Sellos discográficos demandan a dos startups por entrenar modelos de IA con sus canciones

Suno y Udio AI fueron acusadas en demandas gemelas que reclaman daños de hasta US$150.000 por obra infringida

La Recording Industry Association of America dijo que presentó demandas gemelas en nombre de Universal Music Group NV, Warner Music Group Corp. y Sony Music Entertainment.
Por Ashley Carman - Rachel Metz
24 de junio, 2024 | 07:13 PM

Bloomberg — Los sellos discográficos más grandes del mundo están demandando a dos nuevas empresas de inteligencia artificial, adoptando una postura agresiva para proteger su propiedad intelectual contra la tecnología que facilita a las personas generar música basada en canciones existentes.

Lea también: El directivo que usó la IA para hacerse pasar por representante de YouTube y obtener una inversión

La Recording Industry Association of America dijo que presentó demandas gemelas el lunes contra Suno AI y Uncharted Labs Inc., el desarrollador de Udio AI, en nombre de Universal Music Group NV, Warner Music Group Corp. (WMG) y Sony Music Entertainment. Las denuncias alegan que las empresas están entrenando ilegalmente sus modelos de inteligencia artificial en cantidades masivas de grabaciones de sonido protegidas por derechos de autor.

La RIAA, un grupo comercial de sellos discográficos, solicita una indemnización de hasta US$150.000 “por obra infringida”. Eso podría ascender potencialmente a miles de millones de dólares.

PUBLICIDAD

“La comunidad musical ha adoptado la IA y ya nos estamos asociando y colaborando con desarrolladores responsables para crear herramientas de IA sostenibles centradas en la creatividad humana que pongan a los artistas y compositores a cargo”, dijo Mitch Glazier, director ejecutivo de la RIAA, en un comunicado. “Pero sólo podremos tener éxito si los desarrolladores están dispuestos a trabajar con nosotros. Los servicios sin licencia como Suno y Udio que afirman que es “justo” copiar el trabajo de la vida de un artista y explotarlo para su propio beneficio sin consentimiento ni pago, frustran la promesa de una IA genuinamente innovadora para todos nosotros”.

Le puede interesar: Inversión en IA generativa tocó máximos el último año, ¿qué pasó con LatAm?

Suno y Udio se encuentran entre una nueva generación de nuevas empresas que utilizan IA generativa para automatizar el proceso de creación musical. Las personas pueden escribir un breve mensaje escrito, como “una canción electro-pop sobre fresas” y el software de cualquiera de las compañías reproducirá música con sonido humano en segundos.

PUBLICIDAD

Para construir sus sistemas de IA, las empresas primero deben entrenar su software en enormes conjuntos de datos, que pueden estar compuestos por muchos millones de datos individuales. La tecnología de Suno es “transformadora” y está “diseñada para generar resultados completamente nuevos, no para memorizar y regurgitar contenido preexistente”, dijo el cofundador y director ejecutivo Mikey Shulman en un comunicado. Es por eso que la compañía no permite a los usuarios incluir los nombres de artistas musicales en sus indicaciones escritas al crear canciones, explicó.

“Nos habría encantado explicar esto a los sellos discográficos corporativos que presentaron esta demanda (y de hecho, intentamos hacerlo), pero en lugar de mantener una discusión de buena fe, han vuelto a su viejo manual de estrategias dirigido por abogados”, dijo.

Udio no respondió a una solicitud de comentarios.

Fundada en 2022, Suno, con sede en Cambridge, Massachusetts, lanzó por primera vez su software de creación musical el año pasado y recaudó US$125 millones en mayo. Udio, fundada por antiguos investigadores e ingenieros de Google DeepMind y con sede en Nueva York, presentó una versión “beta” de su software en abril y recaudó US$10 millones en financiación. Ambos permiten a los usuarios crear algunas canciones de forma gratuita y al mismo tiempo ofrecen suscripciones mensuales a aquellos que quieran crear más.

Le recomendamos: La IA está haciendo que el fraude financiero sea más fácil y sofisticado: Departamento del Tesoro

El desafío legal de la industria de la música es solo el último ejemplo de tecnología que choca con las industrias creativas a medida que la IA generativa se utiliza cada vez más para producir todo tipo de contenido. Empresas como Midjourney, OpenAI y Stability AI construyeron sus modelos de IA para la generación de medios con conjuntos de datos que extraen imágenes de Internet. Si bien argumentan que la práctica está protegida por la doctrina de uso legítimo de la ley de derechos de autor de EE.UU., ha generado indignación y demandas .

En la industria de la música, los artistas y los sellos ven la IA como una amenaza existencial potencial. Cientos de músicos, incluidos Billie Eilish, Miranda Lambert y Aerosmith, firmaron una carta abierta en abril a través de la organización sin fines de lucro Artist Rights Alliance, instando a los desarrolladores de inteligencia artificial, empresas de tecnología y otros a detener el uso de la inteligencia artificial “para infringir y devaluar los derechos de los artistas humanos”. Al mismo tiempo, los sellos discográficos están luchando por equilibrar el potencial creativo de la tecnología en rápido movimiento y al mismo tiempo proteger los derechos de los artistas y sus propias ganancias.

PUBLICIDAD

“La IA tiene tanto promesas como peligros”, según la denuncia contra Udio. “A medida que surgen herramientas de IA más poderosas y sofisticadas, crece la capacidad de la IA para integrarse en los procesos de creación, producción y distribución de música. Si se desarrollan con el permiso y la participación de los propietarios de los derechos de autor, las herramientas de IA generativa podrán ayudar a los humanos a crear y producir música nueva e innovadora”.

Pero esas mismas herramientas, si no se implementan de manera responsable, también corren el riesgo de crear un “daño irreparable” a los artistas, los sellos discográficos y la industria, “reduciendo inevitablemente la calidad de la nueva música disponible para los consumidores y disminuyendo nuestra cultura compartida”.

Ni Suno ni Udio dijeron exactamente en qué están entrenados sus sistemas de inteligencia artificial cuando Bloomberg News les preguntó en abril. El cofundador y director ejecutivo de Udio, David Ding, dijo que la empresa utilizó datos disponibles públicamente en Internet.

“Intentamos ampliar nuestra red lo más posible para poder representar todas las diferentes tradiciones musicales en nuestro modelo”, dijo Ding en ese momento.

PUBLICIDAD

Shulman dijo en abril que los datos de entrenamiento son, en cierto modo, incluso más importantes que cómo la compañía construye su software de inteligencia artificial, “por lo que estamos guardando ese secreto muy de cerca”. Shulman también dijo que las prácticas de Suno son “legales” y “bastante en línea con lo que hacen otras personas”.

Sorprendentemente similar

La música generada con los servicios puede, en ocasiones, sonar notablemente similar a la música protegida por derechos de autor. Ed Newton-Rex, director ejecutivo de la organización sin fines de lucro Fairly Trained, que brinda certificación para modelos de inteligencia artificial entrenados con datos autorizados, dijo que le resultó fácil generar una gran cantidad de melodías utilizando el software de ambas compañías que suenan muy parecidas a artistas como Queen, Abba, Oasis, Blink-182 y Ed Sheeran.

PUBLICIDAD

En las demandas del lunes, la RIAA afirma que aparecen etiquetas de productores auténticas en parte de la música que sale de Suno y Udio, y que las personas que utilizan los servicios han generado sonidos muy similares a numerosas canciones creadas por artistas, incluidas My Girl de The Temptations, American Idiot de Green Day y All I Want for Christmas de Mariah Carey. También han producido voces que son indistinguibles de las de artistas famosos, incluidos Lin-Manuel Miranda, Bruce Springsteen y Michael Jackson, según la RIAA.

Lea también: Spotify introducirá una suscripción más cara para los apasionados de la música

Shulman dijo que Suno estaba pensando en cómo eventualmente compensar a los artistas musicales por su trabajo, pero que “en este momento simplemente no hay una buena manera de hacerlo”.

PUBLICIDAD

“Trabajamos muy de cerca con los abogados para asegurarnos de que lo que estamos haciendo sea legal y estándar en la industria”, dijo en abril. “Si la ley cambia, obviamente cambiaríamos nuestro negocio de una forma u otra”.

La industria de la música pretende adelantarse a la tecnología antes de que sea demasiado tarde y ya ha avisado a las nuevas empresas de IA.

La rama editorial musical de UMG demandó a Anthropic, una empresa de inteligencia artificial generativa, en octubre por acusaciones similares, centradas en particular en la supuesta copia de letras. En mayo, Sony Music envió una carta a más de 700 empresas de inteligencia artificial y servicios de streaming advirtiéndoles que no utilizaran el material protegido por derechos de autor del sello sin permiso y licencia explícitos. Dijo que tenía motivos para creer que su contenido ya se había utilizado para entrenar, desarrollar o comercializar sistemas de inteligencia artificial sin su permiso.

La RIAA alega que Suno y Udio, ya sea a través de un inversor o de ejecutivos internos, esencialmente han admitido haber utilizado material protegido por derechos de autor para desarrollar sus modelos.

PUBLICIDAD

Uno de los primeros inversores en Suno dijo que probablemente no habría invertido en la startup si hubiera tenido acuerdos con sellos discográficos cuando comenzó, según la denuncia. Dijo que defenderse de demandas era un riesgo necesario.

Las empresas de IA generativa tienen defensas plausibles de uso legítimo para utilizar obras como datos de entrenamiento, dijo Pamela Samuelson, experta en derechos de autor digitales y profesora de derecho en la Universidad de California, Berkeley. Pero dijo que los tribunales podrían considerar la música de manera diferente que otras obras como códigos de computadora, textos o imágenes.

“El tipo de datos podría realmente importar”, afirmó Samuelson. “Podría ver a los tribunales haciendo distinciones basadas en eso”.

El caso contra Suno se presentó en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito de Massachusetts y el caso contra Uncharted Labs se presentó en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York.

Lea más en Bloomberg.com