Arabia Saudita
Tiempo de lectura: 5 minutos

Mientras tanto, países y empresas se precipitan por conseguir las materias primas necesarias para fortalecer sus respectivas cadenas de suministro y afrontar la accidentada transición de la energía, Arabia Saudita intenta imponerse. Tiene una posibilidad concreta, sobre todo ante el creciente malestar por su dependencia con respecto a China. Pero, ¿están dispuestos los inversionistas a confiar?

Con una inversión de 11.950 millones de riyales (US$3.200 millones), su fondo soberano y su minera nacional crearán un nuevo fondo que se dedicará a invertir en todo el mundo en minerales como el cobre, níquel y litio, con una participación minoritaria y no operativa. La creación de la empresa se anunció en el Foro Anual de Minerales del Futuro de Arabia Saudí, donde se reunieron la semana pasada algunos gigantes como BHP Group Ltd (BHP)., Rio Tinto Plc (RIO) a Ivanhoe Mines Ltd. (IVN), y autoridades de EE.UU. y el Reino Unido.

PUBLICIDAD

El Reino aspira a ser un centro global de la minería y a hacer del sector un elemento crucial de su economía. Este nuevo organismo realizará inversiones de hasta US$15.000 millones en compañías y activos de todo el planeta con el fin de garantizar el abastecimiento para uso interno. Arabia Saudí ha promovido el desarrollo de empresas no petroleras, como la industria manufacturera, y su economía es actualmente una de las de mayor crecimiento del G-20, con una gran expansión de los sectores no petroleros.

El interés gubernamental por hacerse de las materias primas es acertado y está bien orientado, sobre todo teniendo en cuenta la desorganización de las cadenas de suministro y las crecientes presiones normativas en torno a las emisiones. La importancia fundamental, aunque endeble, de China dentro de la economía global ha forzado a las compañías a explorar distintas opciones. ¿Qué fuentes de suministro pueden encontrar fuera de China? Por todo el planeta, se cierne la amenaza de la falta de minerales esenciales y las inversiones tecnológicas para potenciar o agilizar la producción están siendo lentas. Entre tanto, las principales empresas del sector para la transición energética, como las instalaciones solares, las de hidrógeno electrolítico, las baterías para VE y las de captura y almacenaje de carbono, precisan muchos metales. Aunque existen políticas como la Ley de Reducción de la Inflación estadounidense, que tratan de reorganizar el sector manufacturero de Estados Unidos y han desatado un auténtico boom de construcción de fábricas, la consecución de los recursos todavía no ha logrado atraer el dinero real.

PUBLICIDAD

Entonces, mientras el príncipe heredero Mohammed bin Salman, o MBS, está en lo que será la mayor necesidad y oportunidad para el mundo en las próximas décadas, no será fácil de ejecutar. Este no es el escepticismo habitual en torno a una visión elevada; se trata más de ejecutivos corporativos hastiados y su capacidad para asumir riesgos.

Y aquí está el problema: no importa qué tan rico o bien dotado esté el reino, necesitará inversionistas extranjeros y capital para ayudar con las transferencias de tecnología, la estrategia comercial y la productividad. Mientras miran y hablan, nadie golpea el suelo a lo grande, por ahora.

PUBLICIDAD

Atraer inversión extranjera directa podría ser el mayor desafío de Arabia Saudita. El plan económico Vision 2030 de MBS espera aumentar la contribución de la IED (Inversión extranejra directa) al producto interno bruto del 0,7% actual al 5,7%. El capital extranjero en Arabia Saudita creció considerablemente en 2021, en gran parte debido a un acuerdo de oleoducto de US$12,400 millones por parte de la compañía petrolera estatal Saudi Arabian Oil Co., o Aramco. Pero aún no se han anunciado grandes proyectos que tarden años en traducirse en beneficios. Las corporaciones multinacionales rondan, firman memorandos de entendimiento y realizan visitas, pero el dinero no llega al suelo.

Los formuladores de políticas y las empresas deben sopesar los riesgos de acumularse en una región repleta de riqueza, pero que se encuentra en la encrucijada de las tensiones geopolíticas y económicas. En los mercados emergentes, la IED intensiva en capital viene con años de compromisos de efectivo y préstamos contractuales, lo que agrega capas de costos y complejidades. ¿Pueden los retornos de la inversión en Arabia Saudita compensar los riesgos que están tomando las empresas? ¿Y podrían cambiar las reglas antes de que cosechen el lado positivo? Los proyectos mineros de miles de millones de dólares requieren la aprobación de las partes interesadas y son más difíciles de comprometer; los accionistas públicos no necesariamente quieren esperar los rendimientos a largo plazo y están menos entusiasmados con los grandes gastos. En su apogeo hace más de una década, el gasto en el sector totalizó casi US$150.000 millones, pero se espera que caiga en US$11.000 millones este año a nivel mundial.

PUBLICIDAD

Atraer IED finalmente se convierte en un ciclo autocumplido: una vez que un país o provincia alcanza una masa crítica, es más fácil atraer más. Las políticas preferenciales como los incentivos fiscales y las zonas de libre comercio ayudan, tanto para las empresas nacionales como para las extranjeras. Se activan las economías de escala y aumentan las eficiencias. Sin embargo, llegar a ese nivel de inversión es un requisito.

Incluso cuando los principales mineros y empresas del mundo acudían en masa a Riad, pocos hablaron de abrir camino en los grandes proyectos que requiere la minería. Barrick Gold Corp. (GOLD) y Saudi Arabian Mining Co., conocida como Maaden, anunciaron que estaban estableciendo dos empresas conjuntas de exploración. Maaden contribuirá inicialmente con US$7,6 millones. La minera del reino también anunció un acuerdo de US$126 millones con Ivanhoe Electric Inc. Mientras tanto, el Reino Unido no fue mucho más allá de un compromiso flexible, y su secretario de estrategia comercial, energética e industrial, Grant Shapps, señaló que nunca se puede depender demasiado de una sola nación y por qué necesita socios como Arabia Saudí.

PUBLICIDAD

La experiencia de China en la atracción de IED muestra que la inversión centrada en el país está impulsada en gran medida por el tamaño y el crecimiento de la economía. Otros factores importantes como los costos laborales y la infraestructura también son determinantes cruciales. El país sigue siendo uno de los mayores receptores a pesar de las dudas sobre las estructuras de gobierno y los marcos legales. Sin embargo, se había construido a sí mismo como la fábrica del mundo y ofrecía su profunda destreza de fabricación.

Para Arabia Saudita, la apertura es un gran paso, al igual que recibir invitaciones a empresas extranjeras, pero tendrá que averiguar si puede brindarles a los inversores extranjeros una oportunidad lo suficientemente grande. Esas matemáticas valen la pena.

PUBLICIDAD

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com