Petro despide a decenas de tecnócratas favorables a los inversores en Colombia

La apuesta de Gustavo Petro por transformar el modelo económico de Colombia ha provocado una crisis de personal, con un flujo de ministros del gabinete y tecnócratas que abandonan sus puestos en medio de enfrentamientos con el presidente

Gustavo Petro habla en la Conferencia de Seguridad de Múnich el 16 de febrero. Fotógrafo: Alex Kraus/Bloomberg
Por Oscar Medina
04 de marzo, 2024 | 09:59 AM

Bloomberg — La apuesta de Gustavo Petro por transformar el modelo económico de Colombia ha provocado una crisis de personal, con un flujo de ministros del gabinete y tecnócratas que abandonan sus puestos en medio de enfrentamientos con el presidente.

Petro, el primer líder de izquierdas de la nación sudamericana, tradicionalmente conservadora, intenta ofrecer un cambio radical a los 11 millones de votantes colombianos que le apoyaron. Pero tras año y medio en el poder, su popularidad está decayendo y está expulsando a funcionarios con muchos años de servicio en favor de leales, despojando a su gobierno de conocimientos y capacidad institucionales.

“Envía un mensaje de preocupación a los inversores, a las agencias de calificación crediticia y a los organismos internacionales que ven que el poder ejecutivo que históricamente ha estado preparado y que domina las políticas públicas está perdido”, dijo en una entrevista José Manuel Restrepo, exministro de Hacienda que ahora dirige la Universidad EIA, con sede en Antioquia.

La última salida fue la de Jorge Iván González -que era considerado una voz clave de la moderación dentro del Gobierno-, destituido como director del Departamento Nacional de Planeación en una disputa sobre el gasto en infraestructuras. El presidente quería que se asignara dinero a proyectos que aún no estaban en el presupuesto y, cuando González le dijo que eso no era posible, se le pidió que dimitiera y fue sustituido por un estrecho aliado de Petro.

PUBLICIDAD

Otros funcionarios más centristas también han sido expulsados. José Antonio Ocampo, un economista de gran prestigio considerado como alguien que podía contrarrestar a Petro, fue destituido como ministro de Hacienda el año pasado. Sus colegas de Educación y Agricultura también fueron destituidos tras discrepar con Petro sobre reformas sociales, como la revisión de la sanidad y las pensiones.

Más allá de los nombramientos políticos, decenas de funcionarios de rango medio con años de experiencia en ministerios clave han tenido que dimitir o no se les han renovado sus contratos debido a la desconfianza del gobierno hacia quienes sirvieron en administraciones anteriores, según personas con conocimiento directo del asunto que hablaron a condición de no ser citadas por temor a represalias.

El personal técnico fue excluido de las reuniones durante la puesta a punto de la reforma sanitaria del gobierno el año pasado, según un antiguo funcionario. En una reunión previa a la presentación de la hoja de ruta al Congreso, Petro dijo que el borrador no representaba su visión y culpó a los tecnócratas que trabajaron bajo sus predecesores, según una persona que presenció el incidente.

PUBLICIDAD
Petro se enfrenta a los tecnócratas colombianosdfd

En respuesta a las reiteradas preguntas de la semana pasada sobre las salidas de ministros y funcionarios, la oficina de Petro dijo por correo electrónico el domingo que el gobierno valora el trabajo y la experiencia de los funcionarios públicos, independientemente de su afiliación política. Al mismo tiempo, su impulso al cambio transformacional requiere contribuciones de quienes antes estaban excluidos del proceso de formulación de políticas, por lo que las habilidades técnicas deben equilibrarse con las consideraciones políticas en la búsqueda de la reforma, dijo su oficina.

El viernes, sin embargo, el Presidente fue más incisivo. “La tecnocracia es tener a supuestos técnicos en el poder. Democracia es tener gente en el poder”, dijo Petro en la plataforma de medios sociales X. “En la primera, la gente sirve a los supuestos técnicos. En la segunda, los técnicos sirven al pueblo”.

Desde que el presidente asumió el poder, su gobierno ha cambiado los requisitos de experiencia y educación para los candidatos a ocupar cargos ejecutivos en instituciones públicas clave. El Ministerio de Energía, la junta directiva de la petrolera estatal Ecopetrol SA y el Invima, la agencia de supervisión de alimentos y medicinas, se han visto afectados.

En el Ministerio de Comercio, se produjeron 126 cambios de unos 500 puestos, a un ritmo de 12 por mes desde que Petro asumió el cargo hasta finales de octubre, según un documento visto por Bloomberg. Desde entonces ha habido aún más rotación de personal, según una persona con conocimiento directo del asunto.

La rotación en el Ministerio de Finanzas también ha sido considerable. Unas 158 de 800 personas han abandonado sus puestos desde el inicio de la administración, según cifras del Gobierno facilitadas a la senadora Paloma Valencia. Alrededor de una quinta parte de los que se fueron tenían dos décadas de experiencia o más.

Algunos funcionarios de rango medio en todo el gobierno se han sentido incómodos trabajando en funciones que han ocupado durante años, dijeron las personas, ya que sus jefes se protegen contra las fugas de información y tratan de aplacar la oposición interna a la agenda de Petro.

Un grupo de disidentes de un sindicato del gobierno envió el año pasado una carta al ministro de Salud, Guillermo Alfonso Jaramillo, denunciando acoso laboral, ambiente hostil y estigmatización de quienes trabajaron en administraciones anteriores como “enemigos internos.”

PUBLICIDAD

“Es una vergüenza la paliza que este gobierno le ha propinado a la tecnocracia”, dijo el jueves Cecilia López, quien fue destituida como ministra de Agricultura junto a Ocampo, durante un homenaje público a ex funcionarios.

Otra disputa fue la destitución de Martha Lucía Zamora como directora de la agencia encargada de defender a Colombia contra litigios internacionales.

Petro ordenó a la Cancillería anular un contrato para la fabricación de pasaportes, argumentando que no hubo licitación pública. Zamora, en cambio, advirtió que Colombia se arriesgaba a una demanda y sugirió una conciliación con la empresa, Thomas Greg & Sons, que fabrica pasaportes desde hace casi dos décadas.

El gobierno no siguió su consejo y el país se enfrenta ahora a una demanda de indemnización de 30 millones de dólares. Álvaro Leyva, aliado de Petro, ha sido suspendido desde entonces como ministro de Asuntos Exteriores por la Procuraduría General por posibles irregularidades en el proceso de licitación.

PUBLICIDAD

El caso dio otro giro cuando el secretario general del ministerio adjudicó el contrato a la misma empresa, argumentando que la decisión se tomó de acuerdo con la ley. Pero no contaba con la autorización del canciller en ejercicio, Luis Gilberto Murillo, quien se encontraba de viaje. Horas después, Petro usó su cuenta X para despedir al secretario general, acusándolo de “traición”.

Saluddfd

El sector sanitario colombiano, por su parte, fue uno de los primeros en sufrir cambios a nivel técnico bajo el mandato de Petro. Con su gobierno tratando de fortalecer el papel del Estado en la prestación de servicios médicos, los funcionarios de rango medio que trabajaron durante décadas para construir el exitoso sistema público-privado de la nación fueron vistos como un obstáculo para la reforma.

Fernando Ruiz, que dirigió la respuesta del país a Covid-19 bajo el mandato del ex presidente Iván Duque, dijo que, mientras que los nuevos ministros cambiaban a menudo a sus adjuntos y a algunos jefes de departamento, los funcionarios técnicos se quedaban tradicionalmente en sus puestos. Con Petro, sin embargo, dijo que activistas sin experiencia ocupaban su lugar.

Colombia fue uno de los últimos países de su entorno en poner en marcha una respuesta contra el virus de la viruela del mono. Y la Procuraduría General de la Nación ha advertido que la mayoría de los 6 millones de vacunas Covid que el país tenía en existencia el año pasado han caducado.

PUBLICIDAD

“Todo esto es el resultado de la ruptura inicial entre la estructura técnica y la toma de decisiones del ministerio”, dijo Ruiz.

El Ministerio de Salud no respondió a varios correos electrónicos en busca de comentarios ni a mensajes de texto enviados a la oficina de prensa. Carolina Corcho defendió los cambios de personal que hizo como primera ministra de Salud de Petro, diciendo que hay diferentes puntos de vista sobre los tecnicismos de la formulación de políticas públicas.

Retórica frente a realidad

González, exjefe de planeación, argumentó en una columna de opinión que Petro entiende los problemas sociales clave de Colombia, como el cambio climático, la transición energética y la lucha contra la desigualdad. Sin embargo, no es capaz de conciliar la retórica que energiza a su base y lo que es factible en el sector público, ni reconoce los límites institucionales, económicos, jurídicos y políticos de su poder.

PUBLICIDAD

Katherine Miranda, una congresista del Partido Verde que apoyó la candidatura de Petro a la presidencia pero que ahora no está de acuerdo con algunas de sus políticas, considera que esa desconexión es la clave de sus problemas actuales.

Con poca gente a su alrededor capaz de contradecirle, su gobierno es propenso a tomar malas decisiones. Como ejemplo, citó la prohibición de las deducciones de regalías corporativas incluidas en el proyecto de ley de impuestos de la administración para 2022.

PUBLICIDAD

La congresista dijo que durante las discusiones sobre la propuesta, un grupo de legisladores le advirtió al presidente que era inconstitucional. Petro siguió adelante con la idea de todos modos, sólo para ver cómo era anulada por el máximo tribunal de Colombia en noviembre pasado, dejando al gobierno con un agujero de casi 800 millones de dólares en sus finanzas.

“El discurso y el cerebro de Petro han sido mucho más rápidos que sus manos”, dijo Miranda en una entrevista. “No hemos visto realmente que esas ideas, muchas de ellas maravillosas, puedan traducirse en realidad”.

Lea más en Bloomberg.com