Actualidad

Maquinaria propagandística de Putin golpeada por “apagón” en las redes sociales

Durante años los operativos rusos se han incorporado a las democracias a través de redes sociales con cuentas e información falsa

Russia Today (RT)
Por Kurt Wagner, Jillian Deutsch y Daniel Zuidijk
04 de marzo, 2022 | 01:53 PM
Últimascotizaciones

Bloomberg — La invasión de Rusia a Ucrania generó preocupaciones de que su agresión se extendería a las redes sociales y que la campaña de larga data del Kremlin de usar Internet para generar dudas y división en las democracias confundiría a la opinión pública sobre la guerra.

En cambio, las redes sociales se han convertido en un vehículo inesperadamente eficaz para blindar a la opinión pública de muchos países contra las acciones del presidente ruso, Vladimir Putin, al mismo tiempo que silencian gran parte de su propaganda.

En los cinco años transcurridos desde que Rusia interfirió en las elecciones presidenciales de 2016 de los Estados Unidos, empresas como Meta Platforms Inc. (FB), matriz de Facebook, y Twitter Inc. (TWTR), han creado sistemas para garantizar que no se les tomara por sorpresa la próxima vez. Su trabajo se vio facilitado por las advertencias de la inteligencia de EE.UU. sobre el ataque planeado, lo que dificulta que Putin difunda falsos pretextos para la agresión, así como las directivas de la Unión Europea (UE) sobre la prohibición de los medios estatales rusos.

PUBLICIDAD

“Probablemente ha habido un error de cálculo por parte de Putin sobre cuál sería la respuesta de Occidente”, dijo Joshua Tucker, profesor de la Universidad de Nueva York que dirige el Centro de Estudios Avanzados de Rusia. En EE.UU., la oposición a Putin es un punto raro de acuerdo bipartidista, lo que hace que sea una decisión fácil para Facebook y Twitter actuar, agregó. “Podría ser más peligroso para [las empresas de redes sociales] no tomar medidas decisivas”.

Durante años, los operativos rusos se han incorporado a las democracias, incluida la de EE.UU., a través de las redes sociales, ejecutando cuentas falsas que se hacen pasar por ciudadanos reales con opiniones polarizadas. Lo que se hizo más famoso fue que antes de las elecciones que convirtieron a Donald Trump en presidente, Rusia creó cuentas que intercambiaban memes sobre temas candentes como el control de armas y la inmigración, al tiempo que animaba a los ciudadanos negros a no votar.

Los reguladores de todo el mundo criticaron a las empresas de redes sociales por no detectar antes este tipo de campañas, lo que las obligó a invertir en sistemas de moderación de contenido más sofisticados. Los esfuerzos también generaron dudas sobre los objetivos de Putin y si su objetivo era causar caos o si estaba trabajando para algo más específico, como debilitar la respuesta global a una invasión.

PUBLICIDAD

“Una guerra en Europa, precedida por una campaña de propaganda e influencia durante años que desestabilizó, capturó y dividió a las poblaciones europea y estadounidense”, dijo Emily Bell, directora del Tow Center for Digital Journalism (Escuela de graduados en periodismo de la Universidad de Columbia), en una publicación de Twitter del 23 de febrero. “Esto no parece un camino al azar”.

Pero en esta ocasión, las empresas de redes sociales estaban mejor preparadas para tomar medidas enérgicas contra la propaganda rusa, moviéndose más rápido a pedido de varios gobiernos y la UE. Facebook e Instagram han prohibido los anuncios de los medios respaldados por el Estado ruso, y Twitter no muestra anuncios en Rusia. Snap está bloqueando los anuncios de todos los anunciantes rusos.

Facebook y Twitter también han comenzado a etiquetar publicaciones que incluyen enlaces a medios de comunicación respaldados por el Estado ruso para que las personas sepan lo que están leyendo. Facebook también eliminó una red de desinformación prorrusa que estaba dirigida a usuarios en Ucrania.

YouTube, el sitio de videos de Google (GOOGL), que es muy popular en Rusia, alberga varios medios de comunicación y personalidades en línea cercanas al Kremlin. RT, la red respaldada por el Estado anteriormente llamada Russia Today, se anuncia a sí misma como la “red de noticias más vista en YouTube”. La semana pasada, YouTube eliminó los anuncios de los canales administrados por RT y otras redes respaldadas por el estado, los bloqueó en Europa y limitó la cantidad que recomendaron a los espectadores. TikTok hizo lo mismo.

Laura Edelson, investigadora y experta en desinformación de la Universidad de Nueva York, señaló su sorpresa en un hilo de tuit . “PLATAFORMAS TECNOLÓGICAS: ¡No están en total desacuerdo!”, escribió. Las empresas fueron asistidas por el enfoque inusual del gobierno de EE.UU. de compartir información de inteligencia para combatir las narrativas falsas que salen de Rusia. “No dejar un vacío de información para que tu oponente lo llene hace que su trabajo sea mucho, mucho más difícil”, agregó.

También inundando los sitios: mensajes de Ucrania. El presidente ucraniano Volodymyr Zelenskiy se ha convertido en un héroe popular por sus videos de selfies durante la guerra, que contrastan con las imágenes de los discursos de Putin en vastos y opulentos salones de baile. Las cuentas del gobierno ucraniano han estado publicando videos, fotos e incluso memes para generar apoyo para la lucha del país.

PUBLICIDAD

La experiencia puede ser el factor más importante que guíe la respuesta de las empresas de redes sociales esta vez. Cuando Meta eliminó una red de desinformación dirigida a los ucranianos, fue el mismo tipo de campaña de desinformación que la compañía ha estado eliminando con regularidad desde que los descubrió en 2017. La tecnología y el proceso necesarios para etiquetar las publicaciones de los usuarios también estaban bien establecidos: Facebook, Instagram , Twitter y YouTube han estado etiquetando publicaciones durante años por varias razones, incluida la desinformación.

Sin embargo, no todo el mundo está listo para aplaudir a las empresas de redes sociales, especialmente dado su historial de no actuar ante los problemas hasta que se convierten en crisis. A pesar de bloquear los medios rusos en la UE, YouTube ha mantenido la mayoría de los canales activos y algunos han publicado videos con millones de visitas.

La batalla no es solo contra el contenido de Rusia. En TikTok, por ejemplo, las personas han usado clips de audio antiguos además de videos nuevos para compartir “imágenes de guerra” falsas, según un informe de Media Matters. Dichos videos pueden ayudar a las cuentas a ganar seguidores o solicitar donaciones de espectadores simpatizantes. Incluso cuando los videos se eliminan en cuestión de horas, pueden obtener millones de visitas.

PUBLICIDAD

“Continuamos respondiendo a la guerra en Ucrania con mayores recursos de seguridad y protección para detectar amenazas emergentes y eliminar información errónea dañina”, dijo TikTok en un comunicado.

Otros han dicho que el bloqueo de los medios estatales por parte de las empresas de redes sociales es demasiado poco y llega demasiado tarde.

PUBLICIDAD

“Las plataformas no deberían recibir crédito por tomar medidas temporales contra algunos de los sitios web de desinformación de Vladimir Putin y los canales populares de YouTube”, dijo Gordon Crovitz, co-CEO de NewsGuard Technologies, una empresa emergente que rastrea la credibilidad de las noticias. “Sabían desde hace años que sus usuarios estaban viendo la desinformación de Putin sin advertirles”.

En 2014, Russia Today fue uno de varios medios de comunicación controlados por el estado que amplificaron las afirmaciones del gobierno de que Ucrania derribó el vuelo 17 de Malaysia Airlines. Solo evidencia abrumadora mostró que el avión fue derribado por separatistas respaldados por Rusia, probablemente por accidente.

Los artículos de Russia Today que promocionan la historia falsa recibieron “likes” (me gusta) y se compartieron miles de veces en Facebook, con una publicación que alcanzó casi 6.000 “likes” y 4.800 veces compartida. En Twitter, los teóricos de la conspiración continuarían vinculando las historias de RT y Sputnik para justificar sus afirmaciones descabelladas.

PUBLICIDAD

No fue un incidente aislado. RT cubrió el disputado referéndum de Crimea de 2014 para convertirse en parte de Rusia como un ejercicio de democracia. Tres años después, Sputnik afirmó que una ley sobre el idioma ucraniano era un “genocidio lingüístico”. Y en 2018, RT transmitió una entrevista con los sospechosos de envenenamiento de Skripal que afirmaron que eran turistas que visitaban la Catedral de Salisbury.

Edelson señaló que si bien es positivo que las redes sociales bloqueen los medios respaldados por Rusia en Europa, también deberían bloquear esos medios en todo el mundo. “No bloquear a los propagadores de desinformación a nivel mundial desde hace mucho tiempo cuando el gobierno que los controla está tratando activamente de mentir sobre sus atrocidades de guerra es … LOCO”, tuiteó.

Tras la anexión de Crimea por parte de Rusia en 2014, los medios de comunicación en inglés propiedad del estado ruso, como RT, han producido una gran cantidad de contenido sobre Ucrania. Durante el año pasado, dichos artículos recibieron más de 500.000 likes, comentarios y acciones de los usuarios de Facebook, según una investigación del Centro para contrarrestar el odio digital.

PUBLICIDAD

Ahora, las empresas tienen cobertura política para ser agresivas contra dicho contenido. La invasión rusa de Ucrania ha sido condenada casi universalmente y muchas de las restricciones a los medios respaldados por el Estado ruso se implementaron por pedido de los gobiernos, incluida la Unión Europea, que votó durante el fin de semana para bloquear los medios estatales rusos en todo el bloque. Oponerse a una invasión por parte de un líder autoritario no es el tipo de política espinosa o decisión política que normalmente enfrentan Meta y Twitter.

Las plataformas de redes sociales están implementando muchas de las estrategias desarrolladas durante otros cuestionamientos, como la difusión de las teorías de conspiración de Covid-19 o la retórica violenta que burbujeó antes de una insurrección de 2021 en el Capitolio de EE.UU.

Meta recientemente “amplificó” su equipo de ciberseguridad con un centro de operaciones especiales e impidió que Ghostwriter, un conocido actor de amenazas con un historial de difusión de propaganda a favor del Kremlin, publicara contenido que incluía un video de YouTube que supuestamente mostraba a soldados ucranianos ondeando una bandera blanca y rindiéndose a tropas rusas.

“Cada incidente que ocurre probablemente actualiza su manera de pensar”, dijo Tucker.

Los funcionarios del gobierno siguen pidiendo a las plataformas hacer más para abordar la desinformación rusa. Los primeros ministros de Polonia y los países bálticos también instaron a Google, YouTube, Meta y Twitter a tomar una posición contra Rusia eliminando las cuentas de los gobiernos ruso y bielorruso, sus líderes y asociados.

Puede haber riesgos de que Rusia tome represalias contra las prohibiciones de las empresas tecnológicas occidentales en sus medios estatales. Las empresas y los expertos están preocupados de que Rusia pueda cortar el acceso de sus ciudadanos a información creíble.

Después de que Berlín prohibiera la operación alemana de RT el mes pasado, Rusia respondió revocando la acreditación de Deutsche Welle, lo que provocó el cierre de su oficina en Moscú. Rusia también ha estado estrangulando el funcionamientos de las redes sociales en su país, donde los ciudadanos organizaron protestas en los primeros días de la guerra.

Si los rusos ahora expulsan a todos los medios occidentales, quiero decir, ¿Cuál es la pérdida o el beneficio neto?” dijo Stephan Lewandowsky, científico cognitivo y experto en desinformación de la Universidad de Bristol. “Siempre hay consecuencias”.

-Con la asistencia de Mark Bergen.

Le puede interesar:

Guerra en Ucrania: 3 estrategias en ciberseguridad para las organizaciones de la región

¿Qué es la ciberguerra y cómo se relaciona con la guerra de Rusia en Ucrania?

Twitter suspende anuncios en Rusia y Ucrania para mantener enfoque en seguridad

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar

PUBLICIDAD