Negocios

BP saldrá de su participación en Rosneft y podría recibir un golpe de US$25.000 millones

Las operaciones de TotalEnergies SE en Rusia representan unos $1.500 millones de su flujo de caja total, o alrededor del 5%

BP no dijo si planeaba vender su participación de aproximadamente el 20% en Rosneft, o si simplemente se retiraba. Cualquier comprador potencial tendría que sortear una red de sanciones económicas cada vez más estricta que dificultaría enormemente cualquier transacción.
Por Laura Hurst y Emma Ross-Thomas
27 de febrero, 2022 | 01:59 PM

Bloomberg — BP Plc se deshizo de sus acciones en el gigante petrolero Rosneft PJSC, asumiendo un golpe financiero de hasta US$25.000 millones al unirse a la campaña de aislamiento de la economía rusa.

El sorprendente movimiento de la empresa británica es la última señal de hasta dónde están dispuestas a llegar las potencias occidentales para castigar al presidente Vladimir Putin por su invasión de Ucrania. BP lleva tres décadas en Rusia y hace unas semanas defendía a ultranza su presencia en el país.

Pero estaba recibiendo una creciente presión del gobierno del Reino Unido por la alianza con Rosneft. El consejero delegado, Bernard Looney, fue convocado la semana pasada por el secretario de Negocios del Reino Unido, Kwasi Kwarteng, para que explicara los vínculos de la empresa con Rusia. Kwarteng acogió con satisfacción la decisión de BP el domingo.

PUBLICIDAD

“Esta acción militar representa un cambio fundamental”, dijo el presidente de BP, Helge Lund, en un comunicado. “Ha llevado al consejo de administración de BP a concluir, tras un proceso exhaustivo, que nuestra participación en Rosneft, una empresa estatal, simplemente no puede continuar”.

BP no dijo si planeaba vender su participación de aproximadamente el 20% en Rosneft, o si simplemente se retiraba. Cualquier comprador potencial tendría que sortear una red de sanciones económicas cada vez más estricta que dificultaría enormemente cualquier transacción.

En un comunicado dirigido a los empleados, Looney dijo que habría “consecuencias financieras” que se reflejarían en sus próximos resultados trimestrales. Un portavoz dijo que podría haber una pérdida de valor de hasta 25.000 millones de dólares.

PUBLICIDAD

La empresa, con sede en Londres, sí confirmó que dejaría de contabilizar su participación en las reservas de petróleo y gas, la producción y los beneficios de su participación en Rosneft. Looney también dimitirá con efecto inmediato del consejo de administración de la empresa rusa, al igual que su predecesor Bob Dudley.

BP también abandonará sus otros negocios en Rusia, que incluyen tres empresas conjuntas con un valor en libros de unos 1.400 millones de dólares.

Golpe financiero

La medida -y los costos financieros asociados- sorprenderán a los inversionistas el lunes. Las acciones de BP han subido un 15% este año, impulsadas por la subida de los precios del petróleo, incluso cuando las fuerzas rusas se concentraban en la frontera de Ucrania.

A principios de febrero, Looney todavía sostenía que BP podía “evitar la política” en Rusia, que era “un gran miembro del sistema energético”. La conmoción por la gran incursión militar de Putin en Ucrania hizo insostenible esa posición.

BP tiene una historia más larga en Rusia que muchos de sus pares. Fue una de las primeras grandes petroleras occidentales en establecer una presencia en Rusia tras el colapso de la Unión Soviética.

John Browne, el director general de entonces, compró una participación en Sidanco en los años 90, que acabó convirtiéndose en TNK-BP, una empresa conjunta con un grupo de multimillonarios. Esto dio a BP el control operativo directo de los yacimientos petrolíferos rusos, con un gran número de personal expatriado en el país.

PUBLICIDAD

La participación de BP en el productor de petróleo controlado por el Kremlin tenía mucho simbolismo, ya que marcaba la continuación de tres décadas de operaciones en el país, pero en muchos aspectos prácticos la alianza era más superficial de lo que parece.

Aunque BP declaró su participación en la producción, las reservas y los beneficios de Rosneft a efectos contables, no tenía participaciones directas en ninguno de los campos de Rosneft ni acceso físico a los hidrocarburos que producían.

La empresa londinense sí recibía regularmente dividendos de Rosneft, que el año pasado ascendieron a US$640 millones, en comparación con el flujo de caja operativo total de BP, de $23.600 millones.

PUBLICIDAD

Rosneft dijo que la medida “destruye la exitosa cooperación de 30 años” de las dos compañías. “La decisión se tomó bajo una presión sin precedentes de fuerzas políticamente comprometidas”, dijo en un comunicado en su página web.

BP tenía la mayor participación en el petróleo y el gas rusos, pero sus pares de Big Oil también tienen importantes participaciones en el país. Las operaciones de TotalEnergies SE en Rusia representan unos $1.500 millones de su flujo de caja total, o alrededor del 5%. Tiene una participación en el productor de gas Novatek, así como una gran participación en el proyecto Yamal LNG.

PUBLICIDAD

Shell Plc tiene una importante participación en el proyecto de GNL Sakhalin Energy, dirigido por Gazprom PJSC, mientras que Chevron Corp. y Exxon Corp. están presentes en el sector de los lubricantes.

Te puede interesar:

PUBLICIDAD