Colombia

Expertos creen que necesidades de financiamiento de empresas seguirán altas en 2024

Las necesidades de financiamiento de las empresas y un entorno que irá presentando condiciones algo más favorables, podrían dinamizar la emisión de deuda corporativa.

Mercados
08 de diciembre, 2023 | 02:00 PM

Bogotá — Las colocaciones de deuda corporativa en Colombia entre enero y noviembre ascienden a cerca de $2.9 billones; el segundo monto más bajo en la historia.

Las operaciones de financiación más representativas, durante este periodo de tiempo, fueron las emisiones que realizó Bancoldex, ISA y Terpel.

Vale la pena mencionar que gran parte de las emisiones de deuda se concentraron en el primer y tercer trimestre del año. Sin embargo, la dinámica de las emisiones sigue estando muy limitada.

De acuerdo con un análisis de Corredores Davivienda las entidades del sector financiero han concentrado sus emisiones en CDT en lo corrido de 2023, igual a lo observado en 2022. Según cifras del Banco de la República, el crecimiento promedio de las emisiones de estos papeles sigue siendo elevado (promedio 40% al corte de noviembre); algo que refleja la preferencia de este sector sobre este instrumento de financiación frente a la emisión de bonos a largo plazo.

PUBLICIDAD

Agrega el informe que los plazos a los cuales han emitido bonos las empresas se han concentrado en los tramos medio y largo de la curva. Vale la pena mencionar el repunte que se observó en el nodo de 5 a 10 años en lo corrido de 2023, aprovechando de esta forma el apetito de los inversionistas por los títulos de mayor plazo al vencimiento.

En el caso del tipo de indexación de los títulos colocados, sobresale el fuerte aumento que muestra la participación de los bonos indexados al IPC; cerca del 53% ha estado indexado a este indicador. Esta tendencia podría acentuarse en 2024 y, posiblemente, extenderse también hacia los títulos indexados al IBR, teniendo en cuenta el ajuste a la baja que podrían evidenciar estas variables en 2024, generando una menor carga de deuda para los emisores en el corto plazo.

A nivel de demanda, dicen los expertos de la firma de bolsa, el apetito por bonos corporativos mostró cambios notorios en 2023. Después de alcanzar un bid-to-cover (relación de demanda vs oferta) promedio de 1.8 veces en 2022, la sobredemanda por este tipo de papeles se redujo, en promedio, hasta 1.3 veces al cierre de noviembre de 2023. Salvo los elevados niveles de demanda registrados en julio, el apetito por la deuda privada fue considerablemente inferior a lo percibido en años previos.

PUBLICIDAD

Adicionalmente, hay que tener en cuenta que la preferencia de los inversionistas se ha direccionado más hacia la deuda pública, algo que se ve reflejado en la sobredemanda que han tenido las subastas competitivas de TES en lo corrido de este año. Finalmente, los emisores corporativos tienen como principal reto que no son tan recurrentes en el mercado de capitales, por lo que la negociación de sus bonos en el mercado secundario no es tan alta.

Sin embargo, Corredores Davivienda sostiene que en 2024 los compromisos por vencimientos de deuda corporativa ascenderán a $11.9 billones, siendo los meses de mayores pagos febrero, mayo y septiembre (vencimientos superiores al $3 billones).

La distribución de los vencimientos está concentrada en el sector financiero (67%), seguido por el sector real (21%), y el público (12%).

Más deuda con la banca

Explican los expertos de Corredores, que, al revisar la dinámica de endeudamiento de los sectores financiero y real, tomando como base el periodo de pandemia Covid-19, se observa que el sector real ha sido uno de los que más deuda ha adquirido en los últimos tres años en Latinoamérica; mientras que el sector financiero, al menos en el caso de Colombia, no ha mostrado grandes incrementos en su deuda.

La gran diferencia a nivel local, de este endeudamiento, ha radicado en que el sector real ha preferido financiarse a tasas altas en el corto plazo por medio del sector financiero y posponer la búsqueda de capital a más largo plazo a través de bonos en el mercado de capitales.

En este entorno, sostienen, el sector financiero se apalancó en los recursos obtenidos en años anteriores a tasas de interés más bajas, así como en las captaciones a través de CDTs a corto plazo. No obstante, durante el 2023 el incremento en el costo de fondeo de las entidades financieras ha sido notable y, sumado a un entorno de menor holgura en sus resultados financieros, mayores niveles de provisiones y condiciones de liquidez no tan amplias, podría significar que la oferta de crédito durante el 2024 se vea restringida.

Hablando puntualmente del sector real de Colombia, al revisar la dinámica de crecimiento de la cartera comercial, esta sigue exhibiendo un crecimiento favorable. En promedio, durante 2023, el crédito comercial ha crecido cerca del 11.6% anual, similar al crecimiento de 2022 (12.5%). Si bien se ha ido moderando en 4T23, al comparar con la cartera de consumo, la diferencia es notoria (crecimiento promedio 2022 del 19.8% versus 7.5% de 2023)1

De cara al 2024, consideran los analistas, el sector real posiblemente será más activo en la emisión de deuda, debido a que se conjugarían factores como: i) restricción de crédito por parte de las entidades financieras, ii) moderación de la inflación, iii) recortes de tasa del Banrep y iv) altos vencimientos de compromisos de deuda. Sin embargo, en la medida que será un año en el que el costo de financiamiento seguirá alto, es posible que la preferencia de las empresas sea por buscar endeudamiento indexado a indicadores como el IPC o el IBR.