejos. El deporte corre el peligro de sobredimensionar a los futbolistas. “No se puede seguir sacando más a los futbolistas”.

El objetivo de Ratcliffe es el Real Madrid, actual poseedor de la élite de la Liga de Campeones y uno de los clubes más laureados de Europa en la última década. Desde que el Manchester United se impuso por última vez en la Liga de Campeones en 2008, el Real Madrid la ha ganado otras seis veces.

El gigante español emprendió recientemente una renovación de €1.760 millones (US$1.900 millones) de su emblemático estadio Santiago Bernabéu, y ha adquirido jugadores como la estrella francesa Kyilan Mbappe y el talento inglés Jude Bellingham.

“El Manchester United no tiene ningún jugador valorado en €100 millones (US$107 millones) o más”, dijo Ratcliffe, que señaló que comprar una superestrella “no va a resolver el problema del Manchester United”.

Desempeño de los equipos antes y después de la inversiórn deportiva de Ineos.

Ratcliffe amasó una fortuna de US$15.200 millones a través de su empresa química Ineos, según el Índice de Multimillonarios de Bloomberg. Pero ha tenido resultados dispares con sus inversiones deportivas, entre ellas el equipo Mercedes AMG Petronas de F1 y el equipo Ineos Grenadiers del Tour de Francia.

Las nuevas normativas sobre cuánto pueden gastar los clubes en jugadores, junto con el despilfarro del Manchester United en temporadas anteriores, han limitado la capacidad de Ratcliffe para comprar éxitos en la Premier League.

"No confío en que resolvamos todos los problemas en la primera ventana de traspasos", afirmó.

También hay otra complicación. Ratcliffe controla el equipo francés OGC Niza, pero la propiedad de varios clubes está en el punto de mira de la UEFA.

Ratcliffe dijo que tendrá que poner al OGC Niza en un fideicomiso ciego después de que el Manchester United se clasificara para la Europa League. Un propietario no puede tener el control de dos clubes en la misma competición sin algunas restricciones, y él no tiene intención de vender el Niza.

La UEFA también ha aumentado su vigilancia sobre los grupos que intercambian jugadores entre sus equipos si juegan en la misma competición e impidió que el Niza vendiera uno al Manchester United, dijo Ratcliffe, declinando nombrarlos.

"Nos han dicho que podemos venderlo a otro club de la Premier, pero no al Manchester United", dijo Ratcliffe. "Pero eso no es justo para el jugador y no veo qué se consigue con ello".

Lea más: Sueldos de Bellingham y Vinícius, las caras del Real Madrid en la final de la Champions League

Ratcliffe quiere renovar Old Trafford y posiblemente la zona que lo rodea.Fotógrafo: Anthony Devlin/Bloomberg

En el Manchester United, sigue centrado en la remodelación del estadio de Old Trafford, utilizando dinero público y privado para regenerarlo y regenerar la zona circundante, incluyendo posibles nuevos hoteles y viviendas e instalaciones para la educación y la sanidad. Todo ello forma parte del bruñido de una marca que ha tenido problemas últimamente.

"Todo el mundo conoce Manchester por el Manchester United", afirmó. "El Manchester United es como la Coca-Cola, ¿no? Todo el mundo lo conoce. No estoy seguro de saber por qué, pero es un hecho".

Lea más en Bloomberg.com