EE.UU.

Biden advierte a petroleras que gravará ganancias “inesperadas” que no se reinviertan

Empresas que no demuestren que están reinvirtiendo en la producción, dijo el presidente, “van a pagar un impuesto más alto sobre su exceso de beneficios y enfrentarán otras restricciones”

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, pronuncia un discurso en la sede del Comité Nacional Demócrata en Washington, DC, Estados Unidos, el 24 de octubre de 2022. Foto de Yuri Gripas
Por Akayla Gardner, Jennifer Dlouhy y Kevin Crowley
31 de octubre, 2022 | 08:45 PM
Últimascotizaciones

Bloomberg — El presidente Joe Biden dijo que buscará imponer mayores impuestos a las compañías petroleras que registren ganancias “inesperadas” sin reinvertir en la producción, con los precios de la gasolina en EE.UU. todavía altos a una semana de las elecciones de medio término.

“La industria petrolera no ha cumplido su compromiso de invertir en Estados Unidos y apoyar al pueblo estadounidense”, dijo Biden el lunes. Calificó los beneficios de la industria como “una ganancia de guerra”.

Las empresas que no demuestren que están reinvirtiendo en la producción, dijo, “van a pagar un impuesto más alto sobre su exceso de beneficios y se enfrentan a otras restricciones.” Añadió que “trabajará con el Congreso para estudiar estas opciones que tenemos a nuestra disposición”.

PUBLICIDAD

En su breve discurso, Biden expuso una promesa que será casi imposible de cumplir. Muchos demócratas llevan más de una década buscando sin éxito un impuesto sobre los beneficios inesperados. Es probable que ninguna propuesta de este tipo se apruebe en el actual Senado, dividido a partes iguales entre demócratas y republicanos, y a menos que el partido de Biden obtenga ganancias inesperadas en las elecciones de la próxima semana, el GOP y los demócratas centristas podrán bloquearla en el futuro inmediato.

Pero la idea de imponer un impuesto a los beneficios de las compañías petroleras ha suscitado una renovada atención entre los progresistas del Congreso después de que los precios de la gasolina se dispararan a más de US$5 el galón este verano. Biden ha regañado repetidamente a las grandes petroleras por la combinación de precios altos en los surtidores y beneficios récord en los meses previos a las elecciones.

El senador Ron Wyden, demócrata de Oregón y aliado de Biden que preside la Comisión de Finanzas, encargada de redactar los impuestos, ha presentado una propuesta que establecería un nuevo impuesto federal sobre las compañías petroleras que registren un margen de beneficios superior al 10%.

PUBLICIDAD

El gobernador de California, Gavin Newsom, también ha propuesto un impuesto sobre los beneficios de las petroleras, cuyos ingresos se utilizarían para ofrecer descuentos y compensar el aumento de los costes energéticos para los consumidores.

El margen de beneficio neto de las tres mayores petroleras estadounidensesdfd

Los funcionarios de la Administración han sopesado otras medidas para animar a las refinerías de petróleo a mantener más gasolina y gasóleo dentro de EE.UU., en lugar de exportarlo, a medida que las reservas nacionales se reducen de cara al invierno. Podrían imponerse nuevas restricciones a la exportación de combustibles acabados, incluido el gasóleo, por vía administrativa.

Los grupos comerciales de la industria petrolera han argumentado que un impuesto sobre las ganancias inesperadas penalizaría la producción nacional de energía y combustible justo cuando Estados Unidos debería fomentar ambas cosas.

“La historia de un impuesto sobre los beneficios inesperados es clara: reducción de la producción nacional y aumento de la dependencia de los proveedores extranjeros”, dijo Anne Bradbury, directora del Consejo de Exploración y Producción de Estados Unidos, que representa a los productores de petróleo.

Chet Thompson, director de la Asociación de Fabricantes de Combustibles y Petroquímica de Estados Unidos, calificó la medida de maniobra política.

“Una vez más, el presidente está más preocupado por la postura política antes de las elecciones de mitad de período que por promover políticas energéticas que realmente beneficien al pueblo estadounidense”, dijo Thompson por correo electrónico. “Un impuesto sobre los beneficios imprevistos puede ser un buen reclamo, pero como política es mala para los consumidores. Es probable que desincentive la producción de combustible y empeore las cosas para los conductores”.

PUBLICIDAD

Los ejecutivos del sector petrolero afirman que hay un límite a lo que pueden hacer para reducir los precios a corto plazo. Los grandes proyectos requieren años de planificación y desarrollo y deben ofrecer una rentabilidad atractiva a largo plazo, con el apoyo de políticas energéticas coherentes. Un impuesto sobre los beneficios inesperados podría privarles de capital para dirigirlo a nuevas perforaciones.

El director general de Chevron, Mike Wirth, advirtió que un impuesto sobre los beneficios extraordinarios o la prohibición de las exportaciones sería “corto de miras”, ya que disuadiría de invertir en energía. “Normalmente, si quieres menos de algo, lo gravas”, dijo en una entrevista con Bloomberg TV.

Las grandes petroleras obtienen beneficios récord tras la invasión rusa de Ucraniadfd

La propuesta de Biden se asemeja a las medidas que los políticos de toda Europa, y de algunos otros países como la India, están imponiendo a las empresas que obtienen beneficios récord de los combustibles fósiles y la generación de energía. En la mayoría de los casos, esos gobiernos utilizan el dinero recaudado con los impuestos extraordinarios para ayudar a subvencionar las crecientes facturas energéticas de los hogares.

PUBLICIDAD

Los críticos de estos planes dicen que disuadirán a las empresas de hacer el tipo de inversiones que son cruciales para aumentar la oferta y mantener los precios bajos en el futuro, una acusación que puede tener más fuerza en Estados Unidos, que a diferencia de la mayoría de los países europeos es un gran productor de petróleo y gas.

Según el Servicio de Investigación del Congreso, en 1980 se aprobó un impuesto sobre los beneficios extraordinarios de la industria petrolera, que generó unos US$80.000 millones de ingresos brutos en los ocho años siguientes.

PUBLICIDAD

Sin embargo, esos ingresos adicionales pueden haberse producido a expensas del desarrollo petrolero nacional; los analistas del CRS afirmaron que la producción de crudo de EE.UU. se redujo hasta en un 8% durante el mismo periodo de tiempo, incluso cuando EE.UU. se hizo más dependiente de las importaciones extranjeras.

Los elevados costes de la energía y su efecto sobre la inflación están debilitando las perspectivas de los demócratas de cara a las elecciones legislativas del 8 de noviembre. La votación determinará si el partido mantiene sus actuales mayorías en la Cámara y el Senado. Los estadounidenses siguen considerando la economía y la inflación como sus principales prioridades en las encuestas.

Biden ha pedido a las empresas que inviertan más en producción fresca durante la mayor parte de este año. Pero Exxon Mobil Corp. (XOM), Chevron Corp. (CVX), Shell Plc (SHEL) y TotalEnergies SE (TTE) van camino de entregar casi US$100.000 millones anuales a los accionistas en recompras y dividendos mientras reinvierten sólo US$80.000 millones en sus negocios principales este año, según datos recopilados por Bloomberg.

PUBLICIDAD

Las cinco mayores petroleras del mundo occidental ganaron más de US$60.000 millones en el segundo trimestre, superando en casi un 50% el anterior récord establecido en 2008. El viernes, Exxon anunció que incluso había superado su récord de resultados en el segundo trimestre al ganar US$19.000 millones en sólo tres meses.

El director general de Exxon, Darren Woods, consideró la semana pasada que el dividendo de la compañía responde a la exigencia de Biden de devolver los beneficios a los consumidores estadounidenses, aunque los pagos van sólo a los accionistas de la empresa.

“En Estados Unidos se ha hablado de que nuestra industria devuelva parte de sus beneficios directamente al pueblo estadounidense”, dijo Woods. “Eso es exactamente lo que estamos haciendo en forma de nuestro dividendo trimestral”.

PUBLICIDAD

Biden respondió en un tuit: “No puedo creer que tenga que decir esto, pero dar beneficios a los accionistas no es lo mismo que bajar los precios para las familias estadounidenses”.

--Con la ayuda de Jenny Leonard, Ari Natter, Ben Holland y Josh Wingrove.

PUBLICIDAD