Temores fiscales aumentan mientras Colombia considera un mayor déficit presupuestario

Colombia está entrando en un ciclo vicioso de crecimiento económico tibio y baja recaudación de impuestos, con el gobierno Petro considerando déficits presupuestarios más amplios

Temores fiscales aumentan mientras Colombia considera un mayor déficit presupuestario
Por Oscar Medina - Nicolle Yapur
20 de mayo, 2024 | 07:31 AM

Bloomberg — Colombia está entrando en un ciclo vicioso de crecimiento económico tibio y baja recaudación de impuestos, con el gobierno del presidente Gustavo Petro considerando déficits presupuestarios más amplios y los inversionistas navegando por las perspectivas fiscales deterioradas.

El año pasado fue el peor para el crecimiento de la nación andina, excluyendo la pandemia, desde 1999 y las cifras del primer trimestre de la semana pasada mostraron que el producto interno bruto se expandió un 1,1% en comparación con los tres meses anteriores. Eso es apenas la mitad de la tasa esperada y profundiza las preocupaciones de que la economía enferma afectará la situación financiera del gobierno.

El ministro de Hacienda, Ricardo Bonilla, está tratando de manejar la crisis en gestación al tratar de retrasar un reembolso ordenado por un tribunal, hacer lobby entre los legisladores y criticar al jefe de su propia agencia de impuestos por las menores recaudaciones. Petro, por su parte, ha culpado a las altas tasas de interés del banco central por frenar la demanda y limitar el crecimiento.

La administración dijo a los mercados que esperaba un déficit presupuestario equivalente al 5,3% del PIB este año, pero Bonilla ha planteado la posibilidad de pedir al Congreso que modifique una regla que busca evitar el endeudamiento excesivo del gobierno. Y el próximo mes, el gobierno publicará nuevas estimaciones macroeconómicas como parte de un plan fiscal revisado.

PUBLICIDAD

“A los inversores no les gustan las sorpresas y una actualización financiera a medio plazo que llega con números peores de lo esperado podría hacer bajar los precios de los bonos, como reacción inicial”, dijo William Snead, estratega de Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, en una entrevista.

Los bonos de la nación han sido algunos de los peores desempeños de América del Sur este año, con pérdidas del 3,2% para los inversionistas, mientras que los bonos soberanos de mercados emergentes obtuvieron ganancias del 2,1% en el mismo período, según un índice de Bloomberg. Aunque los rendimientos han mejorado en el último mes, más señales negativas en el ámbito fiscal podrían poner una presión adicional en los precios.

Algunos inversionistas creen que los riesgos fiscales actuales ya están incorporados en los precios, dado que los diferenciales de los bonos colombianos son mayores que los de similares clasificaciones. “Si no hay cambios en la regla fiscal que impliquen un deterioro continuo, lo que daría lugar a más rebajas, seguirá siendo un país BB con precios baratos”, dijo Armando Armenta, estratega de mercados emergentes en AllianceBernstein.

PUBLICIDAD

Las agencias de calificación están observando de cerca, con Fitch Ratings advirtiendo la semana pasada que ve un riesgo creciente de que el gobierno no cumpla con su objetivo fiscal actual. Fitch y S&P Global ya han rebajado a Colombia a la categoría de bonos basura, mientras que Moody’s Ratings aún la tiene en Baa2, la segunda clasificación más baja de grado de inversión, con una perspectiva estable.

“Si vemos que hay cambios en la regla fiscal que podrían llevar a un deterioro en las métricas de deuda en los próximos años, eso podría poner presión sobre el perfil crediticio”, dijo Renzo Merino, analista de Moody's, en una entrevista.

Bonilla pronostica que la economía de Colombia se expandirá un 1,5% en 2024, lo que marcaría un segundo año de bajo crecimiento. Su oficina rechazó múltiples solicitudes de comentarios la semana pasada. Pero el 2 de mayo, el ministro de Hacienda dijo: “Una cosa es tener una regla fiscal en un país que crece al 3%, 4% o 10%. Otra cosa es una regla fiscal en un país que creció el año pasado solo un 0,6%”.

Colombia está lidiando con las tasas de interés más altas entre sus pares que persiguen objetivos de inflación. El Fondo Monetario Internacional dijo a principios de este año que su fuerte contracción en la inversión probablemente refleje no solo una política monetaria restrictiva, sino también una mala calibración de la política fiscal y la incertidumbre en torno a las ambiciosas reformas del gobierno de Petro.

dfd

A las agencias de calificación les preocupa principalmente si la deuda comienza a subir hasta el punto en que se vuelve insostenible. Gracias en parte a la reciente fortaleza del peso colombiano, que se ha valorizado más del 18% en los últimos 12 meses, la relación deuda/PIB de la nación disminuyó al 52,8% el año pasado desde un máximo del 60,7% en la peor parte de la pandemia. Pero el gobierno espera que vuelva a subir al 57% este año.

Las cuentas de Colombia están bajo presión porque los ingresos fiscales se están quedando por debajo de las expectativas. Un sindicato de trabajadores de impuestos reveló que los ingresos hasta abril fueron $3.1 billones, o el 0.8% del PIB, inferiores al pronóstico del gobierno, lo que llevó al ministro de Hacienda a exigir públicamente una explicación del director de la agencia de impuestos.

Bonilla, uno de los aliados más cercanos de Petro, que fue nombrado en abril de 2023 después de que el presidente despidiera al economista de gran prestigio José Antonio Ocampo, está tratando de encontrar cualquier ingreso adicional que pueda.

PUBLICIDAD

La semana pasada, intentó convencer a la Corte Constitucional de que retrase la ejecución de una sentencia que obliga al gobierno a devolver $1.8 billones en regalías fiscales a las compañías petroleras y mineras. Una decisión sobre esa solicitud se tomará en aproximadamente dos semanas, pero después de la audiencia, el tribunal judicial parecía escéptico de que la sostenibilidad fiscal de la nación estuviera en riesgo, como argumentó el ministro.

‘Credibilidad perdida’

Cuando Fitch le quitó a Colombia su calificación de grado de inversión en 2021, incorporó el deterioro de las métricas fiscales y de deuda a las que ahora se enfrenta el gobierno.

“Pensamos que Colombia ya había perdido credibilidad en política fiscal, así que no es una sorpresa”, dijo el analista de Fitch, Richard Francis, en una entrevista. “Ya no decimos que la credibilidad de la política macroeconómica sea una fortaleza para Colombia”.

La agencia califica a Colombia como BB+ con una perspectiva estable, con otra revisión prevista para julio aproximadamente. Francis dijo que están atentos a señales de que el crecimiento económico pueda recuperarse al 3% y a una estrategia creíble para al menos estabilizar los niveles de deuda.

PUBLICIDAD

S&P tiene la misma calificación para Colombia que Fitch, pero en enero redujo la perspectiva del país a negativa, citando el riesgo de un período prolongado de débil expansión económica. Manuel Orozco, un analista con sede en México en la agencia, dijo que la perspectiva negativa podría resultar en un recorte en la calificación crediticia si continúa la débil inversión privada y el crecimiento lento.

Lea más en Bloomberg.com