Un atentado mortal en Rusia revive el temor de una oleada de violencia extremista

Los terroristas detrás de los atentados del domingo en Daguestán atacaron dos iglesias y una sinagoga

El asalto se produjo tres meses después de que unos hombres armados perpetraran la peor atrocidad en Moscú en dos décadas, matando a más de 140 personas en un ataque el 22 de marzo contra la sala de conciertos Crocus City Hall.
Por Henry Meyer
24 de junio, 2024 | 11:32 AM

Bloomberg — Un ataque mortal perpetrado por pistoleros en la región mayoritariamente musulmana de Daguestán, apenas unos meses después del asalto a una sala de conciertos en Moscú, está haciendo surgir el fantasma de que Rusia puede estar enfrentándose a una oleada de violencia por parte de extremistas religiosos.

Los servicios de seguridad afirmaron que los terroristas detrás de los atentados del domingo atacaron dos iglesias y una sinagoga en esta región del sur de Rusia, a menudo sacudida por la violencia. Al menos 15 policías y cuatro civiles, entre ellos un sacerdote, murieron, según informó este lunes el Comité de Investigación ruso en Telegram.

Lea además: Rusia golpea el sistema eléctrico ucraniano por octava vez desde marzo

Entre los seis militantes muertos, tres eran hijos y un sobrino de un funcionario local que el partido gobernante Rusia Unida expulsó posteriormente, según el servicio de noticias Interfax. Los investigadores tratan de determinar quién fue el responsable de organizar los atentados.

PUBLICIDAD

Una estrecha aliada del presidente Vladimir Putin, la presidenta de la cámara alta del parlamento ruso, Valentina Matviyenko, afirmó que Rusia tenía información de una “financiación extranjera confirmada” del atentado. Las fuerzas del orden “eliminarán las células extremistas en el menor tiempo posible, completarán las acciones de investigación y establecerán de forma fiable” dónde y a quién conducen los hilos, declaró.

El asalto se produjo tres meses después de que unos hombres armados perpetraran la peor atrocidad en Moscú en dos décadas, matando a más de 140 personas en un ataque el 22 de marzo contra la sala de conciertos Crocus City Hall. Rusia señaló inicialmente a Ucrania como responsable del asalto que fue reivindicado por el Estado Islámico. Los servicios de seguridad acabaron reconociendo que la rama del Estado Islámico en Afganistán estaba detrás del ataque de Moscú, la mayor pérdida de vidas en la capital desde que los separatistas chechenos tomaron rehenes en 2002 en el teatro Nord-Ost.

Vea más: Kim promete respaldar “incondicionalmente” a Putin en la guerra de Ucrania

PUBLICIDAD

Según el Instituto para el Estudio de la Guerra, con sede en Washington, la filial afgana del Estado Islámico emitió un comunicado en su canal en ruso Al-Azaim en el que elogiaba el asalto militante en Daguestán, que, según dijo, fue llevado a cabo “por nuestros hermanos del Cáucaso”.

Los últimos atentados destacaron por su coordinación y escala. Los canales rusos de Telegram publicaron varios vídeos de hombres con camisetas negras disparando contra coches de policía. Otro vídeo mostraba un incendio que destruía una sinagoga.

"Hay un gran problema con el extremismo islámico en Rusia, que se está extendiendo", dijo Sergei Markov, un consultor político cercano al Kremlin. "El Estado Islámico y otros grupos están activos".

Islam In Dagestan

Que los familiares de un funcionario local estuvieran entre los militantes “demuestra que el islamismo radical se ha adentrado en la sociedad y ha penetrado en la élite”, dijo Markov.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, descartó la idea de una oleada de violencia extremista, afirmando que "ahora Rusia es diferente", según Interfax.

Los grupos islamistas han atacado a Rusia en el pasado alegando lo que califican de políticas antimusulmanas del Kremlin.

En octubre, una turba rodeó un vuelo procedente de Israel en el aeropuerto de Majachkalá, la capital regional de Daguestán, en protesta por la guerra de Israel contra el grupo militante Hamás en Gaza. Se tardó horas en restablecer el orden.

PUBLICIDAD

Un legislador daguestaní del partido gobernante pro-Kremlin, Abdulkhakim Gadzhiev, acusó a los estados de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y a Ucrania de tramar el último ataque.

Vea además: Mujer más rica de Rusia recibe el visto bueno de Putin para crear sistema de pagos y evadir sanciones

Dmitry Rogozin, senador de la cámara alta del parlamento ruso que ha sido viceprimer ministro, advirtió que culpar de cada acto terrorista interno a la OTAN y a Ucrania “nos causará grandes problemas”, en un post en su cuenta de Telegram.

La insistencia de Rusia en culpar de la violencia islámica radical a Ucrania y a sus aliados está haciendo imposible contrarrestarla eficazmente, afirmó Gregory Shvedov, experto en las regiones del sur de Rusia, mayoritariamente musulmanas.

PUBLICIDAD

“El mayor problema ahora es que se niegan a reconocer la amenaza”, dijo por teléfono Shvedov, que es redactor jefe de Caucasian Knot. “Estos atentados tienen todas las características del Estado Islámico y hay un gran número de simpatizantes que operan bajo la superficie”.

Lea más en Bloomberg. com