Tecnología

Los vehículos sin conductor serán un negocio de miles de millones

Muchas de estas empresas recaudaron decenas de miles de millones de dólares mucho antes de que su tecnología estuviera probada

Un asistente de la galería se sienta en el interior del coche conceptual sin conductor "Sedric" de Volkswagen.
Por Michael P. Regan, Hannah Miller and Vildana Hajric
21 de octubre, 2022 | 10:43 PM
Últimascotizaciones

Bloomberg — Las empresas que desarrollan coches autónomos y sus proveedores han invertido ya, en conjunto, unos US$75.000 millones en el desarrollo de esta tecnología, cuando apenas hay indicios de que los servicios de los coches de autoconducción vayan a generar ingresos significativos en un futuro, tras el alto gasto.

El panorama ha significado un desastre para Aurora Innovation, TuSimple Holdings Inc. (TSP) y Embark Technology, cuyas acciones se han hundido al menos un 80% este año.

No en vano, Intel Corp (INTC) acaba de recortar la valoración prevista para su negocio de conducción autónoma Mobileye a unos US$16.000 millones, una fracción de los más de US$50.000 millones que, según se dice, tenía en mente hace 10 meses.

PUBLICIDAD

Cruise, propiedad de General Motors Co (GM), recaudó dinero con una valoración de unos US$30.000 millones a principios del año pasado. En marzo, GM compró SoftBank Vision Fund a un precio que implicaba que la empresa valía unos US$19.000 millones.

Una pantalla que destaca la tecnología de conducción autónoma de Mobileye en el CES 2020.dfd

Esto es lo que ocurre cuando la nueva tecnología, que lleva mucho tiempo gestándose, se encuentra con la corta paciencia de los mercados públicos y la dura realidad de la subida de los tipos de interés. Muchas de estas empresas recaudaron decenas de miles de millones de dólares mucho antes de que su tecnología estuviera probada o sus negocios estuvieran cerca de ser autosuficientes.

El bombo y platillo de la última década y la caída de los últimos tiempos están poniendo en duda que los coches autoconducidos lleguen a funcionar. Anthony Levandowski, uno de los primeros pioneros de la autonomía de Google, que se marchó a Uber Technologies y fue posteriormente condenado por robo de secretos comerciales, dirige ahora una startup que desarrolla camiones autónomos para centros industriales. En un artículo de portada de la revista Businessweek de este mes, sostenía que los casos de uso menos complejos serán el camino a seguir en el futuro inmediato.

PUBLICIDAD

Adam Jonas, de Morgan Stanley (MS), que hace siete años atribuyó un enorme valor a un servicio de movilidad de Tesla Inc (TSLA) que todavía no se ha encontrado, dijo recientemente en una nota que la autonomía podría ser una propuesta de 10 o 20 años.

Las empresas del sector se ven ahora obligadas a contemplar medidas drásticas. El director ejecutivo de Aurora, Chris Urmson, envió un memorando interno en septiembre en el que planteaba la posibilidad de recortar costes, privatizar la empresa, desprenderse de activos o incluso intentar vender la compañía a Apple (AAPL) o Microsoft Corp. (MSFT).

Otras empresas han experimentado un alto grado de rotación. La consejera delegada de GM, Mary Barra, despidió a su homólogo de Cruise, Dan Ammann, a finales del año pasado. TuSimple sustituyó a su fundador y CEO Cheng Lu en marzo, y su consejero general James Mullen dimitió en septiembre. Waymo, propiedad de Alphabet Inc. (GOOGL), perdió el mes pasado a su director de producto, Dan Chu, que se fue a 23andMe.

Mientras los ejecutivos y los inversores se dirigen en algunos casos a las salidas, las empresas bien capitalizadas del sector están avanzando hacia nuevos mercados y proyectos. Cruise planea replicar su servicio de robo-taxi de San Francisco en Phoenix y Austin (Texas). Waymo empezará a ofrecer viajes en Los Ángeles y también ha estado transportando cerveza entre Dallas y Houston.

La startup Kodiak Robotics recaudó 30 millones de dólares en capital privado esta semana y llevó sus camiones de carga a lo largo de 8.000 millas desde Texas hasta Florida. Aunque había un conductor de prueba al volante, el humano cedió al robot el 94% del tiempo, según me dijo en una entrevista el director general y fundador de Kodiak, Don Burnette. La empresa está empezando a transportar muebles para Ikea.

Le pregunté a Burnette si Kodiak estará preparado para prescindir del conductor de seguridad en breve.

PUBLICIDAD

“Estamos bastante cerca”, dijo. “Parece que siempre decimos esto. Faltan un par de años”.

Puede que tarde aún más, pero que el mercado se equivoque con la autonomía no significa que nunca vaya a funcionar. La lección es que una tecnología tan radical como la conducción robótica siempre ha estado mejor en las incubadoras de audaces capitalistas de riesgo, no en las carteras de los operadores de bolsa de gatillo fácil.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD