Petrolera Shell archiva en silencio un plan radical para reducir su huella de carbono

Este retroceso refleja el renovado compromiso de su CEO con el negocio del petróleo y el gas, fuente de la mayoría de los beneficios de la compañía

Shell
Por Alastair Marsh - Will Mathis
01 de septiembre, 2023 | 03:09 AM
Últimas cotizaciones

Bloomberg — A los seis meses de su nombramiento como CEO de Shell Plc (SHEL), Wael Sawan abandonó sin hacer ruido el mayor proyecto empresarial del planeta para el desarrollo de compensaciones de carbono, es decir, proyectos medioambientales concebidos para neutralizar los efectos de las emisiones de dióxido de carbono sobre el calentamiento global.

En el mes de junio, Sawan presentó durante un evente de inversionistas una renovada estrategia para la empresa petrolera de Europa, que contemplaba el recorte de costes y la intensificación de las actividades generadoras de beneficios, como el petróleo y el gas.

Igualmente importante fue lo que no dijo: no mencionó en absoluto el compromiso anterior de la compañía de gastar hasta US$100 millones anuales para crear una reserva de créditos de carbono, como parte de su compromiso de reducir a cero sus emisiones para el año 2050.

Wael Sawanendfd

Los objetivos del programa de compensación se han eliminado, confirmó la compañía, así como el proyecto de conseguir la enorme cantidad de 120 millones de créditos de carbono al año para el final del decenio mediante proyectos de captura de carbono con los árboles, las hierbas y otros recursos de la naturaleza, gran parte de los cuales los desarrollaría la propia Shell.

PUBLICIDAD

Esto representaría alrededor del 10% de sus emisiones. La compañía no ha publicado ningún nuevo compromiso en materia de compensación de emisiones ni ha concretado la forma en que prevé alcanzar sus compromisos climáticos en el futuro.

Este retroceso refleja tanto el renovado compromiso de Sawan con el negocio del petróleo y el gas, fuente de la mayoría de los beneficios de la compañía, como el reconocimiento de que los antiguos objetivos eran sencillamente irrealizables.

Durante los últimos dos años, Shell prácticamente no ha hecho nada. Se gastó US$95 millones, o sea menos de que la mitad de su presupuesto inicial, en la construcción o en la inversión en una serie de proyectos relacionados con el carbono, desde el oeste de África hasta la Amazonia de Brasil y los campos de cultivo australianos. No han generado apenas compensaciones, y Shell tuvo problemas para hallar los proyectos que se ajustaran a sus normas de calidad.

PUBLICIDAD

Es una nueva crítica condenatoria a las compensaciones, que se han convertido en una " solución climática " importante aunque controvertida para la mayoría de las grandes empresas: Bloomberg New Energy Finance estima que el mercado voluntario de carbono, que hoy asciende a unos US$2.000 millones, podría crecer hasta US$950.000 millones en 2037.

Hasta ahora, gran parte de las críticas se han centrado en la calidad. Muchas investigaciones , incluidas varias de Bloomberg Green, han descubierto que muchas compensaciones no brindan los beneficios ambientales que prometen. Shell se propuso resolver ese problema, con requisitos estrictos, mucho dinero y más de un siglo de experiencia en ingeniería, y rápidamente aprendió que centrarse en la calidad limitaba el suministro. Podría tener buenas compensaciones, o muchas, pero no ambas.

“Es realmente difícil conseguir escala a partir de créditos de alta calidad”, afirmó Gilles Dufrasne, responsable de políticas de carbono de Carbon Market Watch . “Las dos fuerzas” (volumen y calidad) “trabajan una contra la otra”.

VER +
Mercado de carbono se abre paso para ser aliado de metas ambientales en Colombia
Ecologistasdfd

Flora Ji, una veterana de 17 años en Shell, ha dirigido las operaciones de “soluciones basadas en la naturaleza” de la compañía desde 2021. En una entrevista antes de que Sawan descartara el objetivo oficial de 120 millones de compensaciones por año, dijo que todos sabían que era un gran número, un alcance. Mientras tanto, el mercado de carbono no se había expandido lo suficientemente rápido como para satisfacer la creciente demanda, afirmó. “No tuvo ese tipo de crecimiento enorme y exponencial que esperábamos”.

Ji se negó a responder más preguntas después de que Sawan anunciara la nueva dirección de la empresa. Un portavoz de Shell destacó la posición oficial de la compañía de que “el aumento en la demanda de créditos de carbono debe ir acompañado de la necesidad de calidad”, y continuó diciendo que “no estamos de acuerdo con que exista un desajuste entre la necesidad de cantidad de créditos de carbono a nivel internacional y la capacidad de los desarrolladores de proyectos para cumplir con los estándares de calidad”.

La inspiración de Shell para construir una sólida cartera de compensaciones provino de un artículo publicado por Nature Conservancy en 2017. La organización ambientalista, que también desarrolla y vende compensaciones, descubrió que la preservación y restauración de la naturaleza podría absorber más CO2 de lo que se pensaba anteriormente, suficiente para desempeñar un papel importante para limitar el calentamiento global y por un precio mucho más bajo que otras soluciones propuestas.

Esa investigación, junto con la creciente presión de los inversores sobre las empresas para que redujeran su huella de carbono, llevó a Shell a buscar un suministro constante de compensaciones. Simplemente comprar créditos es complicado: los proyectos de carbono están ligeramente regulados y son controvertidos, y los negocios principales de Shell ya la convierten en un objetivo popular de los activistas ambientales. Su equipo de soluciones basadas en la naturaleza quería evitar ofrecer más material para el molino.

PUBLICIDAD

“La única manera de garantizar un suministro suficiente de créditos de la calidad adecuada en el momento adecuado y a un precio aceptable es tener un equipo interno y construir su propio canal de suministro”, dijo Anaïs Bach, ex jefa de operaciones de El negocio de soluciones basadas en la naturaleza de TotalEnergies SE (TTE), que ahora dirige una startup centrada en el carbono. “Esto es más apremiante para las compañías petroleras, ya que existe un temor subyacente de que los proyectos de carbono se muestren reacios a trabajar con ellas en el futuro”.

Cero netodfd

Shell esperaba sorprender a sus críticos, incluso a aquellos que han dicho que sus proyectos de carbono equivalen a “una estafa peligrosa“. La empresa empezó a desarrollar compensaciones en 2018 y, cuando fijó su objetivo de 120 millones tres años después, codificó sus criterios de calidad . Se necesitaría un enfoque conservador en la deforestación estimada para garantizar que no esté inflando el impacto de la protección. Cuestionaría la gestión a largo plazo de un proyecto mucho después de que se hayan emitido los créditos. Dividiría de manera justa los ingresos con los socios locales y abordaría cuestiones sobre la adicionalidad o si Shell se estaba atribuyendo el mérito de las reducciones de carbono que se habrían producido de todos modos.

“En aquel entonces, el mercado no prestaba suficiente atención a la calidad”, afirmó Ji, de Shell. “La calidad, la integridad y el uso responsable de los créditos: estos son los requisitos previos para la credibilidad y la sostenibilidad de los mercados de carbono”.

Como ejemplo del enfoque de Shell, antes de aceptar financiar un esfuerzo de reforestación de 10.000 hectáreas en Filipinas, cuestionó los modelos utilizados por académicos de la Universidad de Sunshine Coast de Australia para proyectar la posible mitigación de carbono del proyecto. Shell también realizó verificaciones de antecedentes de los líderes de las organizaciones locales adscritas al proyecto, en busca de signos de corrupción o actividad criminal.

PUBLICIDAD

“El nivel de esa investigación me aseguró que se estaban tomando muy, muy en serio la ética y el cumplimiento”, dijo John Herbohn, director del Centro de Investigación de Bosques Tropicales y Personas de la USC y coordinador del Proyecto Tarsier. “Eso me envió el mensaje de que se tomaban en serio la idea de hacer las cosas bien”.

“Si simplemente buscáramos maximizar el número total de créditos, habríamos hecho las cosas de manera diferente”, agregó, señalando la decisión de plantar árboles que en su mayoría son nativos de la región, a pesar de que las especies importadas crecerían más rápido y comenzarían a crecer. almacenar carbono antes.

PUBLICIDAD

Shell y USC acordaron los términos de su asociación en 2022, casi tres años después de que iniciaron las conversaciones; Se necesitaron otros seis meses para empezar a plantar árboles. Y Herbohn anticipa que en la primera década se producirá un máximo del 20% del total de créditos, y que las compensaciones restantes se distribuirán a lo largo de las dos décadas siguientes .

Existen “obstáculos estructurales obvios e inevitables” que limitan este tipo de proyectos, dijo Rich Gilmore, CEO de la gestora de inversiones Carbon Growth Partners en Melbourne. “No importa cuánta gente se dedique a esto, cuánto dinero se invierta o cuán altos sean los precios del carbono, no se puede hacer que los árboles crezcan más rápido ni que los microbios del suelo trabajen más”.

Ji, de Shell, no es ajena a estas tensiones. Dijo que los proyectos basados en la naturaleza pueden tardar entre tres y siete años en comenzar a emitir créditos, dependiendo de las metodologías subyacentes para la medición del carbono.

PUBLICIDAD

Esto es ciertamente cierto en las Tierras Altas de Escocia , donde Shell se ha asociado con la agencia gubernamental responsable de gestionar los bosques de Escocia para plantar más de un millón de árboles. En julio, cuatro años después de que se anunciara el proyecto, Forestry and Land Scotland dijo que había validado y asignado a Shell casi 27.000 de lo que llama “unidades de emisión pendientes”, una especie de precrédito. Cada uno corresponde al equivalente de una tonelada de dióxido de carbono secuestrado de los bosques escoceses. Después de al menos cinco años de seguimiento, los créditos de carbono correspondientes (0,02% de su objetivo inicial) se acumularán para la empresa.

Otros proyectos también avanzan lentamente. En Canadá, una ola de calor récord quemó las plántulas de un proyecto de plantación de árboles . El proceso de adquisición y conservación de tierras para créditos en la selva amazónica de Brasil es arduo, lento y arriesgado; Se necesitan al menos dos años para generar compensaciones incluso después de conseguir una parcela. Los proyectos en España y Países Bajos que Shell promueve en su sitio web de soluciones basadas en la naturaleza no otorgan créditos y nunca lo harán, según portavoces de los desarrolladores de los proyectos.

En 2021, Shell dijo que pretendía gastar US$100 millones en el esfuerzo, pero invirtió aproximadamente una cuarta parte de esa cantidad. El año pasado gastó US$69 millones, la mayor parte de los cuales se destinó a una participación minoritaria en el desarrollador brasileño de compensaciones Carbonext. Incluso si hubiera alcanzado el objetivo, eso equivaldría a menos del 1% del gasto de capital total de la empresa.

“Probablemente seamos uno de los primeros en comprometerse a invertir directamente en proyectos basados en la naturaleza como empresa privada en este ámbito”, dijo Ji. “Con el tiempo aprendimos todos los desafíos asociados con eso”.

PUBLICIDAD

La disposición de Shell a gastar ha abierto puertas. En 2019, Shell inició conversaciones para financiar la restauración de manglares en Senegal. El diseñador del proyecto, la organización belga sin fines de lucro WeForest , inicialmente no se sentía cómodo trabajando con las grandes petroleras, pero la CEO Marie-Noelle Keijzer dijo que había pocas otras opciones viables.

VER +
Cómo un gigante del petróleo tomó el control por la captura de carbono

“No conocíamos ninguna organización que pudiera aportar los millones de dólares que se necesitan para realizar plantaciones intensivas a gran escala sin tener ninguna garantía de que funcionará”, dijo Keijzer. “Nuestro objetivo es restaurar la salud de los ecosistemas. Shell era nuestra única opción financiera para que eso sucediera”.

Shell también financió investigaciones en el área del proyecto para rastrear los impactos en la biodiversidad e instaló equipos para medir el intercambio gaseoso entre los manglares en crecimiento y la atmósfera, para garantizar que el proyecto no exagere su impacto. La empresa recuperará sus inversiones en especie: una parte de aproximadamente 1,7 millones de créditos durante la vida del proyecto, menos del 2% de su objetivo anual ya desaparecido. Los primeros créditos se esperan como muy pronto para 2025, afirmó Keijzer.

Shell también se ha alejado de proyectos prometedores, incluso aquellos que prometían suministrar rápidamente decenas de millones de créditos. Consideró (y finalmente se negó a aceptar) una participación del 38% en el proyecto Delta Blue Carbon , un esfuerzo de restauración de manglares en Pakistán que cubre un área dos veces el tamaño de Londres. Los fundamentos eran sólidos, pero a Shell le preocupaba la integridad de sus socios locales y los orígenes de los derechos sobre la tierra, según personas familiarizadas con la toma de decisiones de la empresa que pidieron permanecer en el anonimato porque las discusiones eran privadas.

Un portavoz de Indus Delta Capital, que dirige el proyecto, dijo que los accionistas y directores del proyecto han sido sometidos a una rigurosa diligencia debida y que el proceso mediante el cual se otorgaron licencias y permisos está “en línea con las reglas de negocios” prescritas tanto por el gobiernos nacionales y regionales .

No todos compartían los recelos de Shell: Microsoft Corp. (MSFT), junto con muchas grandes corporaciones globales, ha retirado créditos del proyecto, según datos del registro . Una portavoz de Microsoft dijo que pidió a Indus Delta Capital que cumpliera con su código de conducta de proveedores cuando compró créditos el año pasado y que revisará “información destacada sobre proyectos y desarrolladores” antes de realizar compras adicionales.

Shell también rompió con un proyecto de pastizales de Montana que secuestraría carbono mediante técnicas de pastoreo sostenibles. El desarrollador, Native Energy , con sede en Vermont, planeaba otorgar a los ganaderos locales la opción de salir del acuerdo, lo que significaba que Shell no podía estar segura de cuántos créditos recibiría, o si tenía derechos legales indiscutibles sobre ellos, ambos factores decisivos, según una persona familiarizada con las negociaciones.

Por parte de Native, el CEO Jeff Bernicke dijo que puso fin a las conversaciones con Shell porque “no había coincidencia entre su plan y los objetivos y valores de Native”. También existía la preocupación de que los créditos se utilizaran para etiquetar los combustibles fósiles como neutros en carbono . Un portavoz de Shell dijo que la compañía tiene un sólido proceso de diligencia debida y no comenta sobre proyectos específicos o acuerdos contractuales.

Shell promueve algunos de sus proyectos en su sitio web , incluido el proyecto de reforestación en Filipinas y las iniciativas en Australia para aumentar la captura de carbono de los suelos. Otros se mantienen en secreto, incluida una empresa en la Amazonía peruana que recientemente recibió el respaldo de líderes indígenas y una empresa forestal en Indonesia a la que internamente se hace referencia como “Sun Bird”.

Shelldfd

El secreto es necesario en parte porque el campo se está saturando. Un grupo cada vez mayor de empresas, incluidas sus pares de la industria petrolera BP Plc, Chevron Corp. (CVX) , Woodside Energy Group (WDS), Equinor ASA (EQNR) y Eni SpA (E), también han comenzado a construir sus propios oleoductos de créditos de carbono. Sin embargo, no está claro si intentarán crecer tan rápido como esperaba Shell.

La importante francesa TotalEnergies dijo a principios de este año que, después de las inversiones en silvicultura, agricultura regenerativa y proyectos de humedales, su stock de créditos se situaba en poco menos de 7 millones a finales de 2022. Su objetivo es acumular 45 millones de créditos para 2030, lo que sería poco más de un un tercio del ahora obsoleto objetivo de Shell.

Las compensaciones, incluso las de mayor calidad, nunca tuvieron la intención de ser la única solución para Shell ni para nadie más. La iniciativa Science-Based Targets, una agencia respaldada por la ONU que evalúa los objetivos netos cero de las empresas, recomienda compensar no más del 10% de las emisiones, y solo después de realizar todos los demás recortes posibles. Ji dijo que ese ha sido el enfoque a largo plazo de Shell: primero evitar las emisiones, luego reducirlas y finalmente compensarlas. “Los objetivos climáticos y de sostenibilidad de Shell permanecen”, dijo un portavoz de la compañía.

Shelldfd

Aún así, el CEO Sawan ha suavizado algunas de las prioridades medioambientales de su predecesor. Además de poner fin al objetivo de compensaciones de carbono, eliminó el objetivo de aumentar las ventas de energía y prometió ser más selectivo con las inversiones en energía renovable, la columna vertebral de la transición para alejarse del petróleo y el gas. También abandonó silenciosamente el objetivo de alcanzar 500.000 puntos de carga de vehículos eléctricos para 2025 y tener al menos el 10% de las ventas mundiales de hidrógeno limpio.

“La empresa ha pasado a centrarse en el corto plazo, en la maximización de beneficios”, dijo Adam Matthews, director de inversiones responsables de la Junta de Pensiones de la Iglesia de Inglaterra. “Ya no están alineados con intentar navegar la transición de la misma manera que habíamos percibido anteriormente”.

A pesar de lo que Matthews y otros ven como un cambio significativo, Shell aún tiene que ajustar su objetivo climático a largo plazo de cero emisiones netas para 2050. Y Shell no ha abandonado sus esfuerzos de compensación: sin embargo, su plan de respaldo es revelador. Ji dijo que la empresa también puede utilizar las compensaciones que adquiera en el mercado para reforzar sus suministros. Y, por supuesto, eso expone a Shell a los créditos de menor calidad que intentaba evitar en primer lugar.

Lee más en Bloomberg.com