Celebrando 50 Años

CELEBRANDO
50 años
Fue en 1970 en Le Brassus, Suiza, que la idea de Gérald Genta y la experiencia de Jacques-Louis Audemars se unieron para dar a luz a una creación única. Cincuenta años después, en 2022, celebramos el nacimiento de un ícono que revolucionó la historia de la relojería: el Royal Oak.
UNA HISTORIA SOBRE
EL DISEÑO DEL TIEMPO

La creación del Royal Oak que conocemos hoy fue un proceso largo, supervisado en cada detalle, y en el que participaron los relojeros más experimentados de la zona. Aunque el diseño fue creado por Gérald Genta en solo una noche, el desarrollo de un prototipo tomó dos años y no se completó hasta 1972.

En 1976, Audemars Piguet rompió otra barrera: el lanzamiento de la versión femenina de las Royal Oak, antes vistas como un accesorio masculino. El modelo, creado por Jacqueline Dimier, implementó características de diseño específicas que combinaban elegancia y comodidad.

El diseño imponente, el material sin precedentes y la forma geométrica característica de los modelos Royal Oak influirían en la industria de una manera nunca antes vista.

¿Cómo nombrar
un Ícono?

Apenas dos años después del primer diseño, llegó la producción a escala: el sueño empezaba a hacerse realidad. Era un reloj fabricado en su totalidad en acero y con un diseño integrado, algo inédito en la industria. Con el logro, llegó un desafío: el reloj de pulsera merecía un nombre digno. ¿Cuál sería elegido para reflejar una creación tan única y robusta?

Ninguna otra colección de relojes había sido nombrada antes. Hasta entonces, cada pieza se reconocía únicamente por la referencia del modelo o, simplemente, por los apodos que le daban los coleccionistas.

Desde "Safari" hasta "Excalibur", se barajaron varios nombres. Sin embargo, "Royal Oak" fue el ganador, en referencia al barco del mismo nombre perteneciente a la Royal Navy de Inglaterra, así como un homenaje a la historia de Carlos II, rey que buscó refugio bajo un roble, "oak" en Inglés, durante el conflicto con los enemigos, salvando su vida.

Para festejar el 50 aniversario de la colección, hemos querido rendir tributo a los códigos distintivos del Royal Oak. Esta evolución de diseño no pretende revolucionar la colección, sino magnificar sus líneas.

-
Sofia Candeias
Directora del departamento de productos y diseño
UNA HISTORIA SOBRE
EL DISEÑO DEL TIEMPO

Durante los 50 años desde su creación, la serie Royal Oak ha experimentado una evolución constante, con más de 500 modelos.

Audemars Piguet siempre ha buscado adelantarse a su tiempo en la tecnología y el diseño de las piezas, realizando refinamientos con cada nuevo lanzamiento, lo que ha convertido al Royal Oak en un ícono en el mundo de la relojería.

Las características de diseño único del primer modelo Royal Oak, de 1972, se han mantenido a lo largo del tiempo y son su seña de identidad: caja en forma de tonel, bisel octogonal y ocho tornillos hexagonales.

El diseño creativo es una observación inconsciente de todo lo que te rodea. Tu cerebro registra estos datos y, por la fuerza de las circunstancias, la creación es una respuesta, ya que implica crear algo que no existe. Es una observación y una respuesta al mismo tiempo.

-

Gérald Genta

El futuro empieza
AHORA

Miramos al pasado para dar forma al presente, pero el futuro está en la reinvención. Para celebrar el 50 aniversario del Royal Oak, Audemars Piguet ha presentado una nueva evolución de diseño con el objetivo de rendir homenaje a las características llamativas del modelo y darle un toque contemporáneo.

Siempre respetando las pautas estéticas del modelo original, la versión 2022 tiene un pulido refinado, como un tacto sedoso, y un diseño más ergonómico para adaptarse perfectamente a la muñeca y estilo de cualquier usuario.

El brazalete Royal Oak está formado por eslabones en forma de trapezoide, lo que aporta más ligereza y comodidad respecto a modelos anteriores, además de un gran estilo a las piezas.

El rotor de peso oscilante de oro rosa de 22 quilates especialmente desarrollado tiene el logotipo, la marca exclusiva "50 años" y la firma de Audemars Piguet grabadas en su superficie. Otra novedad son tres calibres, uno de ellos inédito, con cronometría mejorada y fecha saltante.

Las evoluciones introducidas en esta celebración del 50 aniversario de Royal Oak marcan una nueva era en el desarrollo de una colección que trasciende épocas y tendencias. A lo largo de su historia, el Royal Oak ha pasado de ser un iconoclasta, rompiendo barreras y rompiendo tradiciones en la industria relojera, a un ícono respetado a nivel mundial.

Más que un accesorio, es un símbolo de fuerza y ​​oposición que ha marcado generaciones y sigue siendo un referente de tecnología y diseño de vanguardia, solo posible gracias a los expertos de Audemars Piguet.

Para más información haz click aquí.