PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Green

CEO de BlackRock: compañías que no adopten políticas sustentables quedarán atrás

No obstante, los activistas medioambientales transmitieron casi inmediatamente su decepción. Esta es la razón

El CEO de Blackrock
Por Silla Brush y Russell Ward
18 de enero, 2022 | 07:13 am
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — El CEO de BlackRock Inc. (BLK) Larry Fink, advirtió que las empresas que no adopten prácticas sostenibles se quedarán atrás, respondiendo a los críticos que dicen que considerar el impacto medioambiental en las decisiones de inversión es una moda motivada por la política.

“El capitalismo participativo no tiene que ver con la política”, escribió Fink en su carta anual a los CEOs. “No es una agenda social o ideológica. No es ser ‘woke’”.

PUBLICIDAD

En la década que Fink lleva escribiendo su carta, BlackRock se ha disparado hasta alcanzar más de 10 billones de dólares en activos, lo que le ha proporcionado importantes participaciones en muchas grandes empresas. También ha sido uno de los principales beneficiarios del auge de la inversión sostenible: su cartera incluye US$509.000 millones en activos sostenibles, más del doble que hace un año.

También ve más de ello en el horizonte. Pero el crecimiento de BlackRock y las misivas de alto perfil de Fink han atraído críticas de todos los rincones. En la izquierda, los progresistas se quejan de que BlackRock y otros no están utilizando su influencia financiera para hacer más y más rápido. En la derecha política, algunos estados de EE.UU. han declarado que no harán negocios con gestores de activos que, por ejemplo, eviten las inversiones en petróleo y gas.

Fink utilizó la carta de este año, publicada en el sitio web de la firma a última hora del lunes en Nueva York, para exponer claramente su posición sobre los combustibles fósiles. “Desinvertir en sectores enteros -o simplemente pasar activos intensivos en carbono de los mercados públicos a los privados- no hará que el mundo llegue a un nivel de cero neto”, dijo. “Y BlackRock no persigue la desinversión en empresas de petróleo y gas como política”.

PUBLICIDAD

De hecho, hace lo contrario. Los ETFs con foco en temas ESG de la firma no sólo tienen participaciones en gigantes de los combustibles fósiles como Exxon Mobil Corp. (XOM) y Chevron Corp. (CVX), sino que su mayor ETF con los temas ESG como eje tiene una mayor ponderación en 12 acciones de combustibles fósiles que el S&P 500 (INDEXSP), según Bloomberg Intelligence, el brazo de investigación de Bloomberg.

El capitalismo, y no el clima, es el protagonista de la carta de este año, lo que supone un cambio notable respecto a los últimos años. “Nos centramos en la sostenibilidad no porque seamos ecologistas, sino porque somos capitalistas y fiduciarios con nuestros clientes”, escribió, animando a las empresas a dar prioridad a los beneficios a largo plazo sobre los resultados a corto plazo.

También pidió a las empresas que se hicieran más atractivas para los empleados en un mercado laboral ajustado, diciendo que “los trabajadores que exigen más a sus empleadores son una característica esencial del capitalismo eficaz.

Fink no mencionó el clima hasta las secciones finales de su carta, y entonces lo hizo sólo cuatro veces, incluyendo una vez en el contexto del Grupo de Trabajo sobre Divulgación Financiera Relacionada con el Clima y una vez para decir que las empresas “no pueden ser la policía del clima”. También hizo hincapié en la necesidad inmediata de los combustibles fósiles para garantizar el suministro de energía, diciendo que los objetivos ambiciosos llevan tiempo.

Los activistas medioambientales transmitieron casi inmediatamente su decepción, acusando a Fink de intentar jugar a dos bandas. “Fink aparentemente quiere estar por encima de la contienda política, pero al hacerse el simpático con quienes se benefician de las causas del cambio climático, está tomando la decisión política de rechazar la ciencia del clima”, dijo Moira Birss, Directora de Clima y Finanzas de Amazon Watch, un grupo de protección de la selva tropical con sede en California.

Para BlackRock y otros, la inversión ESG se ha convertido en una estrategia muy lucrativa. Philipp Hildebrand, vicepresidente de la firma, dijo en octubre que BlackRock espera “una amplia reasignación de capital hacia productos sostenibles”.

PUBLICIDAD

Fink también instó a los accionistas y a los gobiernos a actuar. Los gobiernos, dijo, deberían ofrecer más orientación sobre las políticas de sostenibilidad, la regulación y la divulgación en todos los mercados.

Más de la carta de Fink:

  • La pandemia ha cambiado fundamentalmente la naturaleza del trabajo, lo que ha provocado una mayor rotación y un aumento del personal que busca flexibilidad. “Las empresas que no se adaptan a esta nueva realidad y responden a sus trabajadores lo hacen por su cuenta y riesgo”.
  • Las inversiones sostenibles han alcanzado los 4 billones de dólares y seguirán aumentando. “La descarbonización de la economía mundial va a crear la mayor oportunidad de inversión de nuestras vidas. También dejará atrás a las empresas que no se adapten”.
  • BlackRock está trabajando para ampliar una iniciativa para que los inversores utilicen la tecnología para emitir votos por delegación. “Estamos comprometidos con un futuro en el que todos los inversores -incluso los individuales- puedan tener la opción de participar en el proceso de votación por delegación si así lo desean.”
  • Fink dijo que planea lanzar un Centro para el Capitalismo de Partes Interesadas para crear un “foro de investigación, diálogo y debate”. El centro ayudará a explorar las relaciones entre las empresas y sus grupos de interés, dijo.

Le puede interesar:

El emporio de ‘fast fashion’ continúa y así es como tus ‘outfits’ dañan al planeta

PUBLICIDAD

Cambio climático, DDHH y género, los temas centrales ESG para 2022, según Moody’s

Tasa de CO2 debe caer 20% en 5 años para alcanzar los objetivos climáticos

PUBLICIDAD