Reportage Especial
Reportage Especial

La digitalización impulsa las remesas en LatAm, pero también enfrenta obstáculos

El incremento récord de remesas hacia América Latina se explica, en gran parte, por la digitalización de los procesos de envío. Sin embargo, las empresas que lideran estos cambios se siguen enfrentando obstáculos

Más allá del dinero, la transformación de las remesas en la digitalización de LatAm
19 de diciembre, 2023 | 01:00 AM

Bloomberg Línea — De un proceso que implicaba billetes, largas filas, asistir a bancos o financieras y diferentes complejidades logísticas, enviar remesas se ha vuelto una actividad sencilla en la que las fronteras dejan de existir por cuenta de un ingrediente: la digitalización.

La incursión de las plataformas digitales en el proceso de envío y recepción de remesas en América Latina cambió por completo la dinámica hace unos años. Pero no solo eso, pues la pandemia del Covid-19 también aceleró la llegada de divisas internacionales a la región, en una creciente competencia de las empresas involucradas en pagos digitales.

VER +
Remesas en Latinoamérica: ¿cuánto pesan en la economía y por qué son tan importantes?

Con corte a noviembre, ingresaron a la región US$115.900 millones en modalidad de remesas, un crecimiento del 9,5% con corte a noviembre, de acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Y según los expertos, todavía hay margen para crecer.

“En primer lugar, no hay que desconocer que uno de los factores principales es la digitalización de las remesas. Hoy en día existe mayor facilidad en el envío gracias a plataformas que buscan ser fáciles, accesibles, digitales y económicas. Además de eso, en el 2023 sí se registró un aumento en la migración de latinoamericanos que decidieron salir de sus países, tanto dentro de la región como fuera”, dijo Tomás Bercovich, CEO y cofundador de la plataforma Global66, en entrevista con Bloomberg Línea.

PUBLICIDAD

A esto, agregó que un factor importante para que la llegada de remesas siga en niveles altos es el fortalecimiento de las economías en los países de origen (desde donde se envía el dinero) y las tasas de empleabilidad. En la medida en que esos factores estén funcionando favorablemente en dichos territorios, el flujo de remesas se mantendrá e, incluso, podría aumentar el próximo año.

Remesas intrarregionales, un fenómeno en crecimiento

Para el CEO de Global66, el comportamiento presentado en la plataforma puede ser, parcialmente, una muestra del flujo de remesas desde y hacia Latinoamérica, así como a nivel intrarregional. Las cifras del BID apuntan a que son más de 41 millones de latinoamericanos los que viven fuera de su país de origen, estando también una parte de ellos dentro de la región.

Esto implica que a nivel general los países hacia donde se envía más dinero desde América Latina son España, Estados Unidos y “recientemente hemos visto un aumento significativo en la ruta hacia Australia”, indicó Bercovich.

PUBLICIDAD

Las estadísticas de esta plataforma muestran que hay rutas de envío de remesas dentro de la región que han tenido una consolidación durante 2023, como Colombia - Chile, que se convirtió en una de las rutas principales, creciendo más del 45%; o la ruta Chile - México, con un sólido crecimiento de más del 30%. Solo entre estas dos rutas, se han movilizando más de US$15 millones en lo que va del año 2023.

Asimismo, “se puede observar el fortalecimiento de otras rutas que también han crecido como Perú - Colombia (x2), Perú - Chile (30%), Chile - Colombia (16%) y Colombia- México (12%)”.

Miles de millones de dólares estadounidenses. *Estimacionesdfd

Los costos: la barrera de las remesas y las fintech

El Banco Mundial, organizaciones como el Fondo de las Naciones Unidas para el Desarrollo del Capital, y otros actores involucrados, año a año hacen énfasis en la necesidad de reducir los costos de envío de remesas en el mundo para incrementar el dinero disponible de los hogares que las reciben, al tiempo que se puede avanzar en la bancarización digital.

A nivel global, el costo promedio de enviar US$200 fue de 6,2% en el cuarto trimestre de 2022, lo que supera en más del doble la meta de los Objetivos de Desarrollo Sostenible que fijó un 3,0%, dijo en junio el Banco Mundial.

Para Camilo Arango, líder de expansión de la fintech Minka, enviar remesas es muy costoso por la cadena de intermediación existente, lo que limita el mercado internacional, el flujo de dinero y lo acota a circuitos cerrados locales. “Hoy existen muchos actores en una transferencia internacional: banco emisor, banco intermediario y banco receptor. Más diferentes redes de pagos que puede ser SWITF o red de tarjetas internacional. Todos cobran”, comentó a Bloomberg Línea.

Bajo el concepto de Arango, es necesaria la creación de una red global entre todos los actores que permita el flujo de efectivo en línea recta y sin triangulaciones, en donde el movimiento sea simple, transparente y en tiempo real. Señaló que esta es la única opción para que los usuarios vean una rebaja en el costo, mayor eficiencia en tiempos y una regulación más acorde a los tiempos actuales. “La tecnología ya existe”, precisó.

VER +
Las remesas siguen siendo clave en economías de LatAm; México y Guatemala lideran

Los bancos son el medio más costoso para enviar remesas, con un costo promedio del 11,8%, seguidos de las oficinas de correo (6,3%), los operadores de transferencias de dinero (5,4%) y los operadores de telefonía móvil (4,5%), reveló el Banco Mundial en su Reseña sobre Migración y Desarrollo. Sin embargo, los operadores móviles representaban menos del 1% del volumen total de transacciones.

En Global66, según los datos aportados, los precios promedio de envío están entre el 0,4% y el 3,0%. Además, hay rutas que ahora tienen un costo cero, como la ruta Chile - Estados Unidos, que hasta noviembre tuvo un flujo de US$60 millones.

PUBLICIDAD

El caso de Venezuela

Las cifras del BID indican que la crisis económica, política y social de Venezuela causó uno de los mayores desplazamientos humanos de las últimas décadas en el mundo, llegando a una cifra de 7,3 millones de personas que han abandonado el país y de las cuales 6,1 millones residen en otros países de América Latina y el Caribe, hasta junio de 2023.

Es así como este país también es líder en la recepción y envío de remesas, pese a que los datos oficiales no permitan conocer las cifras reales de las divisas que llegan por este concepto.

César Atencio, presidente de Casa de Cambio Zoom, dijo a Bloomberg Línea que este año, comparando el total global del país, y frente a 2022, las transacciones han crecido 130%, porcentaje del cual América Latina representa el 60% del crecimiento.

PUBLICIDAD
Un vendedor cuenta dólares estadounidenses mientras atiende a un cliente en un mercado de Caracas, Venezuela.dfd

“El crecimiento de Venezuela con el resto del mundo, es directamente proporcional a las regiones donde se encuentra la diáspora venezolana”, indicó Atencio.

Además, explicó que al país llegan divisas internacionales de 151 naciones, siendo las principales EE.UU. y España. Aunque desde Venezuela se envían también remesas a 164, ubicándose en la primera casilla Colombia.

De acuerdo con Zoom, para 2024, pueden bajar los montos o frecuencia de los envíos por cuenta de las condiciones macroeconómicas de la región y perspectivas de desaceleración, pero hasta ahora se ve “un crecimiento sostenido de clientes nuevos por el hecho de que cada vez más quieren usar los medios formales”, destacando que las remesas constituyen un ingreso de divisas a la economía formal.

PUBLICIDAD

¿Qué sigue en el envío digital de remesas?

La llegada y envío de remesas en América Latina seguirá teniendo un crecimiento exponencial, e incluso, podría ser la región que lidere la recepción de estas divisas entre 2023 y 2024, según WorldRemit, empresa de transferencias digitales.

Tomás Bercovich, CEO de Global 66, enmarcó entre los principales retos para este crecimiento los entornos regulatorios diversos de un país a otro, así como fluctuación del mercado de divisas y la desconfianza de los consumidores en nuevas alternativas digitales.

PUBLICIDAD

“Creo que el principal desafío en Latinoamérica es y siempre ha sido el navegar en un entorno regulatorio diverso y a menudo cambiante. Por ejemplo, en Europa, se hace más sencillo entrar en el mercado porque una regulación funciona para diversos países; por el contrario, en Latinoamérica, el trabajo debe hacerse uno por uno, revisando cada regulación y cada mercado para poder operar, lo que hace que sea más difícil empezar”, añadió, al señalar que la región tiene mayor espacio de crecimiento en 2024.

VER +
¿Cuán dependientes de las remesas son los países de América Latina? Nicaragua, al tope

Entre tanto, Arango, desde Minka, admitió que las expectativas y proyecciones para el año 2024 son altas y exigentes, al señalar que en el último Seminario Internacional sobre Operaciones Bancarias Swift (Conferencia de SIBOS en Toronto), las remesas ocuparon un lugar destacado en la agenda estratégica de la gran mayoría de las empresas involucradas en pagos, desde reguladores hasta bancos y fintech.

“Todos los actores están convencidos de que la reducción de las barreras para realizar transferencias de fondos entre países continuará impulsando la apertura de mercados y, por ende, la inclusión financiera a nivel local y regional”, dijo.

PUBLICIDAD

Así mismo, reveló que la fintech está trabajando en iniciativas para habilitar las transferencias transfronterizas en tiempo real, un servicio que ya se presta en Colombia a través de un riel de pagos que utiliza el número de celular, y al que ya acuden algunas remesadoras para dispersar de manera inmediata los pagos internacionales que llegan al país.

“El reto que venimos solventando es el de la integración de los diferentes directorios en uno maestro, que llamamos ‘multialias regional’, y que permitiría, por ejemplo, hacer una transferencia desde España a Colombia a un número de celular”, finalizó, indicando que es un proyecto en etapa de diseño y testing con cámaras de compensación y organizaciones globales como el BIS con el proyecto Project Nexus o UNCDF con su proyecto Proxy Addressing System Services (PASS).

PUBLICIDAD
anterior
siguiente