Economía

¿Quién es Jaime Gilinski, el hombre que puja por dos joyas del GEA en Colombia?

Además de inyectarle dinamismo a la Bolsa de Colombia con OPA por Nutresa y Sura, Gilinski es reconocido como banquero y por el giro que dio a revista Semana.

Foto: Semana
Por Daniel Guerrero
11 de noviembre, 2021 | 09:39 AM
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bogotá — Jaime Gilinski Bacal es un empresario colombiano nacido en Cali Valle del Cauca un 14 de diciembre de 1957, el mismo año en que se celebró el Colombia un referendo que firmó la paz entre liberales y conservadores y que dio origen a lo que se conoció después como el Frente Nacional.

Por años Gilinski ha sido reconocido como un banquero y no mucho más. Pero su grupo familiar es mucho más extenso. Jaime y su hijo Gabriel son la tercera y cuarta generación de migrantes judíos que llegaron a Colombia a inicios de la década de 1900.

El 10 de noviembre de 2021 el Grupo Gilinsk inició una “toma hostil” como se conoce en el argot bursátil, sobre el Grupo Nutresa (NUTRESA). Presentó una solicitud de oferta pública de adquisición por al menos el 50,1% de las acciones y hasta el 62,6%. La puja de la OPA cierra el miércoles 12 de enero de 2022.

PUBLICIDAD

Ver más: Llegada de Gilinski a Nutresa sacudiría el negocio de alimentos de Latinoamérica

Pagará cada uno de los títulos a US$7,71, e decir, una operación que estará entre los US$1.777 millones y US$2.221 millones. Nutresa es una de las joyas de la corona del Grupo Empresarial Antioqueño (GEA), también conocido como el Sindicato Antioqueño, conglomerado con el que Gilinski tiene historia.

Sobre Nutresa, está descontado por el mercado que la familia Gilinski no logrará hacerse con el 50,1% que buscaban como mínimo. Es por eso que ya se levantó el mínimo a comprar y se espera que en los últimos dos días de la oferta lleguen aceptaciones que permitan controlar, por lo menos, el 30% de la empresa.

PUBLICIDAD

Más allá de lo expuesto hasta ahora, vale decir que la emoción en el mercado no cerró con la OPA a Nutresa, Gilinski también lanzó una por Sura (GRUPOSUR) el 30 de noviembre de 2021 donde espera obtener mínimo el 25,34% de la compañía, sin embargo, ya tiene garantizada su entrada a la Junta del grupo por lo cual se da por descontado que así no logre el mínimo que busca comprará lo que el mercado le ofrece.

El negocio bancario

A Gilinski se le asocia principalmente como banquero. Es reconocido como el cuarto hombre más rico de Colombia tras Luis Carlos Sarmiento Angulo, Alejandro Santo Domingo y Carlos Ardila Lülle, fallecido hace apenas unos meses.

Dentro de su portafolio de inversiones está el Banco GNB Sudameris que hace las veces de casa matriz de varias entidades entre las que están Servivalores (comisionista de bolsa), Servitrust (fiduciaria), Servibanca (red de cajeros electrónicos) y las filiales Banco GNB Perú y Banco GNB Paraguay.

Pero GNB no ha sido su única apuesta bancaria. Jaime Gilinski ingresó como inversor en Metro Bank, una entidad bancaria de Reino Unido que tiene más de 2,2 millones de clientes, en noviembre del 2019. Inicialmente controlando el 4,28% que después aumentó al 6,1% y luego subió hasta el 9,02%.

Ver más: Grupo Gilinski pagará al menos US$1.777 millones por el Grupo Nutresa en Colombia

Gilinski, además, tuvo participación en el español Banco Sabadell, del cual vendió un paquete de alrededor del 3% de las acciones en el 2016.

PUBLICIDAD

Hay historia con el GEA

El 24 de marzo de 1999 inició un largo pleito jurídico que duró más de 10 años entre la familia Gilinski y el Sindicato Antioqueño.

Todo se dio por la compra que hizo el Banco Industrial Colombiano a través del Sindicato del 51% de las acciones del Banco de Colombia que era propiedad de Jaime Gilinski. La transacción en ese momento se dio por US$418 millones.

El pleito perduró en los años porque los Gilinski denunciaron su insatisfacción con el desarrollo del acuerdo de compraventa que realizó en 1997 con el GEA. Dos años después de la transacción los Gilinski demandaron a los dueños de Bancolombia (creado tras fusión del Banco de Colombia y el Banco Industrial Colombiano) por la pérdida de valor de sus acciones, solicitándoles una indemnización por US$100 millones de esa época.

PUBLICIDAD

El 21 de junio de 2010 distintos medios de comunicación informaron que Bancolombia y la familia Gilinski firmaron un acuerdo para poner fin a sus diferencias. Ambas partes explicaron que el acuerdo implicaba la cesación de todas las acciones civiles y comerciales entre las partes además del desistimiento de toda acción civil en los procesos penales.

Pese al acuerdo los Gilinski se cercioraron de dejar en los términos del contrato que su celebración no significa un reconocimiento de que haya habido vencedores o vencidos en sus posiciones jurídicas. Once años después el GEA es víctima de su propio invento y la historia se repetiría, pero esta vez siendo compradores los Gilinski.

PUBLICIDAD

Más que bancos

El imperio Gilinski no tuvo origen bancario. La historia empresarial de la familia Gilinski, inició en los años 50 cuando Isaac Gilinski Sragowicz, quien nació en Barranquilla en 1934, y su esposa, Perla Bacal, crearon empresas industriales como Bon Bril, Atila, Productos Yupi y Plásticos Rimax, varias de las cuales tuvieron como sede principal el Valle del Cauca.

Algunas de las compañías que le dieron origen a la historia empresarial de los Gilinski ya no hacen parte del Grupo, que en los últimos años ha venido diversificándose, entre otras, con la entrada al negocio de los medios de comunicación.

Ver más: ¿Por qué las elecciones de Colombia en 2022 tienen frenada la BVC?

PUBLICIDAD

En febrero del 2019 sorprendieron con el anuncio de que compraban el 50% de Publicaciones Semana, un conglomerado de medios que fue icónico del periodismo nacional por sus investigaciones y reportajes.

Inicialmente la entrada de los Gilinski, negocio que quedó en cabeza de Gabriel, tuvo como propósito la adaptación de las revistas del grupo a la era digital, Felipe López, socio del otro 50% siguió como cabeza editorial y durante el inicio Alejandro Santos Rubino, se mantuvo como director.

Posteriormente vinieron los cambios, 5 revistas de la casa de publicaciones dejaron de circular de forma impresa. Ricardo Calderón asumió la dirección de la revista, pero sólo duró mes y medio, dio un paso al costado y empezó la era de la periodista Vicky Dávila al frente de Semana.

Con su nombramiento vinieron muchos más cambios. Referentes del periodismo y de la revista por décadas, como Mauricio Saenz, eterno jefe de redacción, Vladdo, caricaturista, y columnistas como María Jimena Duzán, Antonio Caballero y Daniel Samper Ospina, dejaron de hacer parte del equipo en Semana para dar paso a un nuevo enfoque editorial.

PUBLICIDAD