Negocios

Grandes petroleras no están gastando en producción, prolongando crisis del crudo

Las cinco grandes petroleras han mantenido sus presupuestos de gastos de capital firmemente controlados

Shell, que obtuvo unos beneficios récord que superaron incluso la estimación más alta de los analistas, fue igualmente clara. En su primera serie de resultados como directora financiera, Sinead Gorman repitió una y otra vez que Shell se mantendría dentro de su rango de US$23.000 a US$27.000 millones.
Por Kevin Crowley y Laura Hurst
07 de mayo, 2022 | 01:09 PM
Tiempo de lectura: 6 minutos
Últimascotizaciones

Bloomberg — Las grandes petroleras están ganando cantidades históricas de dinero, pero las ganancias inesperadas no se están invirtiendo en nueva producción para ayudar a desplazar el petróleo y el gas rusos. En lugar de ello, los ejecutivos están recompensando a los accionistas, preparando al mundo para un mercado energético aún más ajustado en los próximos años.

Las cinco mayores compañías petroleras de Occidente ganaron en conjunto US$36.600 millones por encima de sus gastos en el primer trimestre, lo que supone unos US$400 millones diarios en efectivo sobrante. Fue el segundo flujo de caja libre trimestral más alto registrado y suficiente para relegar los miles de millones de dólares de pérdidas relacionadas con Rusia a meras notas a pie de página en sus recientes informes de resultados.

Las supermajores occidentales acaban de reportar su segundo mayor flujo de efectivo de la historiadfd

Los auges petrolíferos suelen provocar la búsqueda de una mayor producción, pero esta vez no. Las cinco grandes petroleras han mantenido sus presupuestos de gastos de capital firmemente controlados y han prometido que esta disciplina se mantendrá en los próximos años, incluso cuando los precios del petróleo han superado los US$100 por barril en todos los días, excepto en cinco, desde que Rusia invadió Ucrania en febrero.

PUBLICIDAD

Dado que la producción de los pozos disminuye de forma natural cada año y que los grandes proyectos tardan media década o más en entrar en funcionamiento, cualquier retraso en la expansión que se produzca ahora empujará la posibilidad de nueva producción aún más hacia el futuro.

“En ciclos anteriores de precios altos del petróleo, las grandes petroleras invertían fuertemente en proyectos de aguas profundas de ciclo largo que no verían la producción durante muchos años”, dijo Noah Barrett, analista principal de energía de Janus Henderson, que gestiona US$361.000 millones. “Ese tipo de proyectos están fuera de la mesa ahora mismo”.

En resumen, si los consumidores buscan que las grandes petroleras sustituyan la producción rusa con alguna urgencia, será mejor que busquen en otra parte.

PUBLICIDAD

La última vez que el crudo estuvo constantemente por encima de los US$100 el barril, en 2013, el gasto de capital combinado de las Grandes Petroleras fue de US$158.700 millones, casi el doble de lo que las empresas están gastando actualmente, según datos recopilados por Bloomberg. El grupo incluye a Shell Plc (SHEL), TotalEnergies SE, BP Plc (BP), Exxon Mobil Corp. (XOM) y Chevron Corp (CVX).

“La disciplina está a la orden del día”, dijo el martes a los analistas el director general de BP, Bernard Looney. La compañía londinense no ha cambiado sus planes de gasto de entre US$14.000 y US$15.000 millones para este año, y sus previsiones a medio plazo son de un máximo de US$16.000 millones, a pesar de la inflación de costes del 10% en algunas partes de su negocio.

Shell, que obtuvo unos beneficios récord que superaron incluso la estimación más alta de los analistas, fue igualmente clara. En su primera serie de resultados como directora financiera, Sinead Gorman repitió una y otra vez que Shell se mantendría dentro de su rango de US$23.000 a US$27.000 millones. “Nada ha cambiado en cuanto a nuestro marco de asignación de capital”, dijo.

El gasto de las grandes petroleras es la mitad que en 2013, cuando el crudo superó por última vez los 100 dólaresdfd

En lugar de gastar en nuevos proyectos, las empresas están optando por recompensar a los accionistas tras años de escasos rendimientos. Exxon, BP y TotalEnergies aumentaron la recompra de acciones, mientras que Chevron ya está recomprando cantidades récord de acciones.

Hay razones claras por las que las grandes petroleras deciden no gastar más. Las principales son la preocupación por el clima y la incertidumbre sobre la futura dirección de la demanda de petróleo. La presión ejercida durante años por los inversores, los políticos y los activistas del clima llegó a su punto álgido en los dos últimos años, cuando todas las grandes petroleras se comprometieron a alcanzar algún tipo de objetivo de cero emisiones para mediados de siglo. BP y Shell se posicionaron activamente para abandonar el petróleo y el gas a largo plazo.

Todas están sometidas a una presión adicional para mejorar los rendimientos, que se redujeron en la última década debido a los reventones de los costes y los bajos precios.

PUBLICIDAD

“Cualquier decisión de aumentar, apoyar o añadir nuevos proyectos fósiles hoy podría ver peligrar los rendimientos dentro de unos años”, dijo el analista de Banco Santander SA Jason Kenney. El cambio climático, los avances tecnológicos, como los coches eléctricos, y la rápida evolución de la política gubernamental en materia de emisiones son los principales riesgos actuales a la hora de decidir si se invierten miles de millones en un nuevo proyecto, dijo.

En este contexto, la inversión en el sector del petróleo y el gas se desplomó un 30% en 2020, mientras que el gasto del año pasado, de US$341.000 millones, fue un 23% inferior a los niveles anteriores a la pandemia, escribió el Foro Internacional de la Energía en un informe.

“Dos años seguidos de gran y abrupta falta de inversión en el desarrollo del petróleo y el gas es una receta para que los precios sean más altos y la volatilidad en esta década”, advirtió Joseph McMonigle, Secretario General del IEF.

PUBLICIDAD
Exxon y Chevron gastan más en rendimientos para los inversores que en produccióndfd

Este mensaje no ha caído bien entre los consumidores de todo el mundo. Desde Pakistán hasta París, miles de millones de personas sufren una crisis del coste de la vida alimentada en gran parte por los altos costes de la energía. En Estados Unidos, el presidente Joe Biden ha implorado a las compañías petroleras que reinviertan los beneficios del aumento de los precios del petróleo en más producción para ayudar a aliviar la escasez causada por la guerra de Rusia contra Ucrania. Algunos políticos estadounidenses y europeos han pedido que se aplique un impuesto sobre los beneficios de las empresas para ayudar a aliviar la carga de los consumidores.

Para ser justos, eso no significa que las empresas no estén invirtiendo en el crecimiento. Pero “se centrarán sólo en activos de bajo riesgo y alto rendimiento”, como el esquisto o la ampliación de los yacimientos en alta mar cerca de las operaciones existentes, según Kenney.

PUBLICIDAD

Exxon y Chevron, por ejemplo, están invirtiendo de forma agresiva para aumentar la producción en la cuenca de Permian, la mayor región petrolera de esquisto del mundo, con tasas de crecimiento previstas del 25% y el 15%, respectivamente. BP está impulsando la inversión en el esquisto estadounidense, pero la empresa no podrá aumentar la producción del Pérmico hasta que termine de construir dos grandes sistemas de recolección a finales de año.

Sin embargo, la mayor parte del crecimiento en el Pérmico compensará en gran medida los descensos en otras partes de la cartera global de las grandes empresas estadounidenses, en lugar de aumentar el total de barriles. La producción de Exxon en el primer trimestre, de 3,7 millones de barriles diarios, fue la más baja desde su fusión con Mobil a finales de los años 90. Juntas, Exxon y Chevron planean gastar más en recompras y dividendos este año que en producción.

“Durante mucho tiempo, los inversores y los políticos han dicho a la industria que necesitamos menos petróleo y los ejecutivos lo recuerdan”, dijo Barrett, de Janus Henderson. “Si el mundo necesita un millón de barriles más al día para aliviar los precios, no estoy seguro de dónde saldrá”.

PUBLICIDAD