Economía

¿Lo peor está por venir?: Así sentiría Colombia y su bolsillo la recesión global

Cada vez es más común que se hable de las amplias probabilidades de que el mundo entre en recesión económica, ¿qué tanto afectaría a Colombia?

¿Lo peor está por venir?: Así sentiría Colombia y su bolsillo la recesión global
13 de octubre, 2022 | 04:00 AM

Bogotá — El escenario de recesión económica en el mundo cada vez gana más probabilidades, distintos organismos y expertos creen que el 2023 será un año difícil para todos. Después de un 2022 con algunas economías creciendo a buen ritmo y altas tasas de inflación, en 2023 se moderaría la inflación pero vendrían otros problemas para la gente.

Síguenos en las redes sociales de Bloomberg Línea Colombia: Twitter, Facebook e Instagram

Como contexto, recientemente el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial advirtieron de mayores riesgos de una recesión global, a medida que una inflación más veloz lleva a los bancos centrales a subir sus tasas de interés, lo que impacta el crecimiento.

PUBLICIDAD

Mucho se habla de la recesión global, ¿pero por qué lados países como Colombia sentirían el impacto y eso cómo afecta al ciudadano de a pie? Para responder a esta pregunta Bloomberg Línea consultó a expertos en la materia.

Recesión global: así afectaría al país y a sus bolsillos

“Una posible recesión significa que las condiciones financieras globales son más complicadas y que veríamos una reducción en el precio de las materias primas. En una recesión, suele encarecerse el dólar, los inversionistas suelen buscar entornos seguros y el precio de productos como el petróleo y el carbón caen pues se reduce su demanda”, explicó Germán Machado, docente de economía de la Universidad de los Andes.

Lo anterior, tendría impactos en la economía colombiana, pues hay que recordar que gran parte de sus exportaciones dependen de materias primas como el petróleo. Además, si las economías grandes, socios importantes para Colombia, ven reducida su capacidad de compra por la recesión podrían demandarle menos productos al país y de esta manera impactar las exportaciones de otros bienes y servicios ajenos al petróleo.

PUBLICIDAD

No obstante, David Cubides, gerente de investigaciones económicas de Alianza Valores, explicó que aunque las exportaciones se moderarían, también es probable que las importaciones sean menores, razón por la que al final la recesión global no tendría tanta afectación en el PIB colombiano por esa vía, como si lo tendrían la moderación del consumo e inversión que tienen un papel preponderante en la economía nacional.

“Hay que tener muy presente que Colombia es una economía muy pequeña y todos los acontecimientos mundiales nos afectan, impactan, a través de diferentes canales, diferentes mecanismos, que al final del día se terminan traduciendo en menor crecimiento de la economía”,

Juan Pablo Espinosa, director de investigaciones económicas de Bancolombia.

Para los consumidores, las consecuencias de un menor crecimiento económico es que eso haría que las tasas de desempleo dejen de caer e incluso empiecen a crecer haciendo que en 2023 sea mucho más complejo encontrar empleo, pues las condiciones del mercado laboral serán más apretadas, comentó Cubides.

Desde la visión de Juan Pablo Espinosa, de Bancolombia, aunque el crecimiento de 2023 será inferior al de 2022 en Colombia, se espera que la inflación se mantenga alta durante buena parte del próximo año, lo cual complica el panorama aún más. Así las cosas, con una recesión global el ciudadano de a pie podría seguir experimentando un mayor costo de vida, sumado a una presión en los ingresos por unas posibilidades de empleo más limitadas que antes.

“Hoy la proyección es que Colombia no entrará en recesión en 2023, lo que le permitirá atraer mayor capital que otros países de la región”,

Germán Machado, docente de economía de los Andes.

Sin embargo Cubides, de Alianza Valores, añadió que “en la medida en que la actividad económica se empiece a resentir o enfriar, los precios deberían dejar de subir, estabilizarse o incluso podrían bajar por la ley de oferta y demanda pues al consumir menos deberían dejar de escalar los precios. Cambiamos de problema, pasaríamos de mantener inflaciones elevadas a un problema que tiene que ver más con el enfriamiento de la actividad económica que tendría repercusiones sobre desempleo”.

Por último Machado, de los Andes, expuso que “Colombia es el país con más alto crecimiento económico en la región (a más del doble de velocidad que el promedio mundial), así que la recesión global será un choque en la trayectoria pero encuentra a Colombia en una posición mejor que países vecinos”.

PUBLICIDAD