Elecciones Colombia 2022

Fico Gutiérrez aprovecha malestar por la delincuencia para ganar votos en Colombia

El crimen y la seguridad siguen siendo su enfoque característico: es el primer tema mencionado en su manifiesto

El candidato presidencial Federico Gutiérrez ofrece un desayuno y un mitin de campaña
Por Matthew Bristow
05 de mayo, 2022 | 09:01 AM
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Precedido por un grupo de tamborileros de carnaval, Federico Gutiérrez y su comitiva avanzaban lentamente hacia un barrio obrero de Bogotá, mientras el ritmo de los tambores ahogaba los insultos gritados por grupos de espectadores.

Gutiérrez se postula para la presidencia de Colombia y los distritos más rudos de la capital son la base de su principal rival, Gustavo Petro. Pero el candidato conocido como “Fico” apuesta a que puede conquistar votantes en áreas como estas enfocándose en un tema que trasciende las clases: la delincuencia callejera.

“La gente esta mamada de que le roben o que la maten para robarle un celular, una bicicleta o un reloj”, dijo Gutiérrez a la multitud en el barrio de Suba, en el norte de Bogotá, esta semana. “Lo más importante es garantizar la seguridad”.

PUBLICIDAD
Federico Gutiérrez se toma una fotografía con simpatizantes durante un mitin de campaña en Bogotá el 3 de mayo.Fotógrafo: Nathalia Angarita/Bloombergdfd

Las elecciones del 29 de mayo en Colombia están siendo seguidas de cerca después de que el vecino Perú y luego Chile eligieran a presidentes de izquierda no convencionales en los últimos 12 meses, lo que muestra cómo las desigualdades agravadas por la pandemia están sacudiendo la política latinoamericana.

Colombia —que tiene la tercera mayor población de la región y es una de las economías de más rápido crecimiento— es el próximo calibrador del apetito de los votantes por la disrupción. El estatus del país como el aliado más fuerte de Washington en la región también puede depender del resultado.

Petro, de 62 años y exalcalde de Bogotá, es el favorito en una plataforma que se centra en un cambio radical al modelo económico de Colombia lejos del petróleo y el carbón. También quiere que los ricos paguen más impuestos y planea restablecer las relaciones con el Gobierno socialista de Venezuela.

PUBLICIDAD

Sin embargo, Gutiérrez —de 47 años e ingeniero civil de formación— está logrando avances, incluso con su promesa de tomar una línea dura con los delincuentes de todo tipo, desde las mafias del tráfico de cocaína hasta las barras bravas del fútbol. Las encuestas muestran que la elección se ha reducido a una contienda de dos.

Lo que está en juego es el modelo económico de libre mercado de Colombia, que estaría “bajo presión” si gana Petro, dijo Jorge Restrepo, director de CERAC, un grupo de investigación política con sede en Bogotá.

Gutiérrez quiere hacer algunos cambios al modelo en lugar de reformarlo. Al postularse para la coalición “Equipo por Colombia” de partidos conservadores y cristianos, su desafío es evitar ser catalogado como el candidato de continuidad en un momento en que la población de 50 millones está molesta y exige un cambio.

Si bien su apoyo está creciendo, no está claro si podrá superar el “enorme” nivel de descontento dirigido a la clase política de Colombia en general y al Gobierno nacional en particular, según Restrepo. “Él no es el candidato para ser una respuesta a eso”, dijo.

El año pasado, la nación estalló en semanas de disturbios por el intento del presidente saliente, Iván Duque, de aumentar los impuestos. Su Gobierno, que es ideológicamente similar a Gutiérrez, sigue siendo profundamente impopular. Aunque se pronostica que el crecimiento superará a todas las demás economías importantes de la región este año, el aumento de los precios de los alimentos ha agravado el hambre generalizada.

La solución de Gutiérrez es afirmar que, si bien Colombia necesita muchos cambios —aboga por mayores subsidios estatales a las personas mayores que viven en la pobreza, pavimentar más caminos rurales, aumentar el gasto en educación infantil— no puede permitirse el “salto en la oscuridad” que representa Petro.

PUBLICIDAD
Gustavo Petro en un mitin de campaña en Bogotá, el 4 de marzo.Fotógrafo: Nathalia Angarita/Bloombergdfd

Gutiérrez —exalcalde de Medellín, la segunda ciudad más grande de Colombia y de tendencia conservadora— combina su mensaje de mano dura contra el crimen con propuestas más progresistas de generosos cheques de asistencia social y pide a los padres que no golpeen a sus hijos.

Dado que la economía es el tema número uno para los votantes, Gutiérrez también abordó la inflación el martes y dijo que el aumento de los precios de los alimentos ha hecho que los alimentos básicos sean inasequibles para muchos y que las empresas deberían ayudar aumentando los salarios ahora que la economía se está recuperando.

Aun así, el crimen y la seguridad siguen siendo su enfoque característico: es el primer tema mencionado en su manifiesto. Ciertamente, Colombia es mucho menos violenta de lo que fue durante las guerras contra las drogas de la década de 1980 y el conflicto civil de la década de 1990. Pero todavía hay una producción de cocaína casi récord en el campo, que sigue siendo invadido por ejércitos privados ilegales, mientras que los habitantes de las ciudades sufren frecuentes atracos.

PUBLICIDAD

Bogotá representa aproximadamente una sexta parte de la población de Colombia y una cuarta parte de su producción económica, lo que la convierte en un campo de batalla electoral clave. También es una ciudad donde aproximadamente uno de cada seis residentes es víctima de un delito cada año, según la agencia nacional de estadísticas. Casi el 80% de los residentes considera que la ciudad es “insegura” o “muy insegura”, de acuerdo a una encuesta de Invamer del mes pasado.

“Por acá roban bastante”, dijo Alva Marina Velandia, una votante indecisa de 58 años que vende frituras y café en la calle en Suba. “Quitan los celulares. Lo rapan y salen a correr”.

PUBLICIDAD

Si bien puede parecer un territorio electoral prometedor para Gutiérrez, la capital ha tendido a respaldar a candidatos de izquierda en los últimos años, y muchos votantes dan la bienvenida a los llamados de Petro a la redistribución de la riqueza y una economía verde.

Gutiérrez saluda a los simpatizantes y residentes de Suba durante el mitin del 3 de mayo.Fotógrafo: Nathalia Angarita/Bloombergdfd

Una encuesta de la semana pasada mostró que Gutiérrez había reducido la brecha en las últimas semanas, pero que Petro aún ganaría por 52% a 45% en la segunda vuelta de junio.

Petro es más fuerte en Bogotá y en la costa Caribe, entre los votantes más pobres y los jóvenes. Gutiérrez es popular en Medellín y la región cafetalera occidental, así como entre los colombianos mayores que recuerdan la violencia extrema de los años 80 y 90, y agradecen sus llamados a una línea dura con la ley y el orden.

PUBLICIDAD

El enfoque en la seguridad de Gutiérrez ayuda a resaltar la pertenencia de Petro en esos años a la guerrilla conocida como M-19. Petro se desmovilizó hace más de tres décadas y adoptó la política democrática, pero eso sigue siendo un lastre potencial para su atractivo, especialmente entre el electorado de mayor edad.

Petro “no puede tomar el país porque él empinó las armas contra el pueblo colombiano y contra nuestras Fuerzas Armadas”, dijo Marta Lucía Varón, de 65 años, partidaria de Gutiérrez que siguió al candidato mientras caminaba entre las pequeñas tiendas y vendedores ambulantes en Suba. “No nos podemos arriesgar”.

PUBLICIDAD