Tiempos inciertos para los activistas.
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg Opinión — Mientras los usuarios de Twitter (TWTR) de todo el mundo se preparan para los cambios en su amada plataforma bajo la nueva propiedad, ningún grupo está más ansioso por las intenciones de Elon Musk que la gran e influyente comunidad de activistas por la democracia y defensores de los derechos humanos en Oriente Medio y el Norte de África. Y podría decirse que ningún otro grupo tiene más en juego.

Ciertamente, ninguno aprecia mejor el potencial de la plataforma, tanto para el bien como para el mal. Esta es la cohorte que proporcionó al mundo su primera demostración del poder de Twitter al utilizarlo, junto con Facebook (FB) y YouTube (GOOGL), para organizar una revolución: La Primavera Árabe de 2011-12, en la que el activismo en las redes sociales ayudó a derrocar a dictadores que llevaban mucho tiempo en el poder en Túnez, Egipto, Libia y Yemen.

PUBLICIDAD

Esta misma cohorte también ha soportado la peor parte de la contrarrevolución, en la que el antiguo establishment ha reafirmado su poder armando las mismas plataformas contra los críticos. En toda la región, los regímenes despliegan habitualmente ejércitos de trolls para acosar, abusar y desacreditar a los activistas (especialmente a las mujeres) y despliegan agencias de inteligencia para vigilar sus actividades en las redes sociales.

En los últimos años, la comunidad se ha esforzado por persuadir a plataformas como Twitter y Facebook para que establezcan políticas y mecanismos que protejan a los usuarios del acoso y mantengan sus datos personales a salvo del espionaje de gobiernos hostiles. Han tenido cierto éxito: Las plataformas dedican ahora recursos, aunque insuficientes, a reprimir el acoso. Twitter introdujo un programa especial, denominado Proyecto Guardián, para proteger las cuentas más vulnerables al trolling.

PUBLICIDAD

Así que no es difícil imaginar la consternación que han causado algunas de las declaraciones de Musk en las últimas dos semanas. Su sugerencia de que “todos los humanos reales” en Twitter sean autentificados pondría en peligro a los usuarios que confían en el anonimato para protegerse de la persecución, o peor, de regímenes maliciosos. Y su defensa, en nombre de la libertad de expresión, de las políticas de moderación de contenidos de Twitter es alarmante para quienes suelen ser objeto de discursos de odio.

Musk ha reconocido desde entonces que el anonimato es importante “para muchos”. Pero ha enturbiado el asunto en lugar de aclararlo al tuitear: “Por ‘libertad de expresión’, me refiero simplemente a la que coincide con la ley”. Como los activistas saben muy bien, los regímenes autoritarios hace tiempo que introdujeron leyes que criminalizan lo que los estados liberales consideran libertad de expresión.

PUBLICIDAD

Desde el punto de vista más caritativo, Musk es simplemente un ignorante de las realidades internacionales. Y no es el único. “Independientemente de la propiedad, el problema de Twitter (y de la mayoría de las grandes empresas tecnológicas con sede en Silicon Valley) es un enfoque centrado en Estados Unidos sobre lo que importan los derechos”, afirma Gissou Nia, director del proyecto de litigio estratégico del Atlantic Council. “Aunque Twitter ha hecho progresos en el acercamiento a las comunidades activistas de todo el mundo, sigue siendo un hecho que se prioriza a las audiencias de habla inglesa en cuestiones de moderación de contenidos y creación de funciones”.

Para sus admiradores, Musk no es culpable más que de ingenuidad en su autoidentificación como “absolutista de la libertad de expresión”. Pero los activistas señalan que su historial en este sentido no es, bueno, en absoluto. Musk puede ser irritante con las críticas que se le dirigen y no está por encima de la intimidación. Y cuando una de sus otras empresas, Tesla, fue criticada en las redes sociales chinas, el fabricante de automóviles pidió a Pekín que utilizara sus poderes de censura para bloquear algunas de las publicaciones.

PUBLICIDAD

No es de extrañar que muchos activistas sean pesimistas sobre las perspectivas de Twitter bajo la propiedad de Musk. “No habrá rendición de cuentas, ni transparencia, ni apoyo para los defensores de la justicia social que confiábamos en Twitter para tener algún tipo de impacto”, afirma la activista de derechos de Bahréin Maryam al-Khawaja. “Esto no sólo es desafortunado, también es peligroso y sienta un terrible precedente para el futuro de las Big Tech, que ya es muy sombrío”.

Muchos activistas dicen que se resisten a abandonar Twitter después de haber dedicado tanto tiempo y energía a convertirlo en un instrumento vital para su trabajo. “He tenido el cursor sobre la opción ‘desactivar tu cuenta’ varias veces, pero he dudado”, me dijo un defensor de la democracia. “Hay un icono de un corazón roto junto a esa opción, que es como me sentiría si llega el día en que tenga que dejar Twitter”. Pero, como muchos otros, dice que cerrará sus cuentas si Musk sigue adelante con ideas que “lo harían demasiado peligroso para gente como nosotros”.

PUBLICIDAD

Si hay un atisbo de esperanza de que no lo haga, puede residir en el hecho de que esas ideas serían malas para el negocio. David Kaye, antiguo relator especial de las Naciones Unidas para la promoción y protección del derecho a la libertad de expresión, señala que los activistas suelen tener un gran número de seguidores en países donde la plataforma aún tiene un gran potencial de crecimiento, en relación con los saturados mercados de Occidente. “Si Twitter socava su utilidad para sus usuarios más influyentes, se perjudicará a sí mismo”, afirma Kaye, que ahora es profesor de Derecho en la Universidad de California en Irvine.

En otras palabras, al igual que Instagram vela por los intereses de los influencers de alto perfil, Twitter debería esforzarse más por mantener a la comunidad de activistas de su lado.

PUBLICIDAD

Permitir que Twitter se convierta en una batalla campal ahuyentaría tanto a los anunciantes como a los activistas. Algunas marcas, preocupadas por la posibilidad de que la plataforma se convierta en un lugar más tóxico, han pedido a sus agencias que les orienten sobre la conveniencia de retirar sus anuncios. Twitter se ha puesto en contacto con las agencias para disipar estos temores. Musk ha dicho que le gustaría que la plataforma no dependiera excesivamente de la publicidad. Pero es difícil imaginar cómo podría sustituir los ingresos, que representaron alrededor del 90% de los más de US$5.000 millones que Twitter ingresó el año pasado.

Que Musk haga lo correcto por beneficios y no por principios es una paja muy fina a la que agarrarse para los que están ansiosos por el futuro de Twitter. Es un momento de nerviosismo para los activistas de todo el mundo.

PUBLICIDAD

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por Estefanía Salinas Concha.