Chips
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — El mejor seleccionador de acciones de 2021 se anotó una rara trifecta en la administración del dinero. Superó no solo a sus pares especialistas, sino que excedió los rendimientos bursátiles de las dos principales industrias el año pasado. Y lo hizo apostando por una industria de semiconductores en decadencia cuya escasez contribuyó a los peores problemas de la cadena de suministro que se recuerden.

Él es Adam Benjamin, cuya cartera de semiconductores Fidelity Select (FSELX) obtuvo un 59,2 %, el número 1 entre 430 fondos mutuos o fondos negociados en bolsa con sede en los Estados Unidos que invirtieron al menos US$5.000 millones durante tres años. Benjamin cumple 51 años el 15 de abril y tenía dos décadas de experiencia siguiendo chips de computadora cuando se hizo cargo de Select Semiconductors de Fidelity Investments Inc. con sede en Boston en 2020, justo a tiempo para beneficiarse de las interrupciones del Covid-19.

PUBLICIDAD
Mejores fondos de 2021dfd

La pandemia produjo una escasez repentina de piezas de silicio que hizo que los proveedores de banda ancha sufrieran demoras en los enrutadores de Internet, vaciaron las tiendas de PlayStation y cerraron las líneas de ensamblaje de automóviles. La escasez de chips eliminó aproximadamente US$210.000 millones, con 7.7 millones de vehículos perdidos, según datos compilados por Bloomberg. “Nunca había visto algo así”, tuiteó el presidente ejecutivo de Tesla Inc. (TSLA), Elon Musk , en junio pasado.

Todo ello fue el telón de fondo de las acciones de energía, automóviles y componentes y semiconductores y equipos de semiconductores que lideraron el mercado de valores con retornos de fin de año del 54%, 52% y 50%, respectivamente. Benjamin venció a los tres grupos de la industria y lideró el índice de referencia S&P Semiconductor Index (SPSISC) por ocho puntos porcentuales, con la perspectiva de un veterano de la tecnología que le permitió cronometrar su selección de los mayores ganadores entre las empresas de semiconductores, según datos recopilados por Bloomberg.

Para demostrar que la gestión activa del dinero brinda oportunidades que no están disponibles para la multitud pasiva e impulsada por índices, hizo malabarismos con la exposición de su fondo a diferentes acciones de semiconductores, agregó acciones de Marvell Technology Inc. (MRVL) y descartó un poco más de Intel Inc. (INTC), ambas con sede en Santa Clara. California. Sus re-ponderaciones idiosincrásicas de esas dos empresas impulsaron el desempeño de Select Semiconductors en 2,7 y 2,4 puntos porcentuales, respectivamente, en relación con el índice de referencia, según datos recopilados por Bloomberg.

PUBLICIDAD
Cartera de Fidelity Select Semiconductorsdfd

Benjamin dijo a los accionistas del fondo en agosto que “parece que la demanda superará la oferta de semiconductores y equipos de capital de semiconductores” debido a la escasez mundial y al uso creciente de redes inalámbricas 5G, inteligencia artificial y computación en la nube, la infraestructura que depende de la tecnología de chips .

No ha cambiado mucho desde entonces. “La gente quiere comprar autos, los fabricantes de autos no pueden fabricar más autos porque no hay semiconductores”, testificó esta semana el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, ante los legisladores mientras buscaba la confirmación del Senado para un segundo mandato. “Eso nunca ha sucedido”, dijo.

En una entrevista vía Zoom a principios de este mes, Benjamin dijo: “Lo hermoso de los semiconductores es que son el cerebro de básicamente todos estos mercados finales”. Sin semiconductores, explicó, no habría teléfonos inteligentes, auriculares de realidad virtual, conducción autónoma, transición a la computación en la nube o incluso vehículos eléctricos.

PUBLICIDAD

Como demuestra con las ponderaciones inusuales del fondo, “me gusta vender fortaleza y comprar debilidad”. Eso “no significa que todos sean ganadores”, dijo. En la transición a la nube, dijo, “hay perdedores” como Intel, que se apreció solo un 6 % en 2021, mientras que Nvidia Corp. (NVDA), con sede en Santa Clara, repuntó un 125 % y “ha sido la gran beneficiaria de esta transformación en la nube y la inteligencia artificial porque ha causado un cambio en la computación, de centralizada tradicional” a “algo llamado computación acelerada” utilizando unidades de procesamiento gráfico (GPU) en lugar de las unidades de procesamiento convencionales conocidas como CPU.

Benjamin dijo que ha sido un visitante regular cada enero desde 2000 al Consumer Electronics Show anual en Las Vegas. “Estoy allí para hablar con contactos de la industria que he estado desarrollando durante más de 20 años, tratando de entender en qué están trabajando, qué tendencias están viendo, qué están haciendo día tras día porque ellos están viviendo y respirando eso”, explicó.

Su conclusión es que “la mayor parte de la innovación comienza con la inteligencia artificial, que es probablemente la mayor tendencia tecnológica que veremos en los próximos 10 años o más”.

PUBLICIDAD

En el corto plazo, no ve una “solución rápida” para la disfuncional cadena de suministro global.

“Dudo que alguna vez veamos iPhones ensamblados aquí en los EE. UU. porque no solo los chips, sino también los fabricantes por contrato están tan arraigados en ciertas partes de Asia y China y la mano de obra que existe es demasiado difícil de sacar”, comentó. “No significa que las cosas no puedan volver a los EE. UU. Pero este es un desafío muy, muy largo y no es algo que vamos a chasquear los dedos y hacer que suceda”.

Con la ayuda de Shin Pei.

PUBLICIDAD

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este Artículo fue traducido por Miriam Salazar