Nasdaq
Tiempo de lectura: 9 minutos

Bloomberg — Malas noticias, inversionistas de la era de la pandemia: la Reserva Federal no los respaldará como supo hacerlo.

Para los operadores novatos que se inscribieron en Robinhood Markets Inc. (HOOD) u otras casas de bolsa en línea durante los últimos 22 meses, el libro de jugadas se ha mantenido constante: compre cualquier caída en los grandes índices del mercado de valores de EE.UU. y obtenga ganancias. Esta estrategia probada y verdadera persistió incluso en medio de un aumento y una caída desgarradora de las acciones meme, criptomonedas y acciones de compañías no rentables que dependían en gran medida de la creencia de que eventualmente lo serían.

PUBLICIDAD

Eso no ha funcionado en las primeras tres semanas de 2022. Al principio se culpó a un fuerte aumento en los rendimientos de los bonos del Tesoro de EE.UU., ya que los operadores de bonos se dieron cuenta rápidamente de que la Fed no solo hablaba en serio sobre aumentar su tasa de interés clave varias veces este año, sino que pronto también comenzaría a reducir el tamaño de su balance de US$8,9 billones. Sin embargo, el rendimiento de referencia a 10 años cayó alrededor de 12 puntos básicos en tres días la semana pasada, la caída más pronunciada desde fines de noviembre y las acciones aún se desplomaron, lideradas por las acciones tecnológicas sensibles a las tasas. El índice S&P 500 (IVVB11) ha bajado casi un 8 % este año y cerró por debajo de su media móvil de 200 días por primera vez desde junio de 2020, mientras que el Nasdaq 100 (NASD11) ha caído más del 11 %.

Esa es una pista clara de que el mercado de valores está aceptando la realidad de que la “put de la Fed” (política acomodaticia luego de un rendimiento bursátil deficiente) está desapareciendo en el espejo retrovisor. Incluso después de esta última caída, una de los más graves desde que el banco central se abalanzó para apoyar a los mercados financieros en marzo de 2020, es muy dudoso que los responsables de formular políticas públicas cambien de rumbo en su reunión de esta semana. En su lugar, mirarán más allá de la caída de las acciones para indicar que elevarán la tasa de fondos federales desde casi cero en marzo y probablemente comenzarán la liquidación de balances a mediados de año, reduciendo la postura acomodaticia frente a una inflación persistentemente elevada.

Hay algunas razones clave por las que la Fed no flaqueará debido a esta volatilidad del mercado de valores. Aquí hay cuatro de ellos:

PUBLICIDAD

El presidente Biden dio luz verde a la subida

No es ningún secreto que la inflación es lo más importante para todos los líderes en Washington. Cuando el presidente de la Fed, Jerome Powell y la gobernadora Lael Brainard comparecieron ante el Comité Bancario del Senado a principios de este mes para sus audiencias de confirmación, se les preguntó cómo reducirían el crecimiento de los precios al consumidor, que supera con creces el objetivo del 2% del banco central.

IPCdfd

Powell, como suele hacer, trató de enhebrar la aguja, argumentando que el banco central necesita sofocar la inflación para llegar al máximo nivel de empleo. Pero dio a entender que todavía está apostando a que las restricciones de oferta disminuirán para que la Fed no tenga que subir las tasas de interés tanto para arreglar los desequilibrios de oferta y demanda de la economía.

PUBLICIDAD

El presidente Biden, cuyos índices de aprobación están cayendo en un año de elecciones de mitad de mandato, parece menos inclinado a contar con la esperanza como estrategia. En una conferencia de prensa para marcar su primer año en el cargo, intentó responsabilizar directamente a la Reserva Federal para lidiar con el crecimiento anual de los precios que, según algunas medidas, alcanzó el 7% en diciembre.

“El trabajo crítico para asegurarse de que los precios elevados no se arraiguen recae en la Reserva Federal”, dijo Biden en la Casa Blanca. “Dada la fortaleza de la economía y el ritmo de los aumentos recientes de precios, es apropiado”, como indicó Powell, “recalibrar el soporte que ahora es necesario”.

Incluso antes del testimonio de Powell, planteé que a Biden no le importaría si el banco central encontraba una manera de reducir suavemente el crecimiento de los precios, y preferiblemente antes del 8 de noviembre. Nunca será tan descarado en la violación de la independencia del banco central como su predecesor, Donald Trump, que golpeó la mesa para que se implementaran recortes de tasas de interés. Pero esta es la luz verde más clara que Biden dará de que su administración está de acuerdo con el ajuste de la Fed.

PUBLICIDAD

Pronósticos cada vez más “hawkish” brindan cobertura a la Reserva Federal

A mediados de diciembre, el pronóstico promedio entre los funcionarios de la Fed era de aumentos de tasas de tres cuartos de punto este año. En ese momento, la Fed ya había visto subir el índice de precios al consumidor hacia el 7% y la tasa de desempleo caer a cerca del 4%. Si bien la tasa de desempleo ha disminuido aún más y la inflación ha aumentado año tras año, ninguno se ha movido de tal manera que alteraría drásticamente el pensamiento dentro del banco central.

Y, sin embargo, los operadores de bonos utilizaron el fuerte movimiento alcista de las tasas de interés para empujar aumentar la presión. En un momento de la semana pasada, se descontaron 100 puntos básicos de aumentos de tasas para 2022, con apuestas crecientes de que el banco central podría elevar la tasa de los fondos federales en 50 puntos básicos en marzo. Ese tipo de aumento no ha ocurrido desde el año 2000 , pero fue defendido por el inversionista multimillonario Bill Ackman como una forma en que la Reserva Federal “restaure su credibilidad”. Días después, los estrategas de Bank of America Corp. (BAC) encabezados por Michael Hartnett dijeron que los formuladores de políticas están “histéricamente detrás de la curva” y argumentaron que deberían aumentar las tasas en 50 puntos básicos en la próxima reunión.

PUBLICIDAD

Un aumento de la tasa de medio punto esta semana no ocurrirá en absoluto y es casi seguro que tampoco ocurrirá en marzo.

Aumento de tasadfd

En todo caso, estos llamados ruidosos son una bendición para la Fed porque le dan a Powell y sus colegas más espacio para ser moderados en comparación. La declaración de los formuladores de políticas de esta semana podría decir algo como elevar la tasa de los fondos federales “pronto podría estar justificado”, lo que establecería un movimiento de un cuarto de punto en marzo. Eso está muy lejos del tipo de pánico que sugieren Ackman y Hartnett y, sin embargo, hace apenas un mes, solo el gobernador de la Fed, Christopher Waller, apuntaba explícitamente a un probable despegue en marzo.

Sin embargo, está lejos de ser seguro si seguir el curso trazado provocará un rebote en el mercado de valores.

PUBLICIDAD

La Fed estaba ansiosa por la espuma del mercado incluso antes de los llamados de que es una “súper burbuja”

Jeremy Grantham causó ruido la semana pasada al decir que las acciones estadounidenses por estar en una “súper burbuja”. El cofundador del administrador de activos de Boston, GMO, a menudo ha advertido sobre los excesos del mercado, insistiendo en que “siento que es casi seguro “ que sea una burbuja.

Los banqueros centrales, por su parte, nunca usarían tales términos. Pero la Fed aparentemente estuvo lo más cerca posible de decir “burbuja” en su informe de estabilidad financiera de mayo de 2021 y reiteró en noviembre que “los precios de los activos siguen siendo vulnerables a caídas significativas si el sentimiento de riesgo de los inversores se deteriora”.

PUBLICIDAD

Si esta última gota cuenta como “significativa”, depende de a quién le preguntes. Tiendo a estar de acuerdo con mi colega de Bloomberg Opinion, John Authers, quien se burló de decir que el Nasdaq 100 (NASD11) está en medio de una “corrección” solo porque cayó más del 10% desde su punto máximo. Esta última turbulencia se produjo después de un rally feroz casi continuo.

Nadaq 100dfd

El Nasdaq 100 ha ganado de manera confiable durante la última década en gran parte debido a la inflación moderada, algo que preocupó gravemente a los banqueros centrales. Ahora tienen un crecimiento de precios demasiado alto. Usarán su herramienta contundente, las tasas de interés, para intentar encontrar un nuevo equilibrio. No hay razón para esperar que una mayor rotación de las acciones de crecimiento hacia las acciones de las empresas que se benefician de una economía sólida hoy afecte ese cálculo.

Lo más importante es que los mercados crediticios muestran pocas señales de pánico.

Es popular decir en broma que la Reserva Federal es hipersensible a las caídas de las acciones estadounidenses. Pero no es del todo correcto. En realidad, el banco central está muy concentrado en asegurarse de que las condiciones del mercado crediticio no se deterioren, lo que amenaza tanto el empleo como la estabilidad financiera. Es por eso que el banco central estableció líneas de crédito corporativas al comienzo de la pandemia.

A pesar de que los precios de las acciones de Netflix Inc. (NFLX) y Peloton Interactive Inc. (PTON) se han desplomado, ha habido relativamente pocos efectos indirectos en el mercado más amplio de bonos corporativos. El índice CDX de alto rendimiento de América del Norte de Markit, que mide la prima exigida por los inversores para protegerse contra los incumplimientos de pago de la deuda, se situó en alrededor de 321 puntos básicos a fines de la semana pasada. En comparación, alcanzó un máximo de 485 puntos básicos a fines de 2018, cuando Powell se vio obligado a pasar abruptamente de subir las tasas a eventualmente reducirlas. El 23 de marzo de 2020, el día en que la Fed dio a conocer sus líneas de crédito de emergencia, el índice CDX de alto rendimiento alcanzó un máximo de 871 puntos básicos.

Sin preocuparsionesdfd

Mientras tanto, con un rendimiento total del 4,71 %, la empresa promedio calificada como chatarra todavía puede pedir prestado más barato que en cualquier otro momento antes de fines de 2020. También pueden aprovechar fácilmente el mercado de préstamos apalancados, donde los fondos están agregando una cantidad récord de efectivo dado el atractivo de sus tasas de interés flotantes.

El mercado crediticio es posiblemente el indicador más importante a tener en cuenta para detectar una indicación de que la retórica más agresiva de la Fed está agregando tensión al sistema financiero lo que haría que los responsables de la formulación de políticas retrocedieran. Por ahora, el índice de condiciones financieras de Goldman Sachs Group Inc. (GS) sigue siendo más acomodaticio que cualquier período previo a la pandemia y ha cambiado poco desde octubre. Eso es un claro visto bueno para que el banco central proceda según lo planeado.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar