Murió el pintor y escultor colombiano Fernando Botero a los 91 años

Desde hace algunos días venía con quebrantos de salud que terminaron por ser insuperables para el artista antioqueño.

Fernando Botero
Por Blake Schmidt
15 de septiembre, 2023 | 07:44 AM

Bogotá — Fernando Botero, el pintor y escultor conocido por sus desproporcionadas representaciones del cuerpo humano y la vida cotidiana en su Colombia natal, ha muerto. Tenía 91 años.

Murió el viernes en un hospital de Mónaco, su hija, Lina, dijo en una entrevista con la emisora colombiana W Radio. Sufría la enfermedad de Parkinson en los últimos años, pero seguía pintando durante horas todos los días en su estudio, dijo. Su salud se había deteriorado en los últimos días debido a una neumonía.

El presidente Gustavo Petro, en un mensaje en X, la red social Twitter, anunció la muerte de Botero. “Ha muerto Fernando Botero, el pintor de nuestras tradiciones y defectos, el pintor de nuestras virtudes. El pintor de nuestra violencia y de la paz. De la paloma mil veces desechada y mil veces puesta en su trono”, dijo.

Fernando Boterodfd

Uno de los artistas latinoamericanos más conocidos, Botero se labró una reputación al exagerar casi cómicamente el volumen de sus temas e infundir sus pinturas con los colores brillantes de su tierra tropical. Aunque sus representaciones de la vida cotidiana en Colombia, también evocó a dictadores militares, escenas de tortura en Abu Ghraib en Irak y la violencia de las guerras contra las drogas en Colombia, incluido el tiroteo en 1993 del jefe del cartel Pablo Escobar en una azotea en la ciudad natal de Botero, Medellín.

PUBLICIDAD

El Museo Metropolitano de Arte de Nueva York describió su estilo característico como “figuras de gran tamaño, a veces grotescas, y bodegones inflados que se expanden a través de la composición”.

VER +
Muere Fernando Botero: coleccionistas creen que precios de obras subirán al menos 25%

Punto de encuentro de Manhattan

Dos ejemplos de su trabajo se colocaron en el vestíbulo del Time Warner Center (más tarde rebautizado como Deutsche Bank Center) en Columbus Circle en Nueva York: una escultura de bronce de 12 pies de altura llamada Adam y, cerca, Eva.

En 2010, el New York Times describió las figuras de color marrón oscuro, con sus genitales expuestos, como “quizás el lugar de reunión más memorable de Manhattan desde el reloj en el Hotel Biltmore”.

PUBLICIDAD

Botero, quien estudió en una escuela de toreros, comenzó su carrera vendiendo representaciones de corridas de toros por unos pocos pesos frente a la plaza de toros de Medellín. Regresó al tema más adelante en su carrera para crear una colección de obras que glorifican la tradición española. Fernando Botero Angulo nació el 19 de abril de 1932, hijo de David Botero y Flora Angulo de Botero, en Medellín.

Su padre, un vendedor que viajaba por todo el país a caballo, murió cuando Botero tenía 4 años, según The Baroque World of Fernando Botero , un libro de 2007 de John Sillevis, David Elliott y Edward J. Sullivan.

Su madre luego tuvo problemas para alimentar a la familia. En la década de 1950, Botero estudió técnica de frescos e historia del arte en Florencia, Italia, y recibió la influencia de artistas como Francisco Goya y Pablo Picasso.

Pasó muchos años en París, donde comenzó a esculpir. Su énfasis en el movimiento, el color y la sensualidad atrajo comparaciones con artistas barrocos, incluido Peter Paul Rubens, quien también exploró desnudos intensos.

‘Gran narrador’

Botero “es un gran narrador, especialmente cuando se inspira en escenas recordadas de su Colombia natal”, según el Museo Metropolitano de Arte.

“A menudo representa escenas de actividades de ocio, sus interpretaciones satíricas pueden parecer graciosas al principio, aunque a menudo están cargadas de comentarios sociales y políticos”.

Ganador del primer premio del Salón de Artistas Colombianos en 1958, Botero donó sus obras por un valor de US $ 200 millones, que se venden por millones de dólares en el mercado del arte, a museos nacionales en Medellín y Bogotá.

PUBLICIDAD

Botero dijo que un artista se siente atraído intuitivamente por ciertas formas sin saber por qué. “No pinto gente gorda. Son producto de mi obsesión por el volumen, que es diferente “, dijo Botero en una entrevista publicada en marzo de 2012 por el semanario bogotano Semana.

Botero tuvo cuatro hijos, uno de los cuales falleció antes que él. Su tercera esposa, Sophia Vari, una artista griega, murió en mayo.

-Con la colaboración de Andrea Jaramillo.