Caída de materias primas indica que la desinflación se consolida por ahora

Un entorno económico mundial que roza la recesión, la desaceleración industrial europea y un rebote menos fuerte que lo previsto en China tras su reapertura, factores clave para ello

Cobre
Por Carolynn Look - Enda Curran
01 de junio, 2023 | 05:24 AM
Últimas cotizaciones

Bloomberg — Los precios de varios productos básicos, desde el cobre hasta el trigo, pasando por el gas natural, están cayendo con fuerza, lo que supone un ansiado respiro entre los consumidores golpeados por la escalada de precios del 2022.

La escasez de productos básicos desencadenada por la invasión de Rusia a Ucrania ha experimentado un drástico giro: un índice de Bloomberg ha descendido más de un 10% desde inicios del 2023, alcanzando su punto más débil desde 2021. La tendencia desinflacionista se ve influida por un entorno económico mundial que roza ya la recesión, la desaceleración industrial europea y un rebote menos fuerte que lo previsto en China tras su reapertura.

Los menores costos de energía, metales y cultivos podrían llevar alivio a los consumidores

Para las familias y los negocios, las ventajas comienzan a manifestarse con la caída de las tasas de inflación, aliviando así la presión de la banca central para que continúe subiendo enérgicamente los costos de endeudamiento. No obstante, determinados precios están resultando más inflexibles, y no se sabe con certeza cuánto durarán las tensiones a la baja, lo que restringirá el alivio de la presión sobre el costo de vida.

“El descenso de los precios de los productos básicos podría obedecer a la tímida recuperación china, a la recesión estadounidense en ciernes y a la caída de la oferta europea”, señaló Carsten Brzeski, responsable mundial de macroeconomía de ING. “Es realmente factible que se transforme en una desinflación pasajera”.

PUBLICIDAD

Los precios de la energía han estado a la vanguardia de la caída de las materias primas de este año, particularmente en Europa, donde los futuros del gas natural se han desplomado cerca de dos tercios este año después de alcanzar récords el verano pasado.

VER +
Recuperación de China pierde velocidad y eso alerta a los mercados globales

Incluso el petróleo y sus derivados se han vuelto más baratos, a pesar de un acuerdo de los países productores para frenar la producción de crudo. Los precios del diésel en EE.UU. han caído más de un 30% desde su máximo de 2022, lo que brinda alivio a los camioneros, agricultores y consumidores en la economía más grande del mundo.

En España, la inflación se desaceleró más de lo previsto en mayo debido a la caída de los costos del combustible y la moderación del crecimiento de los precios de los alimentos. También se espera que el crecimiento de los precios de la zona del euro, que se publicará el jueves, se haya enfriado drásticamente.

PUBLICIDAD

La gran pregunta es cuánto más se debilitarán esas tasas antes de estabilizarse. Incluso si los costos de las materias primas caen, otros insumos, en particular los salarios, pueden ser mucho más lentos de seguir.

Inflación

Pero por ahora los precios de los insumos parecen estar bajando en gran medida. Además de eso, las interrupciones en la cadena de suministro que afectan a gran parte de la economía mundial también han comenzado a disminuir, y las tarifas de flete de contenedores se han derrumbado.

En China, un repunte post-Covid-19 que se desvanece está limitando las presiones de los precios sobre los metales. El níquel se ha desplomado un 30% este año y el zinc ha bajado más de un 20%. El cobre también ha disminuido en las últimas semanas.

“La recuperación en China se ha bifurcado mucho más en los servicios que en la demanda industrial, lo que realmente ha impactado a los metales industriales”, dijo Rebecca Babin, comerciante sénior de energía en CIBC Private Wealth. “También hay una salida de gran alcance de dólares de inversión lejos de las materias primas debido a las tasas más altas y la incertidumbre sobre el crecimiento global”.

Para los consumidores, las facturas obstinadamente altas de los alimentos siguen siendo un peso enorme en los presupuestos familiares en muchas partes del mundo, pero hay señales de que la inflación de los alimentos también podría perder impulso.

Los futuros del trigo se han reducido a más de la mitad desde el máximo histórico del año pasado. Rusia y la Unión Europea, los dos principales exportadores, están listos para cosechas excelentes en 2023, amortiguando los déficits provocados por la guerra en Ucrania.

Brasil está recolectando sus mayores cosechas de maíz y soja en los registros, moderando las facturas de alimentación de las manadas de pollos y cerdos. Y los precios del aceite vegetal han caído drásticamente.

PUBLICIDAD

Los restaurantes y los minoristas están empezando a tomar nota. La semana pasada, el director financiero de la cadena de hamburguesas de EE.UU. Red Robin Gourmet Burgers Inc. (RRGB) dijo en una llamada de ganancias que la inflación de las materias primas fue menos fuerte de lo esperado en el primer trimestre y debería continuar moderándose. El jefe de BJ´s Wholesale Club Holdings Inc. (BJ) dijo que el minorista ha “visto una desinflación en todo el negocio”.

La forma en que esto se traduce en última instancia en los precios minoristas es menos sencilla, dado que los productos básicos agrícolas son solo una parte. El transporte, la mano de obra y otros costos también juegan un papel importante, y la mayoría de las empresas de consumo compran varios meses de suministro por adelantado.

Espero que los precios de los alimentos bajen en los próximos seis meses, ese es sin duda el pronóstico aquí en los Estados Unidos”, dijo Joseph Glauber, investigador principal del Instituto Internacional de Investigación de Políticas Alimentarias con sede en Washington. “Todas las señales en el lado de los productos básicos aún apuntan a precios esencialmente más bajos para fin de año con la nueva cosecha. Solo está tomando un tiempo para que esta inflación a nivel del consumidor disminuya”.

VER +
Bailey advierte del riesgo de persistencia de la inflación en el Reino Unido

Lo que dice Bloomberg Economics...

A principios de año, la creciente recuperación de China de los bloqueos de Covid-19 generó temores de un impulso inflacionario en EE.UU. y Europa, transmitido a través de los precios de las materias primas. Dirigiéndose hacia mediados de año, el impulso decreciente de China significa que el impulso va en la otra dirección. Esas son buenas noticias para la Fed y el BCE, aunque la parte más difícil de su desafío, luchar contra el aumento de los salarios y la inflación subyacente estancada, sigue sin hacerse”.

PUBLICIDAD

Tom Orlik, economista jefe

Aun así, es demasiado pronto para anunciar el final de la crisis del costo de vida todavía, particularmente porque la inflación podría bajar más lentamente de lo que implicarían los precios de las materias primas. Goldman Sachs Group Inc. (GS) todavía espera que las materias primas vuelvan con fuerza en caso de que las preocupaciones por la recesión resulten estar fuera de lugar.

PUBLICIDAD

También está la cuestión de si las empresas trasladarán los costos más bajos de las materias primas. Los minoristas se resisten a bajar los precios una vez que los suben, por lo general esperan hasta que haya señales de que el cambio será duradero.

También ha habido acusaciones de la llamada “inflación codiciosa”, donde las empresas se aprovechan y aumentan los precios más que los costos, aunque algunos cuestionan si eso en realidad ha estado elevando las tasas de inflación.

Además de eso, muchos productos clave todavía tienen precios muy por encima de los niveles anteriores a la invasión de Ucrania por parte de Rusia. Para algunos, no está claro cuánto más disminuirán y cuánto generarán tales movimientos pérdidas adicionales en el impulso de la inflación.

PUBLICIDAD

“El proceso de desinflación, como todo lo demás, es muy desigual”, dijo Tom Halverson, director ejecutivo de CoBank, un banco cooperativo que trabaja con empresas rurales en todo Estados Unidos. “Los precios siempre son más rígidos hacia abajo que hacia arriba; lleva mucho más tiempo y es mucho más difícil exprimir la inflación”.

Con la asistencia de Michael Hirtzer, Devika Krishna Kumar, Chunzi Xu, Agnieszka de Sousa, Megan Durisin, Jasmine Ng, Anne Riley Moffat y Jack Farchy.

Más en Bloomberg.com