Negocios

Tesla retrasa nuevos modelos hasta 2023 por problemas en cadena de suministro

Aunque tener que adquirir chips para sólo un puñado de modelos ha sido una ventaja para Tesla, aplazar el lanzamiento de nuevos productos conlleva cierto riesgo

Musk
Por Dana Hull, Sean O'Kane y Gabrielle Coppola
27 de enero, 2022 | 02:17 PM
Últimascotizaciones

Bloomberg — Tesla Inc. (TSLA) aplazó el lanzamiento de nuevos modelos hasta el año próximo, apostando a que la mejor manera de seguir aumentando las ventas ante los retos de la cadena de suministro será potenciar aún más una estrecha línea de grandes vendedores.

El fabricante de automóviles más valioso del mundo se centrará en aumentar la producción en 2022 para dar continuidad a lo que el CEO, Elon Musk, calificó como un año decisivo tanto para Tesla como para los autos eléctricos en general. Depender de sólo dos vehículos (el Modelo 3 y el Y) para el 97% de las entregas ayudó a aliviar los desafíos liderados por la escasez de semiconductores que está afectando a la producción en toda la industria automotriz.

“Tanto el año pasado como este año, si introdujéramos nuevos vehículos, nuestra producción total de vehículos disminuiría”, dijo Musk a última hora del miércoles después de que Tesla reportara ingresos y ganancias por acción récord, ambos superando las estimaciones de los analistas. Sacar el Cybertruck, el Semi o el Roadster en 2022 “no tendría ningún sentido porque seguiremos teniendo limitaciones de piezas”.

PUBLICIDAD

Aunque tener que adquirir chips para sólo un puñado de modelos ha sido una ventaja para Tesla, aplazar el lanzamiento de nuevos productos conlleva cierto riesgo. Rivian Automotive Inc. (RIVN) está aumentando la producción de su camioneta eléctrica R1T y el líder del segmento de camiones, Ford Motor Co. (F), sacará al mercado una versión enchufable de su superventas F-150 en los próximos meses.

Las acciones de Tesla cayeron hasta un 2% a US$919, antes del inicio de las operaciones regulares del jueves en Nueva York. La acción avanzó un 50% el año pasado tras dispararse un 743% en 2020.

“Las acciones de TSLA tienden a funcionar mejor cuando viene algo nuevo”, dijo en una nota Jeffrey Osborne, un analista de Cowen & Co. (COWN) con el equivalente a una recomendación de “mantener” la acción.

PUBLICIDAD

A falta de novedades a corto plazo en las salas de exposición de Tesla para promocionarlas, Musk dedicó gran parte de la llamada de resultados de Tesla a hablar del potencial de la tecnología de autoconducción y de un robot humanoide que la empresa tiene en desarrollo.

Aunque Tesla lleva años cobrando miles de dólares por la capacidad de autoconducción total que, según ha dicho, hará honor a ese nombre en algún momento del futuro, las funciones aún están en fase beta y los humanos deben seguir ocupándose del volante.

Musk ha dicho que el robot del que se burló por primera vez hace cinco meses puede ser el producto más importante en el que está trabajando el fabricante de autos y tiene el potencial de ser más importante que su negocio de vehículos.

Será una tarea difícil, al menos desde el punto de vista de los beneficios. Los ingresos de la automoción se dispararon hasta casi US$16.000 millones en el cuarto trimestre y supusieron el 90% de las ventas totales. Los beneficios, excluyendo algunas partidas, se elevaron a US$2,54 por acción, superando la estimación media de los analistas de US$2,36 por acción.

Tesla entregó más de 936.000 vehículos en todo el mundo en 2021, un 87% más que el año anterior y superando el 50% de expansión media anual previsto durante varios años. Aunque Musk espera volver a superar cómodamente ese crecimiento en 2022, la compañía advirtió que es probable que sus fábricas sigan funcionando por debajo de su capacidad durante este año debido a problemas en la cadena de suministro.

“El comentario sobre los factores de riesgo está adquiriendo un peso diferente en el entorno actual”, dijo Gene Munster, cofundador de la firma de inversión Loup Ventures. “Siempre que hay incógnitas sobre el futuro puede asustar un poco a los inversores”.

PUBLICIDAD

Después de no asistir a la llamada de ganancias de Tesla el trimestre pasado, Musk regresó el miércoles para explicar la decisión de retrasar aún más los modelos de los que mostró por primera vez prototipos ya en 2017.

Tesla realizará trabajos de ingeniería y utillaje este año para que el Cybertruck, el Semi y el Roadster estén listos para la producción, “con suerte el año que viene”, dijo Musk. La compañía no está trabajando actualmente en un vehículo de US$25.000 que, según dijo en 2020, Tesla intentará fabricar en unos tres años.

“Tenemos bastante en nuestro plato ahora mismo, demasiado en nuestros platos, francamente”, dijo Musk. “Lo que importa de forma abrumadora es cuándo el coche es autónomo”.

PUBLICIDAD

“La capacidad de conducción autónoma total de Tesla se convertirá en la fuente más importante de rentabilidad para la empresa con el tiempo”, dijo.

Con ingresos netos de US$5.500 millones del año pasado, según principios contables generalmente aceptados, Tesla alcanzó un hito que su CEO pregonó al principio de la convocatoria.

PUBLICIDAD

“Nuestra rentabilidad acumulada desde la creación de la empresa pasó a ser positiva, lo que creo que nos convierte en una verdadera empresa en este momento”, dijo Musk.

Le puede interesar:

Tesla pisa el acelerador y supera estimaciones de Wall Street

PUBLICIDAD

Cinco claves a mirar en el reporte de ganancias de Tesla

Compañía de implantes cerebrales de Elon Musk se acerca a pruebas en humanos

Este artículo fue traducido por Andrea González

PUBLICIDAD