Fórmula 1
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Gracias a la serie “Drive to Survive” de Netflix Inc. (NFLX), las carreras de Fórmula Uno están teniendo su momento.

La serie de estilo documental de Netflix ha ampliado la base de fanáticos de la Fórmula Uno con imágenes detrás de escena que muestran luchas de poder y personalidades atractivas que han ayudado a los espectadores a pensar en el deporte como algo más que un simple espectáculo de carreras para aficionados a los autos.

PUBLICIDAD

Desafortunadamente para los inversionistas de Netflix, su rival Walt Disney Co. (DIS) está obteniendo gran parte de los beneficios del creciente interés porque posee la red deportiva ESPN, que posee la licencia de Fórmula Uno en EE.UU. La audiencia promedio de los eventos de Fórmula Uno en ESPN aumentó un 56% el año pasado, según la red deportiva. (Disney’s ABC también muestra algunas carreras).

Mientras que los rivales desde Amazon.com Inc. (AMZN) a Apple Inc. (AAPL) hasta Disney han buscado formas de capitalizar la transmisión de deportes en vivo, Netflix hasta ahora se ha resistido a la tendencia, juzgando que sus dólares se gastan mejor en transmitir contenido deportivo adyacente como “The Last Dance”, un documental sobre Michael Jordan, o las docuseries de la gira de la PGA recientemente anunciadas.

Sin embargo, aunque competir por los derechos de licencia de deportes de las grandes ligas como la NFL o la NBA puede no tener sentido en esta etapa, un acuerdo con la Fórmula Uno le permitiría a Netflix sumergirse en los deportes en vivo de una manera que sería complementaria a su programa de gran éxito.

PUBLICIDAD

Por ahora, Netflix dice que no está interesado en licencias deportivas. En una llamada de julio con analistas, el codirector ejecutivo Ted Sarandos dijo que no estaba claro cómo Netflix, que reportó las ganancias del cuarto trimestre el jueves, podría agregar valor.

“Nuestro producto fundamental es a pedido y sin publicidad, y los deportes tienden a ser en vivo y repletos de publicidad”, dijo.

Otro problema para Netflix es que las licencias deportivas son increíblemente costosas y están muy fragmentadas por región.

PUBLICIDAD

Sin embargo, Netflix no ha descartado comprar los derechos de la Fórmula Uno. Reed Hastings, el cofundador y codirector ejecutivo, sorprendió a quienes estaban acostumbrados a su rechazo habitual de los deportes en vivo cuando le dijo a Der Spiegel el año pasado que si la Fórmula Uno salía a la venta, Netflix consideraría comprarla.

Kannan Venkateshwar, que sigue Netflix para Barclays, señaló en noviembre que, si bien muchos deportes convencionales tienden a estar vinculados a una región (piense en Red Sox versus Yankees, o Pakistán versus India en cricket), los deportes de nicho como UFC, WWE o Fórmula Uno pueden más fácilmente atravesar las fronteras en una plataforma de transmisión global como Netflix.

Venkateshwar recomendó a Netflix ofertar por los derechos de transmisión de Fórmula Uno en EE.UU. en 2022 y en Europa en 2023/2024. Mientras tanto, ESPN ha dicho que tiene la intención de renovar su asociación con la Fórmula Uno.

PUBLICIDAD

A medida que busca evolucionar hacia un centro de entretenimiento más amplio, Netflix rompió recientemente con su enfoque estricto del contenido y pasó a los videojuegos. Agregar deportes de nicho podría ser una forma de aumentar su adherencia a los fanáticos de los deportes, lo que le daría a Netflix, que aumentó el precio de sus paquetes de suscripción mensual de US$1 a US$2 en EE.UU. la semana pasada, más espacio para aumentar los precios en el futuro. Si bien abundan los obstáculos, los deportes podrían ayudar a Netflix a “defender su territorio contra Amazon Prime, que ya está incursionando en los deportes a lo grande con la NFL”, dijo Geetha Ranganathan, analista de Bloomberg Intelligence, en un correo electrónico.

Todas las plataformas de transmisión corren el riesgo de perder suscriptores una vez que los espectadores hayan visto sus programas favoritos. Agregar Fórmula Uno a la plataforma les daría a los fanáticos de “Drive to Survive” otra razón más para quedarse con Netflix.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar