Argentina

Pax cambiaria: ¿por cuanto tiempo podría quedarse quieto el dólar blue en Argentina?

El acuerdo con el FMI bajó la tensión sobre los dólares paralelos, pero aún faltan precisiones sobre el programa y el Banco Central continúa con reservas en estado crítico

El principio de acuerdo redujo la brecha entre los dólares paralelos y el tipo de cambio oficial
02 de febrero, 2022 | 06:00 AM
Tiempo de lectura: 2 minutos

Buenos Aires — En los últimos diez días de enero, los dólares paralelos habían iniciado una senda alcista que llevó al blue, por caso, a un récord de $223, un día antes de que el Gobierno nacional anuncie un principio de acuerdo con el FMI. Ese anuncio desinfló inmediatamente a la cotización informal, llevándola a $212,5 para venta el viernes último. Ese recorrido bajista fue también acompañado por los dólares bursátiles, el Contado Con Liquidación y el MEP.

No obstante, esa tendencia a la baja no ha continuado en las primeras jornadas post acuerdo, con el blue rebotando a $214. ¿Qué ocurrirá en las próximas semanas?

            • La brecha: La diferencia entre el blue y el oficial mayorista ya supera el 103,6%.
            • Evolución en 2021: El blue en enero de 2021 cerró en $150, y continuó de la siguiente manera: $146 en febrero, $150 en marzo, $157 en abril, $168 en mayo, $180 en junio, $181,50 en julio, $186 en agosto, $186 en septiembre, $197,50 en octubre, $201,5 en noviembre, $208 en diciembre y $212,5 en enero.
            • Últimas jornadas: El martes 25 de enero se vendió a $219,5, el miércoles a $221 y este jueves a $223. Con el anuncio del FMI, el viernes 28 cayó a $212,50. Este lunes aumentó 50 centavos a $213 y el martes sumó $1 más para venderse a $214.

Acuerdo con el FMI

Para Salvador Di Stefano, analista económico y financiero, mientras no haya cimbronazos en el acuerdo con el FMI, no habría motivos para que el dólar blue retome la tendencia alcista. El analista destacó ante la consulta de este medio la valorización de los activos argentinos en los últimos días, y aseguró que mientras se reduzca la emisión monetaria, cederá la presión sobre el tipo de cambio.

PUBLICIDAD

Martín Vauthier, economista de Anker Latinoamérica, señala que si bien fue bienvenido por los mercados el principio de entendimiento, “aún faltan muchas precisiones” respecto al acuerdo alcanzado. “La falta de precisiones sobre el acuerdo y la incertidumbre política respecto a cuál sería el grado consenso juegan en las expectativas y en ese contexto es muy importante que se den señales positivas”, agregó el economista consultado por Bloomberg Línea.

“Respecto del blue creo que en general recoge más todo lo que sea especulación en torno a cuestiones políticas y al ser mucho menos trazable y con poco volumen va a estar sujeto a estas idas y vueltas que hay en torno al envío del acuerdo al Congreso”, agregó Leandro Zicarelli, Economista del CEPA.

ADEMÁS: Brecha cambiaria: las claves para entender por qué continúa en ascenso

PUBLICIDAD

El factor reservas

“Si el Gobierno emite menos y suma reservas, el dólar blue debería salir de la tapa de los diarios”, sentenció Di Stefano. Pero la foto actual que presenta el Banco Central no es del todo optimista.

“El Banco Central presenta un balance deteriorado, una combinación de un pasivo de pesos, como consecuencia de la emisión monetaria de los últimos dos años y reservas netas muy escasas”, diagnóstica Vauthier, y señala que este escenario “configura una situación de fragilidad y explica los niveles de la brecha cambiaria”.

A la espera del campo

Hay también un factor estacional que incide en la volatilidad de los tipos de cambio, remarcan los especialistas. A la espera de la cosecha gruesa del maíz y la soja, las reservas netas del Banco Central escasean y el panorama de vencimientos del FMI es temerario en caso que no se concrete el acuerdo con el organismo multilateral.

“Es el último mes puente antes de que empiece la liquidación un poco más fuerte del campo y la demanda de pesos mejore, si el Banco Central no vende tanto en febrero no va a haber mayores presiones en los paralelos”, explica Zicarelli, y advierte que “si la cosa se le complica al Central en el Mercado Abierto Electrónico (MAE), se puede sumar otro foco de presiones ahí”, debido a que la posición neta del BCRA no es buena.

“Todavía faltan 45/60 días para que empiecen a ingresar las cosechas de soja y maíz. Un mes en el que el BCRA tiene los flujos en contra”, complementa Vauthier, al señalar que ese factor puede haber estado detrás “del recalentamiento de la brecha en las últimas semanas”.

TE PUEDE INTERESAR

PUBLICIDAD