Vacuna
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Pfizer Inc. (PFE) y Moderna Inc. (MRNA) están comenzando a producir dosis de vacunas específicas de ómicron y dicen que podrían tener datos sobre si las inyecciones son efectivas a partir de marzo. Pero ¿es esta la mejor manera de construir y mantener la protección contra el Covid-19?

El mundo está generando nuevas variantes tan rápido que puede que no tenga sentido perseguirlas una a la vez. Los reguladores globales no necesariamente creen que sea el enfoque correcto. La Organización Mundial de la Salud y la Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU. dicen que es posible que no se necesiten vacunas específicas de ómicron y que las agencias de salud pública de todo el mundo, no las compañías farmacéuticas, deberían trabajar juntas para decidir la composición de las próximas vacunas.

PUBLICIDAD

Una estrategia más inteligente es aquella en la que muchos científicos de vacunas ya están trabajando: el desarrollo de vacunas universales contra coronaviurs, capaces de anular cualquier variante que exista o pueda surgir.

Sin duda, es posible que las vacunas específicas de ómicron en las que están trabajando Pfizer y Moderna resulten útiles, me dijo Anthony Fauci, al menos por un tiempo. Pero, dijo, “debemos tener cuidado porque es posible que estés tomando algún tipo de enfoque de luchar contra la variante existente a medida que aparecen nuevas”. Además de asesorar al presidente Joe Biden sobre la respuesta al Covid-19, Fauci es el director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, que financia varios esfuerzos para crear vacunas universales.

Hay muchas posibilidades de que ya esté al acecho una nueva variante de Covid-19 que podría no parecerse en nada a ómicron. Los expertos en virus se han sentido “honrados” por la variedad de mutaciones que este coronavirus puede producir, dice Penny Moore, viróloga de la Universidad de Witwatersrand en Sudáfrica. Los cambios en la proteína espiga, el objetivo de nuestras vacunas actuales, han saltado de beta a delta a ómicron, lo suficiente como para sugerir que una vacuna específica de ómicron podría no tener fuerza contra la próxima variante.

PUBLICIDAD

En un mundo perfecto, la forma más rápida de acabar con esta persecución de variantes sería vacunar inmediatamente a todo el mundo con las vacunas existentes. Ómicron ha demostrado que puede atravesar la protección de Pfizer y Moderna, pero estas vacunas aún defienden contra enfermedades graves, hospitalización y muerte. Por ahora, los países con suministros inadecuados de vacunas son un caldo de cultivo para nuevas variantes.

Una forma inteligente de contraatacar es crear y probar vacunas contra el coronavirus, y diseñar un plan para producir suficientes para todos los países. Pero no se pueden crear tan rápido como las vacunas específicas de variante. Fauci estima que podría llevar muchos meses o incluso, si no tenemos suerte, años perfeccionarlas. Pero dada la probabilidad de que el mundo viva con el SARS-CoV-2 durante mucho tiempo, es esencial tratar de crear una protección universal contra todas y cada una de las variantes que puedan desarrollarse.

Entonces, ¿qué es exactamente una vacuna universal contra coronavirus? El término se ha convertido en un concepto general tanto para las vacunas que podrían proteger contra cualquier variante actual y futura del SARS-CoV-2 como para las que también podrían proporcionar inmunidad contra el SARS, el MERS y cualquier otro coronavirus que pueda surgir. Los científicos tienen motivos para ser optimistas de que cualquiera de los dos tipos es posible. Ya existen plantillas de diseño para vacunas universales contra la gripe y el VIH. El problema es que ninguno de estos diseños ha llegado aún al mercado y muchos han fracasado por completo.

PUBLICIDAD

Sin embargo, los coronavirus pueden ser objetivos más fáciles. Su mecanismo incorporado de corrección de errores hace que muten mucho más lentamente que los virus de la gripe o el VIH.

Por lo tanto, los científicos en laboratorios académicos y gubernamentales están trabajando con un diseño específico que se ha mostrado prometedor contra la gripe: una nanopartícula salpicada de fragmentos del virus que se sabe que son importantes para provocar una fuerte respuesta inmunológica.

Los investigadores de muchos laboratorios, incluidos el Instituto de Investigación del Ejército Walter Reed, los Institutos Nacionales de Salud, el Instituto de Tecnología de California, el Instituto para el Diseño de Proteínas de la Universidad de Washington y la Universidad de Northwestern, están experimentando con varios tipos de nanopartículas decoradas con proteínas de la espícula tomadas de varias variantes de SARS-CoV-2.

PUBLICIDAD

La idea es que exponer el sistema inmunitario a unas pocas proteínas de la espícula diferentes le permitirá montar una defensa contra cualquiera que pueda encontrar. El mes pasado, los científicos de Walter Reed publicaron datos que muestran que su vacuna universal hizo que los primates no humanos produjeran anticuerpos neutralizantes no solo contra el SARS-CoV-2 sino también contra el SARS-CoV-1, la responsable del brote de SARS de 2003. Estos investigadores ya han comenzado un ensayo de Fase 1 temprano en humanos para garantizar que sea seguro y medir la respuesta inmune que provoca.

Otra vacuna experimental universal contra el coronavirus creada por el laboratorio de Pamela Bjorkman en CalTech tiene espacio para incluso más proteínas de la espícula que la de Walter Reed. Se está preparando para comenzar una prueba en el Reino Unido.

Otra forma de crear una vacuna universal contra el coronavirus es apuntar a las partes del virus que permanecen iguales incluso cuando muta, tal vez una pequeña región en la proteína espiga. Pero debido a que muchas de las mutaciones del virus están en aumento, esto puede no ser fácil. Vir Biotechnology Inc (VIR)., que fabrica la única terapia de anticuerpos que sigue siendo eficaz contra el ómicron, está en camino de identificar estas denominadas áreas altamente conservadas en el virus, dice Herbert “Skip” Virgin, director científico de VIR. La esperanza es que una vacuna dirigida a estos puntos pueda ofrecer varios años de amplia protección contra los coronavirus.

PUBLICIDAD

“Pero descubrir estas vacunas llevará tiempo”, dice Fauci. “No va a ser mañana”. Al hacer las vacunas iniciales de Covid-19, los científicos pudieron aprovechar rápidamente años de trabajo para hacer que la proteína espicular tenga la forma adecuada para mostrar el sistema inmunológico humano. ¿Haciendo eso de nuevo para cualquier área que permanezca sin cambios en la espícula? “Eso podría llevar mucho tiempo”, dice Fauci.

Dirigir un mayor esfuerzo a los proyectos podría hacerlos avanzar más rápido. En septiembre, el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID, por sus siglas en inglés) otorgó US$36,3 millones en subvenciones para vacunas universales contra coronavirus, y eso es un comienzo. Involucrar a las grandes empresas farmacéuticas, y sus vastos presupuestos de investigación, también ayudaría. No es demasiado pronto para que empresas como Pfizer y Moderna centren su atención en las vacunas universales contra el coronavirus.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar