PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Actualidad

Fundación Gates agrega a una baronesa y a un multimillonario a su creciente junta

Añaden una medida de diversidad a un grupo que anteriormente estaba compuesto por un pequeño círculo de amigos y familiares

La sede de la Fundación Bill y Melinda Gates en Seattle, Washington, EE. UU.
Por Sophie Alexander y Ben Steverman
26 de enero, 2022 | 05:27 pm
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg — Bill Gates y Melinda French Gates están redistribuyendo el control de su fundación de US$50.000 millones, una de las organizaciones filantrópicas más poderosas del mundo, cumpliendo una promesa hecha después de que anunciaran su separación el año pasado.

La Fundación Gates está agregando cuatro nuevos miembros a su junta directiva: su director ejecutivo, Mark Suzman; el multimillonario zimbabuense Strive Masiyiwa; Thomas Tierney, cofundador de Bridgespan Group, uno de los consultores más poderosos de la industria sin fines de lucro; y Minouche Shafik, ex funcionaria del Banco Mundial que ahora es directora de la London School of Economics (LSE).

PUBLICIDAD

“Nos sentimos honrados de que estas tres personas profundamente conocedoras y respetadas hayan aceptado unirse a la junta de la fundación”, dijo Suzman, de 53 años, en un comunicado el miércoles. “Aportan un increíble historial de impacto en los negocios globales, la filantropía y el desarrollo”.

La fundación con sede en Seattle dijo que podría haber hasta nueve miembros en el futuro. Las conversaciones están “en curso sobre agregar a la lista inicial para mejorar la representación en todos los géneros, la geografía y la experiencia”.

Los nuevos miembros se unen a Gates y French Gates en la junta, agregando una medida de diversidad a un grupo que anteriormente estaba compuesto por un pequeño círculo de amigos y familiares. Esto incluyó al padre de Bill, quien murió en 2020 y Warren Buffett, quien ha donado más de US$30.000 millones a la organización benéfica. Poco después del anuncio del divorcio, el jefe de Berkshire Hathaway Inc. (BRK/A) anunció que dejaba la fundación y enfatizó que era porque tenía un “papel inactivo”.

PUBLICIDAD

Sin embargo, el hombre de 91 años ha buscado durante mucho tiempo evitar conflictos y, en el momento en que se fue, el divorcio se estaba volviendo cada vez más amargo. Surgieron informes poco halagadores sobre la fidelidad de Gates, vínculos con el delincuente sexual muerto Jeffrey Epstein y afirmaciones de que su administrador de dinero Michael Larson operaba en un ambiente de trabajo tóxico.

La fundación implementó medidas para garantizar que continuaría funcionando, anunciando que la ex pareja agregaría US$15.000 millones a la dotación de US$50.000 millones durante los próximos años y agregó una opción nuclear: French Gates renunciaría después de dos años si los dos no podían trabajar juntos.

Si se va, French Gates, de 57 años, recibirá dinero de Gates, de 66, por su trabajo filantrópico que es independiente de la dotación de la fundación. Gates ya transfirió miles de millones de dólares en acciones de empresas a French Gates, que está construyendo su propia firma de inversiones filantrópicas, Pivotal Ventures.

Con miles de millones de dólares al año en subvenciones, la fundación opera en todo el mundo centrándose en la salud, el género y la educación. El mundo filantrópico ha estado especulando si una nueva junta, el órgano rector de la organización, cambiaría su enfoque de dar.

El anuncio inicial también generó expectativas de que conduciría a una mayor diversidad, un problema en el mundo de la filantropía de grandes sumas de dinero.

Edgar Villanueva, fundador de Decolonizing Wealth Project (Proyecto Descolonizando la Riqueza), dijo que esto es particularmente importante para la Fundación Gates debido a su influencia global.

PUBLICIDAD

“Lo que hacen en el mundo crea un gran impulso para la industria, por lo que todos los ojos están puestos en ellos”, dijo este mes.

Masiyiwa es fundador y presidente ejecutivo de Econet Global, una empresa de telecomunicaciones que opera en África, Asia, Europa y América Latina. Econet ofrece servicios de telefonía, banda ancha y satélite, y también es un importante proveedor de pagos móviles, un enfoque del trabajo de la Fundación Gates en África para expandir los servicios financieros para los pobres.

Strive Masiyiwa, fundador y presidente de Econet Wireless Global Ltd., habla durante un panel de discusión en el Foro de Nueva Economía de Bloomberg en Singapur, el martes 6 de noviembre de 2018. El Foro de Nueva Economía, organizado por Bloomberg Media Group, una división de Bloomberg LP, tiene como objetivo reunir a líderes de los sectores público y privado para encontrar soluciones a los mayores desafíos del mundo.dfd

Masiyiwa dijo en el comunicado que ha trabajado con la fundación durante 20 años, “comenzando con esfuerzos para mejorar la producción agrícola para más de 400 millones de pequeños agricultores en África, para mejorar los medios de vida de las personas más pobres en África y el mundo”.

PUBLICIDAD

Shafik, la única otra mujer en la junta además de French Gates, ha trabajado para el Banco Mundial, el Departamento de Desarrollo Internacional del Reino Unido y es ex vicegobernadora del Banco de Inglaterra.

Shafik, quien nació en Egipto, se educó en los Estados Unidos y fue nombrada baronesa del Reino Unido en 2020, es actualmente directora de la LSE.

PUBLICIDAD
Minouche Shafik, directora de la London School of Economics (LSE), posa para una fotografía tras una entrevista con Bloomberg Television en Londres, Reino Unido, el lunes 2 de septiembre de 2019.dfd

“He pasado mi carrera trabajando en algunas de las instituciones académicas e internacionales más importantes del mundo porque, al igual que Melinda y Bill, me doy cuenta de que los problemas más difíciles que enfrenta la humanidad no se limitan a un solo país o sector, sino que son desafíos universales que requieren razón, empatía y cooperación”, dijo en el comunicado.

Tierney fundó Bridgespan en 2000, cuando se formó la Fundación Gates, después de dirigir la consultora de gestión Bain & Co. La Fundación Gates ha trabajado con Bridgespan, que se ha vuelto más prominente recientemente por su papel en ayudar a MacKenzie Scott a repartir miles de millones de dólares a un ritmo récord.

Suzman, un experiodista y empleado de las Naciones Unidas que creció en la Sudáfrica del apartheid, se unió a la organización en 2007 y fue ascendido al puesto más alto en febrero de 2020. Suzman, quien es de raza blanca, dijo en una carta el miércoles que ha hecho de la diversificación del personal de la fundación y de las donaciones un objetivo clave.

PUBLICIDAD

La diversidad también es una prioridad al agregar nuevos miembros a la junta.

“Estamos en conversaciones activas sobre agregar a nuestra lista inicial para mejorar la representación en género, geografía y experiencia”, escribió Suzman en su primera carta anual para la fundación, un trabajo que típicamente realizan Gates y French Gates.

Al reaccionar ante los nuevos miembros el miércoles, Villanueva dijo que es un paso en la dirección correcta, pero es decepcionante y no va lo suficientemente lejos.

Me gustaría ver una oportunidad para las personas que son de la comunidad, en el terreno”, dijo, y agregó que mientras Gates y French Gates estén a cargo, habrá un desequilibrio de poder. “En última instancia, sigue siendo una fundación familiar, el dinero de su familia, todavía está sentado en el papel de presidente”.

PUBLICIDAD

Esto es común cuando las fundaciones familiares agregan miembros a la junta, dijo.

“Es muy poco probable que traigan a alguien que sea una amenaza para la estructura de poder”.

Un “ethos tecnocrático” ha dominado durante mucho tiempo la Fundación Gates, y la junta en expansión podría “convertirse en una oportunidad para incorporar más perspectivas centradas en la comunidad en su liderazgo”, dijo Benjamin Soskis, investigador asociado principal en el Centro de Organizaciones sin fines de lucro y Filantropía en Urban Instituto.

“Nadie espera que un consejo ampliado altere por completo los planteamientos y prioridades de la fundación, pero llevar más de la crítica externa de la Fundación Gates a la propia fundación sería algo positivo”, dijo Soskis, cuyo trabajo ha sido financiado por la fundación en el pasado.

Le puede interesar:

Melinda French Gates reduce participación en CNR con una venta de US$467 millones

Bill y Melinda French Gates separan promesas filantrópicas tras divorcio

Fundador de Nubank firma iniciativa de Warren Buffett para donar riqueza

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar

PUBLICIDAD