Asia

Aislamiento financiero de Putin por poderosos del mundo es una advertencia para Xi

El aislamiento económico impuesto a Rusia ha sido un duro recordatorio de la persistencia del poder estadounidense

Xi Jinping, presidente de Chia
Por Shawn Donnan, Enda Curran y Rich Miller
05 de marzo, 2022 | 05:00 PM
Últimascotizaciones

Bloomberg — Es la narrativa geopolítica dominante de nuestra era: La economía mundial se está dividiendo en dos bloques a medida que una China en ascenso y un Estados Unidos en declive se enfrentan por el comercio, la tecnología y la pandemia.

Tras la invasión de Ucrania por parte de Vladimir Putin y las sanciones que provocó por parte de Estados Unidos y sus aliados, esa división parece más aguda que nunca, pero la contienda también parece más desigual. El aislamiento económico impuesto a Rusia ha sido un duro recordatorio de la persistencia del poder estadounidense.

China está alcanzando a Estados Unidos en términos de producto interior bruto, y ya lo ha eclipsado en comercio y fabricación. Pero cuando se trata de la arquitectura del dinero que sustenta la economía mundial, Estados Unidos y su sistema basado en el dólar sigue siendo el líder indiscutible.

PUBLICIDAD
China se pone al día en peso económico...
Proporción del PIB mundial (en PPA) 
Azul:EEUU+UE
Rojo: Chinadfd

“El poder financiero sigue estando firmemente en manos de Occidente”, afirma Eswar Prasad, economista de la Universidad de Cornell que lleva años estudiando el desafío de China al dólar.

Esto ha quedado patente cuando Estados Unidos y sus aliados en Europa y Asia se han unido en torno a una serie de sanciones cada vez más estrictas después de que Putin enviara sus tropas a Ucrania. Han separado a Rusia de la economía mundial tan profundamente que los efectos pueden sentirse durante años.

Las amplias sanciones han llevado al rublo ruso a un mínimo histórico. Fotógrafo: Andrey Rudakov/Bloombergdfd

El rublo se desplomó, el banco central perdió el acceso a una gran parte de sus ahorros en divisas, el gobierno tuvo que imponer controles de capital, y gigantescas empresas internacionales, desde Apple Inc. (AAPL) hasta Royal Dutch Shell Plc (SHEL), salieron corriendo del país.

PUBLICIDAD

Para el presidente de China, Xi Jinping, que hace unas semanas declaró una amistad sin límites con Moscú, la rapidez con la que se ha cortado el grifo a Rusia es un cuento con moraleja, y un recordatorio de por qué los líderes chinos están tan desesperados por desarrollar una alternativa a la hegemonía del dólar estadounidense. Puede que esto motive a Pekín a acelerar ese proyecto.

... pero muy por detrás en peso financiero
La moneda china sigue siendo un actor secundario en la escena mundial 
Dólar +Euro: cuota de pagos globales 
Yuan: Cuota de los pagos mundiales
Dólar +Euro: cuota de las reservas mundiales de divisas 
Yuan: Cuota de las reservas mundiales de divisasdfd

En Washington, mientras tanto, los líderes estadounidenses han pregonado la exhibición del poder monetario de Estados Unidos.

Cuando se escriba la historia de esta época, la guerra de Putin contra Ucrania habrá dejado a Rusia más débil y al resto del mundo más fuerte”, dijo el presidente Joe Biden en su discurso sobre el estado de la Unión de esta semana. En lo que puede haber sido una puñalada a China, señaló que “en la batalla entre la democracia y la autocracia, las democracias se están imponiendo”.

Es todavía pronto para que alguien declare la victoria. Las ondas de choque de la guerra de Rusia en Ucrania no han hecho más que empezar.

Los precios del petróleo, por encima de los US$110 el barril, ya amenazan con hacer subir aún más la inflación, impulsada a máximos de varias décadas en la pandemia. Eso supone un peligro para Biden, cuya popularidad ya se ha visto mermada por el aumento del coste de la gasolina, y para los líderes de Europa, cuyas economías siguen dependiendo de la energía rusa.

El índice de aprobación de Joe Biden se ha tambaleado a medida que la guerra de Rusia en Ucrania y el aumento de los precios de la gasolina afectan a la popularidad del presidente. Fotógrafo: Eric Lee/Bloombergdfd

“Reloj detenido”

Los inversores se han apresurado a valorar una economía mundial más dividida. En EE.UU., los valores de defensa se han disparado después de que países europeos como Alemania, que durante mucho tiempo se resistieron a asignar más dinero a sus fuerzas militares, se comprometieran de repente a aumentar el gasto. Y en China, las empresas vinculadas al sistema de pagos que el país ha estado tratando de construir como alternativa a los occidentales, han visto sus acciones dispararse.

PUBLICIDAD

Muchos economistas coinciden en que la polarización es real. Adam Posen, presidente del Instituto Peterson de Economía Internacional, lo llama la “corrosión de la globalización’'. Dice que comenzó con la guerra comercial del presidente Donald Trump con China, y continuó a través de la pandemia cuando las economías se volvieron hacia adentro. Ahora se ha acelerado.

“Todo el mundo lleva mucho tiempo hablando de que los bloques y la economía global se están dividiendo”, dice Posen.

Antes era escéptico. Ahora, piensa, “el reloj parado por fin se ha puesto en marcha”, y el resultado final será una economía mundial menos productiva e innovadora a medida que se vuelva combativa, con los consumidores de todo el mundo pagando el precio.

PUBLICIDAD

Pero, al menos a corto plazo, hay razones para pensar que China no tendrá prisa por ponerse del lado de Rusia en una confrontación económica total con Estados Unidos.

Aunque China se ha negado a imponer sanciones económicas a Rusia y probablemente le ayudará a capear el temporal de las sanciones comprando petróleo, gas y trigo, parece que ya están apareciendo los límites de la amistad “sin límites”. Los líderes políticos han hablado de la necesidad de un rápido alto el fuego y algunos grandes bancos chinos han restringido el acceso a la financiación de las compras de materias primas rusas.

PUBLICIDAD

Esta pauta ha sido evidente en el pasado: China puede estar en desacuerdo con los objetivos políticos de las sanciones occidentales, pero ha tendido a evitar enfrentarse a ellas. Incluso los bancos estatales chinos, por ejemplo, han acatado las anteriores restricciones de Estados Unidos a Hong Kong. Carrie Lam, la directora ejecutiva del territorio, afín a Pekín, dijo en 2020 que estaba reuniendo “montones de dinero en efectivo” en casa porque las medidas estadounidenses le impedían los servicios bancarios básicos.

“Los bancos chinos son en realidad bastante recelosos de entrar en conflicto con el Tesoro de EE.UU.”, dice David Dollar, investigador principal de Brookings y antiguo representante del Tesoro en Pekín. “Los grandes bancos chinos están entre los más grandes del mundo, están profundamente integrados en el sistema global. Así que van a tener cuidado”.

“Malas Noticias”

La razón fundamental de esta cautela: Xi preside una economía que está mucho más profundamente entrelazada con el mundo que la de Putin; de hecho, más de lo que nunca ha estado, después de encogerse en gran medida de cualquier efecto de la guerra comercial de Trump.

PUBLICIDAD

Las exportaciones chinas batieron récords durante la pandemia. Un análisis de los economistas de HSBC (HSBC) descubrió que en los últimos tres años, cuando se hablaba de desacoplamiento y de una Guerra Fría económica en ciernes, el comercio de China creció unas cinco veces más rápido que la media mundial, mientras que la inversión extranjera directa en ese país aumentó incluso mientras caía en otros lugares.

Renunciar a todo eso para unirse a Rusia en una lucha económica con Occidente en este momento “sería una mala noticia para China”, dice Hui Feng, profesor titular de la Universidad Griffith de Queensland (Australia) y coautor de The Rise of the People’s Bank of China (El ascenso del Banco Popular de China en español). “Se abastecerá de petróleo ruso barato y otros productos energéticos. Pero sufrirá un desacoplamiento estructural en tecnología e inversión”.

Eso no significa que China vaya a dar marcha atrás en su objetivo a largo plazo de desafiar la supremacía financiera de Estados Unidos. Los acontecimientos de la semana pasada pueden acelerar esa campaña, dijo el jueves el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, en una comisión del Senado.

PUBLICIDAD

Desde hace años se está produciendo un cierto grado de desacoplamiento financiero en algunos frentes. Estados Unidos ha visto con malos ojos las adquisiciones chinas en industrias estadounidenses clave. Bajo el mandato de Trump, tomó medidas enérgicas contra las empresas chinas que cotizan en los mercados estadounidenses. Algunas empresas que lo consiguieron se lo están replanteando.

El gigante chino del transporte por carretera Didi Global Inc. (DIDI), que realizó una oferta pública inicial de US$4.400 millones en Nueva York el año pasado (en contra de los deseos de Pekín), planea trasladar su cotización en bolsa a Hong Kong. La aseguradora FWD Group Holdings Ltd. ha presentado una solicitud de salida a bolsa en la misma ciudad, después de que las tensiones entre Estados Unidos y China hayan frustrado sus planes de debut en el extranjero.

Base baja

Mientras tanto, Pekín está reforzando sus defensas económicas. Xi ha ordenado que se acelere el impulso hacia la autosuficiencia en componentes industriales clave como los semiconductores. Durante años, las empresas chinas han comprado depósitos de minerales estratégicos como el cobalto.

En el ámbito financiero, China ha creado una moneda digital que podría estar pronto lista para su uso transfronterizo, y un sistema de pagos conocido como CIPS que ofrece una alternativa al mecanismo Swift del que Rusia se ha quedado parcialmente fuera.

Esto ayudaría a las empresas chinas y a otras a eludir el sistema basado en el dólar en caso de que se produzca un ataque de sanciones, lo que sería probable si las fuerzas chinas atacan Taiwán, por ejemplo.

Es posible que el CIPS se utilice más pronto, a medida que aumenten las transacciones entre China y Rusia. Pero en la actualidad es un vehículo limitado para evitar las sanciones, con sólo 75 participantes, todos ellos sucursales de bancos chinos en el extranjero, y sin un equivalente al sistema de mensajería interbancaria de SWIFT, dijeron los analistas de Rhodium Group en un informe el jueves.

El Banco Popular de China también ha tratado de diversificar sus reservas de divisas y reducir el peso de los bonos del Tesoro de Estados Unidos, aunque sigue siendo el segundo mayor tenedor del mundo con US$1,1 billones.

China ha creado una moneda digital que el banco central insiste en que está preparada para su uso transfronterizo, y un sistema de pagos conocido como CIPS que ofrece una alternativa al mecanismo SWIFT. Fotógrafo: Andrea Verdelli/Bloombergdfd

En todo esto, sin embargo, el problema para China es que parte de una base muy baja.

Los esfuerzos por construir un sistema que compita con el del dólar y por fomentar un mayor uso de su moneda no han tenido mucho éxito. El renminbi representa poco más del 3% de los pagos mundiales a través de SWIFT y apenas un 2,7% de las reservas oficiales de divisas.

Edwin Lai, profesor de economía y director del Centro de Desarrollo Económico de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Hong Kong, afirma que no está claro qué puede hacer China para acelerar el proceso.

“El sistema monetario internacional tiene mucha inercia”, dijo Lai, que escribió un libro sobre el yuan titulado One Currency, Two Markets: China’s Attempt to Internationalize the Renminbi. (Una moneda, dos mercados: El intento de China de internacionalizar el renminbi en español).

Mundo dividido

Desde el punto de vista político, Estados Unidos y sus aliados europeos han reunido un gran apoyo mundial para su campaña diplomática y financiera contra Rusia. En el debate de urgencia celebrado esta semana en las Naciones Unidas, 141 países votaron a favor de condenar la invasión de Putin, mientras que 35 se abstuvieron. Sólo Bielorrusia, Siria, Corea del Norte y Eritrea votaron con Rusia, mientras que el resto se abstuvo.

El gobierno de Singapur dijo que impondría sanciones unilaterales contra Rusia, la primera vez en décadas que la ciudad-estado y centro financiero censura a una nación extranjera sin el respaldo del Consejo de Seguridad de la ONU. Suiza, tradicionalmente neutral, también lo ha hecho.

Pero hay importantes disidentes. Las principales economías de mercado emergentes, como México y Turquía, se han negado a sancionar a Rusia. Los países ricos en petróleo del Golfo Pérsico, como Arabia Saudí, quieren mantenerse neutrales. Lo mismo ocurre con la India, la economía de mayor crecimiento del mundo, que desde hace tiempo depende de Rusia como proveedor de armas.

Durante la visita de Putin en diciembre, India se comprometió a triplicar el comercio entre ambos países, y el gigante petrolero estatal ruso Rosneft firmó un importante acuerdo de suministro de petróleo.

¿Líneas de batalla? 
Las democracias representan una parte cada vez menor de la economía mundial, y se prevé que esta tendencia continúe. 
Azul: Libre
Rojo: Parcialmente libre
 Gris: No libredfd

Este estatus de neutralidad podría suponer un beneficio para los centros financieros que consigan mantenerse al margen de una contienda entre Occidente y sus principales rivales, según Branko Milanovic, profesor de economía de la City University de Nueva York y autor de Capitalism, Alone: The Future of the System that Rules the World (Capitalismo, solo: El futuro del sistema que gobierna el mundo en español).

Sostiene que el conflicto de Ucrania y la respuesta occidental apuntan a una fragmentación del capital, un mundo en el que el dinero no puede moverse tan libremente como lo ha hecho en el último medio siglo. Las empresas y los súper ricos, junto con los bancos centrales, buscarán lugares seguros para almacenar activos, fuera del alcance de los gobiernos que luchan en una guerra financiada.

El primer lugar de la lista de Milanovic es un lugar como Mumbai. “Es un gran centro financiero. India es un país democrático. India no tiene ningún historial de incautación de dinero, ni tiene ningún incentivo para hacerlo. No son parte de Occidente y, como vemos en la crisis de Rusia, Estados Unidos no puede dictar la política de India”.

Lazos que unen

Otra opinión es que son precisamente los profundos lazos económicos entre Estados Unidos y China los que evitarán un conflicto financiero o incluso militar más amplio entre ellos.

Este es el argumento de Angela Zhang, profesora de derecho y experta en el sistema jurídico chino de la Universidad de Hong Kong. China ya se ha visto obligada a enfrentarse al alcance de las sanciones de Estados Unidos y ha encontrado formas de resistir su impacto, afirma, citando la inclusión en la lista negra de los fabricantes de equipos de telecomunicaciones Huawei y ZTE (000063), que se enfrentaron a las sanciones de Washington contra Irán y Corea del Norte.

China tiene sus propios vínculos económicos con los aliados de Estados Unidos. Es fundamental para un importante acuerdo comercial, la Asociación Económica Integral Regional, que incluye a Japón, Australia y Nueva Zelanda, pero excluye a Estados Unidos.

Empresas estadounidenses como Apple y Tesla (TSLA) seguirán queriendo vender sus productos en los mercados de consumo de rápido crecimiento de China. Las cadenas de suministro entrelazadas, incluso después de los recientes embotellamientos y la inflación que alimentaron, ilustran la dependencia de Estados Unidos de China. La necesidad mutua significa que las cosas no deberían ir demasiado lejos.

“La interdependencia económica chino-estadounidense será la mejor salvaguarda para la paz”, dice Zhang.

Empresas estadounidenses como Tesla y Apple seguirán queriendo vender sus productos en los mercados de consumo de rápido crecimiento de China. Fotógrafo: Qilai Shen/Bloombergdfd

“Un error importante”

Algunos en Washington consideran que China cometió un error de cálculo al alinearse con Rusia, y se ha visto sorprendida por la fuerza de las contramedidas lideradas por Estados Unidos.

China ha cometido claramente un error geopolítico muy importante al unirse a Moscú en vísperas de esta invasión catastrófica”, afirma Jude Blanchette, experto en China del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales de Washington. “Su torpe respuesta de la última semana y media indica lo perdidos que están”.

Otros ven riesgos en la afirmación de Estados Unidos de su poder monetario. Aunque Estados Unidos y sus aliados han blandido “el martillo financiero más pesado que se nos ocurre”, no ha detenido el ataque militar de Rusia, dice Josh Lipsky, director del Centro de Geoeconomía del Atlantic Council.

El riesgo a largo plazo, según Lipsky, es que la guerra termine con Rusia ocupando toda o parte de Ucrania e instalando un gobierno títere. Eso plantearía dudas sobre la eficacia del despliegue de poderío financiero estadounidense de esta semana.

Hay razones históricas para que el mundo tema la división económica en campos rivales: es lo que sucedió en la década de 1930, presagiando la Segunda Guerra Mundial. Con los combates en Ucrania cada día más encarnizados y Rusia amenazando con movilizar su arsenal nuclear, los debates sobre los futuros acuerdos financieros siguen eclipsados por los acontecimientos en torno a Kiev y las demás ciudades asediadas de Ucrania.

“Todo el mundo está atrapado en las tensiones geopolíticas”, dice Andrew Sheng, asesor jefe de la Comisión Reguladora de Bancos y Seguros de China. “Todos somos perdedores de la trayectoria actual”.

Con la asistencia de Bjorn Van Roye.

Le puede interesar:

Las sanciones a Rusia ponen el foco en el Banco Central de China

China mantiene conversaciones con Ucrania y se aleja aún más de Rusia

China se distancia de Rusia e insta a proteger civiles en Ucrania

Este artículo fue traducido por Andrea González

PUBLICIDAD