Economía

¿La tributaria de Petro está inflada? Daría menos recursos de los que promete

El gobierno de Gustavo Petro busca recaudar $25 billones con la nueva reforma, sin embargo, expertos alertan que esa cifra no se lograría. ¿Y entonces?

¿La tributaria de Petro está inflada? Daría menos recursos de los que promete
12 de agosto, 2022 | 04:00 AM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bogotá — La reforma tributaria del gobierno de Gustavo Petro es una de las más ambiciosas en materia de recaudo al buscar $25 billones en 2023, pues en promedio las reformas recaudan $8 billones y solo la última de Iván Duque -la de 2021- daría más de $15 billones.

Síguenos en las redes sociales de Bloomberg Línea Colombia: Twitter, Facebook e Instagram

Según los cálculos del Ministerio de Hacienda, los $25 billones que daría la reforma tributaria del nuevo Gobierno se obtendrían de los siguientes impuestos: renta y patrimonio de personas naturales ($8,1 billones), recursos del uso del subsuelo del Estado ($7 billones), renta de personas jurídicas ($5,1 billones), tributos saludables y ambientales ($2,5 billones) y otras medidas como la eliminación de los días sin IVA y la modificación de rentas exentas de ganancias ocasionales ($2,2 billones).

PUBLICIDAD

¿Un recaudo muy optimista?

Pese a que el nuevo Gobierno apuesta a $25 billones de recaudo desde el próximo año, expertos consideran que la cifra podría ser optimista y se recaudaría mucho menos en 2023.

Si bien la reforma tributaria es ambiciosa si se compara frente años anteriores, en opinión de expertos del equipo de investigaciones económicas del Banco de Bogotá los recursos adicionales estarían sujetos a una volatilidad elevada, dada la dependencia con el precio de las materias primas, haciendo alusión principalmente a los ajustes en regalías y el impuesto a las exportaciones.

Así mismo, dicen los expertos del banco, “los ingresos por impuesto de renta en personas naturales se empezarían a evidenciar hasta 2024. Esto genera un sesgo bajista en la proyección de recaudo esperado con la reforma”.

PUBLICIDAD

Otro punto para tener presente corresponde a que en el documento no se es explícito los recursos que se destinarán al ajuste fiscal, a la inversión social y a la atención de los nuevos programas sociales del Gobierno; más allá que el Ministerio de Hacienda ha enfatizado en que se cumplirá la regla fiscal, exponen los analistas del Banco de Bogotá.

Un tercer punto para monitorear obedece también a la postura que tome el Gobierno frente al déficit del Fondo de Estabilización de Precios de Combustibles (FEPC) con los respectivos ajustes en el precio de la gasolina, pues en caso de no realizarlos, esto implicaría un desbalance alto que tendrá que ser cubierto con recursos fiscales, comentaron los expertos del banco.

Desde la visión de Germán Machado, docente de economía de la Unviersidad de los Andes, “es muy probable que la reforma recaude menos de los $25 billones anunciados. Muy seguramente, como es natural, en un trámite legislativo, la propuesta tendrá ajustes y tendrá que renunciar a parte de sus pretensiones. Es altamente probable que la limitación a las rentas exentas y deducciones de las personas naturales y las empresas deba moderarse, lo que impactará el recaudo esperado.

“De igual manera, la nueva posición del gobierno según la cual va a reconsiderar su articulado y va a mantener beneficios tributarios que antes había planteado desmontar también reducirá el recaudo esperado. En el trámite legislativo también es posible que algunas propuestas polémicas no sean avaladas por el Congreso, de forma que el recaudo final podría estar cercano a los $15 billones”, manifestó Machado.

Para Gabriel Angarita, economista y experto en temas tributarios, la reforma del Gobierno Petro podría recuadrar menos. “Varias de las propuestas dependerán del comportamiento de las empresas y hogares en respuesta a los cambios en impuestos, pueden cambiar las decisiones de inversión y de consumo, lo que podría afectar el crecimiento económico. Una empresa podría tomar una decisión de realizar menos inversiones el próximo año, lo que reduciría su utilidad y el pago de impuestos”.

Incluso en el caso de los impuestos a las exportaciones dependerá del precio del petróleo, una variable completamente impredecible”, añadió Angarita.

PUBLICIDAD

¿Petro tendrá que hacer otra tributaria?

Para Machado, incluso con un recaudo de $25 billones, el país seguirá necesitando nuevas reformas tributarias en el futuro. El déficit estructural no queda resuelto ni siquiera en ese escenario. “Como una parte del nuevo recaudo se destinará a nuevos programas de gasto, sólo una fracción mejorará el déficit fiscal y reducirá la deuda. Seguirá siendo necesario tramitar nuevas reformas en años por venir, aunque ojalá con menos frecuencia”.

En contraste Gabriel Angarita opina que “no necesariamente (se requerirá otra tributaria), la reforma aún no es del todo clara respecto a cuál será el uso de los recursos, en principio todos los recursos se utilizarían para aumentar las transferencias monetarias y la inversión. En caso de un menor recaudo se tendría que ajustar el gasto”.

PUBLICIDAD