La apreciación del real en Brasil: un factor clave para que el BCRA pueda devaluar de a poco

El Banco Central sigue corrigiendo el tipo de cambio por debajo de la inflación y para que el peso no se retrase es importante que las divisas de América Latina suban. El cimbronazo generado por Putin encendió alarmas

La moneda brasileña es una variable para la economía argentina.
01 de marzo, 2022 | 06:00 AM
Tiempo de lectura: 5 minutos

Buenos Aires — El año pasado el Banco Central de la República Argentina (BCRA) anunció que iba a acelerar el ritmo de la devaluación del dólar oficial y lo hizo, aunque el crawling peg no se acerca ni por asombro al ritmo de la inflación. La divisa cerró febrero en $107,44, lo que significa una apreciación del dólar contra la moneda doméstica del 4,57% en lo que va del año, mientras que la inflación fue de 3,9% en enero y se habría mantenido en ese rango febrero.

Esta homeopatía devaluatoria podría implicar una apreciación fuerte del tipo de cambio real multilateral de Argentina y complicar aún más los problemas cambiarios, pero la situación se viene manteniendo a flote con la ayuda de las monedas de la región, que también suben y permiten que el peso no se descarrile demasiado, luego de haberse apreciado más de un 18% en 2021.

ADEMÁS: Banco Macro ve nueva suba de tasa del BCRA de 1-2% en el segundo trimestre

PUBLICIDAD
El dólar mayorista se apreció fuerte en 2021.dfd

En lo que va 2022 las monedas de América Latina, en general, se vienen moviendo al ritmo que le conviene a la Argentina, aunque a partir del jueves 24 de febrero hubo una contracción en las divisas de toda la región a raíz del conflicto entre Rusia y Ucrania. Si bien por ahora se trata de una luz amarilla, si el recorrido que vienen teniendo Brasil y el resto de los países llega a modificarse, la estrategia del Banco Central puede chocarse con una pared.

Al comenzar el año un dólar equivalía a 5,57 reales y hoy la divisa norteamericana cuesta 5,16 reales, lo que implica una apreciación nominal superior al 7% en 2022 por parte del principal socio comercial de Argentina. Ese es el lado amable de la película. El otro es que el dólar había caído a 4,99 reales el miércoles 23 y la aventura bélica de Vladimir Putin lo despertó de la siesta.

ADEMÁS: Subas de tasa del BCRA: ¿podrían limitar el crecimiento del PBI argentino en 2022?

PUBLICIDAD

Ayuda mucho la apreciación que viene teniendo el real este año”, señaló a Bloomberg Línea Fernando Marull, economista de FMyA. No obstante, Marull advirtió: “Si se llega a dar vuelta el mercado en Brasil el Central va a tener que acelerar un poco la devaluación”.

En ese sentido, el analista remarcó que, si el escenario internacional sigue complicado, el BCRA, además de acelerar el crawling peg, debería subir aún más la tasa de interés.

Todavía no parece que esté en riesgo la estrategia del Banco Central, pero sin duda una apreciación del dólar o una devaluación de las monedas regionales es uno de los riesgos en este nuevo escenario”, añadió Andrés Reschini, de F2 Soluciones Financieras.

Según el jefe de estrategia de Cohen Aliados Financieros, Martín Polo, el buen rendimiento del real brasileño juega a favor “en el cortísimo plazo”, dado que el tipo de cambio real argentino se venía apreciando y que ese proceso se detuvo a pesar de que la inflación por estos lados aumentó.

De esa apreciación nominal que tienen las monedas de la región contra el dólar una parte se pierde porque esos países están bajando la inflación y Argentina, no”, expresó Polo.

TE PUEDE INTERESAR: El BCRA eleva la tasa Leliq y el rendimiento de los depósitos

PUBLICIDAD

Cuestión comercial

Polo aclaró que al salir de lo referente a la órbita del BCRA y mirar la parte comercial, la apreciación o no de Brasil tiene una influencia más acotada. “Los movimientos del tipo de cambio sobre el comercio exterior no son inmediatos. Es decir, no es que si el real se aprecia automáticamente Argentina va exportarle más a Brasil”.

Claudio Caprarulo, director ejecutivo de Analytica, señaló que, “obviamente”, favorece la apreciación del real, porque el tipo de cambio bilateral para “está en un punto bajo”, pero aclaró: “En el comercio la variable más predominante es la elasticidad entre las exportaciones con respecto a la actividad económica en Brasil. El comportamiento de nuestras exportaciones en relación al tipo de cambio real bilateral es importante en algunos sectores, pero mucho menos que la anterior variable”.

Caprarulo indicó que Brasil “seguramente” siga apreciando el real, ya que se espera que siga subiendo la tasa de referencia en el gigante de Sudamérica, pero que lo más “preocupante” es el nivel de actividad en Brasil, que no se espera que crezca este año. “Si Brasil no crece nuestras exportaciones van a encontrar un límite en el corto plazo”, sentenció.

PUBLICIDAD

Mientras tanto, el especialista en comercio exterior y director de la consultora DNI, Marcelo Elizondo, sostuvo: “Impacta positivamente la apreciación de Brasil, porque mejoran los costos por razones cambiarias en Argentina. La pregunta es ‘cuánto dura’, ya que estamos en momentos de volatilidad cambiaria y si el conflicto en Ucrania se mantiene puede implicar la salida de capitales emergentes. Hoy todo el mundo está en wait and see, por las dudas de que se modifiquen las ecuaciones”.

Elizondo finalizó: “El segundo tema es que el exportador argentino trabaja con un tipo de cambio de $ 110 menos retenciones. Ahí está el tema principal. Entonces, la apreciación de Brasil ayuda, pero no es determinante en términos comerciales”.

PUBLICIDAD

¿Cambia el viento para Brasil?

Más allá del nivel de importancia que tiene el derrotero del real en Argentina, una duda importante es si la apreciación de la moneda de Brasil se sostendrá en caso de que la Reserva Federal de los Estados Unidos suba su tasa. En ese sentido, el presidente de Patente de Valores S.A., Santiago López Alfaro, fue optimista: “Se sabe que la Fed va a subir la tasa y eso está descontado en los precios y, pese a ello, el real se venía apreciando. De hecho, creo que la mejora de emergentes aún tiene mucho recorrido.

Ritmo prudente

Argentina tiene la inflación estacionada en niveles muy altos y eso complejiza la idea de hacer una rápida corrección del tipo de cambio. Eso y los salarios que caen, y los niveles de pobreza que hay”, resumió Caprarulo. Ante ese contexto, consideró: “Me parece prudente la política que viene llevando a cabo el Banco Central, al menos hasta que se cierre el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y no tengamos en claro cuál va a ser el programa económico que vamos a tener en 2022″.

ADEMÁS:

PBI argentino crecería mucho menos de lo esperado por el Gobierno en 2022, según privados

PUBLICIDAD