Cripto

Los mineros de bitcoin ven a Georgia como el nuevo lugar clave de Estados Unidos

Atrayendo a los mineros con sus precios de energía relativamente bajos y su gran cantidad de energía nuclear y solar

Estado de Georgia
Por Josh Saul
12 de febrero, 2022 | 08:30 AM
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg — Cuando el minero de bitcoin (XBT) CleanSpark Inc. (CLSK) compró un centro de datos en el suburbio de College Park en Atlanta, la empresa tuvo un problema: quería cambiar a un proveedor de energía más económico y ecológico, pero la ley de Georgia no se lo permitía. Entra al jefe de la junta de energía del estado, quien intervino el año pasado y aprobó un plan según el cual el antiguo centro de datos continuaría comprando energía de una gran empresa de servicios públicos, mientras que 15.000 máquinas mineras en el mismo terreno podrían comprar energía más limpia vendida por una organización de generación sin fines de lucro a aproximadamente la mitad del precio.

“Al final del día, Georgia quiere este negocio aquí”, dijo Matt Schultz, presidente ejecutivo de CleanSpark, en una entrevista. “Han hecho todo lo posible para hacer crecer bitcoin en el estado”.

Estados Unidos se ha convertido en el principal destino mundial para los criptomineros después de que China prohibiera la industria de uso intensivo de energía y Rusia considerara hacer lo mismo. Ahora, cientos de miles de máquinas mineras por valor de miles de millones de dólares se están conectando a las redes eléctricas en todo EE.UU., generando una industria completamente nueva, completa con nuevos ingresos fiscales para los gobiernos locales y grandes ganancias para muchos mineros, así como preocupaciones sobre el uso de energía y el impacto ambiental. Algunos estados están trabajando para atraer a los mineros, mientras que otros han adoptado un enfoque más cauteloso, o incluso han quitado la alfombra de bienvenida por completo.

PUBLICIDAD

Entre los estados que dan la bienvenida al negocio, Georgia se ha convertido en una opción para los mineros, según Foundry, una empresa de criptomonedas que también opera Foundry USA (BLFDF), el grupo minero más grande del mundo. Los mineros del estado eran responsables de más del 34% de la potencia de cómputo en el grupo al 31 de enero, casi el doble de su participación desde el tercer trimestre del año pasado.

Georgia está atrayendo a los mineros con sus precios de energía relativamente bajos y su gran cantidad de energía nuclear y solar, lo que permite a las empresas mineras calificarse a sí mismas como sostenibles o libres de emisiones. Los reguladores en el estado también se han ganado la reputación de ser amigables con los mineros, guiándolos hacia un programa solar que permite a las empresas compensar sus emisiones con créditos de energía renovable y dándoles acceso a los precios de la energía del día siguiente para que los mineros tengan suficiente tiempo para reducir sus operaciones cuando las tarifas se disparen. Todo esto ayuda a explicar por qué un consorcio de criptoempresas, incluida Bitmain Technologies Ltd., dijo en septiembre que traería otros 56.000 mineros al estado.

Otros estados con las mayores operaciones mineras en el grupo de Foundry son Kentucky con más del 12%, seguido de Nueva York, Texas, Nebraska y Carolina del Norte. Foundry tiene alrededor del 17% del poder de cómputo global de bitcoin, por lo que sus cifras no representan a todos los mineros de EE.UU. Por ejemplo, algunos grandes mineros de Texas no están en el grupo de Foundry, por lo que los números subestiman la participación de ese estado. Aún así, los datos brindan una visión parcial de dónde acuden los mineros, o dónde evitan, según sea el caso: el estado de Nueva York ha visto caer su participación de aproximadamente el 20% a menos del 10% en el mismo período.

PUBLICIDAD
bitcoindfd

Los mineros de bitcoin están compuestos por miles de computadoras que ejecutan cálculos complejos para mantener la red de criptomonedas y los mineros exitosos son recompensados con la valiosa y volátil moneda virtual. En realidad, nadie pasa a la clandestinidad y no se “extraen” metales en el sentido tradicional. También existe una diferencia entre los servicios financieros y profesionales que respaldan a bitcoin, que políticos como el alcalde de la ciudad de Nueva York, Eric Adams, están ansiosos por atraer y la minería real, que requiere grandes centros de datos y consume grandes cantidades de electricidad.

Algunos estados están presionando para atraer mineros con incentivos fiscales. Kentucky aprobó una ley el año pasado que exime de impuestos sobre las compras de energía por parte de las empresas mineras, mientras que Wyoming eximió de impuestos cualquier gas natural utilizado para alimentar plataformas mineras móviles. Solo en 2021, un total de 33 estados tenían proyectos de ley que respaldaban sus infraestructuras de criptomonedas y 17 promulgaron nuevas leyes, según Heather Morton, analista de política fiscal en la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales.

Mientras tanto, Nueva York ha tenido una relación fría y caliente con sus mineros. Si bien el estado tiene energía hidroeléctrica ecológica y barata y los sitios industriales inactivos son buenos lugares para la minería, los legisladores están impulsando un proyecto de ley que prohibiría la minería durante tres años, y dos ciudades cerca de la frontera con Canadá prohibieron temporalmente cualquier mina. Greenidge Generation Holdings Inc., respaldada por capital privado, está esperando ver si se renovarán los permisos de contaminación que le permiten operar, pero el jefe de la agencia estatal encargada de la renovación dio algunas indicaciones de sus puntos de vista con un tuit en septiembre que decía: “Greenidge no ha demostrado cumplimiento con la ley climática de Nueva York”.

Foundry invirtió US$400 millones en EE.UU. el año pasado, pero el tono desalentador de Nueva York hacia las mineras significó que solo el 10% de ese gasto estaba allí, dijo Kyle Schneps, director de política pública de la empresa. “Nueva York no se está expandiendo tan rápido porque allí hay ambigüedad política y regulatoria”, dijo. “Los mineros están preocupados por eso y por la posibilidad de una moratoria”.

Cartelería de bitcoin en un stand de la Hong Kong Fintech Week, en Hong Kong, Chinadfd

Las regulaciones que varían según el estado a veces incitan a los mineros a mover sus operaciones. Sergii Gerasymovych se entusiasmó cuando su compañía de criptomonedas vendió una gran plataforma minera a un operador de petróleo y gas con planes de minar bitcoin en Nuevo México. Pero cuando la compañía comenzó a instalar la plataforma móvil, que quema gas natural que de otro modo se quemaría para alimentar a unos 700 mineros, se enteraron de que Nuevo México regulaba estrictamente los generadores como el de la plataforma minera.

Entonces, la compañía llevó la plataforma a Texas en 2020 y la instaló allí, dijo Gerasymovych, director ejecutivo de EZ Blockchain (EZPW). (Actualmente, Nuevo México no tiene presencia en el grupo minero de Foundry USA, mientras que Texas es el cuarto más grande). “En un lado de la frontera, puede usar la quema para minar bitcoin y recibir elogios”, dijo. “Por el otro lado del otro lado de la frontera te llaman malvado porque estás enviando emisiones al aire”.

PUBLICIDAD

Core Scientific (CORZ) es una de las mayores mineras de EE. UU. con operaciones en Georgia, Carolina del Norte, Kentucky y Dakota del Norte; está desarrollando otra mina en Texas. Darin Feinstein cofundó la compañía en 2017 y buscó cientos de sitios para encontrar la primera ubicación de la compañía en Marble, Carolina del Norte, que estaba ubicada en una antigua fábrica de jeans Levi’s que aprovechaba la energía hidroeléctrica barata.

Feinstein dijo que si bien una vez operó mineros en el estado de Washington, desde entonces ha rechazado docenas de acuerdos tanto allí como en Nueva York debido al enfoque hostil hacia la minería por parte de los políticos locales y las empresas de servicios públicos. “Escucha, no nos mudaremos a las cercanías que no nos quieren, punto”, dijo Feinstein. “No vamos a Nueva York, no vamos a áreas que no quieren esta industria dentro de sus fronteras”.

Tricia Pridemore encabeza la Comisión de Servicios Públicos de Georgia, que supervisa las compañías eléctricas y los precios de la energía en el estado, y es el regulador que intervino para asegurarse de que CleanSpark pudiera cambiar al proveedor de energía que deseaba. “No necesariamente tengo una opinión sobre la minería de bitcoin”, dijo en una entrevista. Ella ve su papel como hablar con los mineros para decirles lo que deben saber y darles algunas formas de lograr sus objetivos. “Si consumen mucha energía y trabajamos con las empresas de servicios públicos, entonces encajan perfectamente en Georgia”.

PUBLICIDAD

Con la ayuda de Miguel Bologna .

Le puede interesar:

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar

PUBLICIDAD