Argentina

CEO de Pomelo: “Nuestra obsesión no es ser unicornio” sino “llevar los servicios financieros a otro nivel”

Gastón Irigoyen es uno de los tres fundadores de esta fintech argentina, que en un año consiguió más de US$45 millones de inversión y desembarcó en cuatro países de la región

Co fundador de Pomelo. Antes, fue CEO de Naranja X
13 de abril, 2022 | 10:33 PM
Tiempo de lectura: 5 minutos

Buenos Aires — Un año y unas pocas semanas tiene Pomelo, la startup argentina que en ese tiempo logró recaudar más de US$45 millones en dos rondas de inversión, asentar sus operaciones en cuatro países de la región y sumar 250 empleados distribuidos en ocho países.

La experiencia que se conoció hace unas semanas, en la cual se aliaron a la app cripto Belo para lanzar una tarjeta prepaga que aplica reintegros en bitcoin a cada compra, describe un poco la cruzada en la que está lanzada Pomelo: “crear una nueva manera de lanzar y escalar una fintech en América Latina, que lleve una fracción del tiempo y del costo de los players incumbentes”, dice Gaston Irigoyen, su CEO.

Irigoyen y sus dos socios, con los que fundó Pomelo, vienen de otras experiencias de servicios financieros digitales. “Te diría que el 95% de los Pomelo vienen directamente de haber creado las mejores fintech de la región”, dice el joven empresario que ve en la región una oportunidad única de mercado y describe a la Argentina como un país adelantado en lo que es experiencia cripto.

PUBLICIDAD
            • ¿De qué se trata Pomelo? Se definen como una compañía que creó la nueva infraestructura tecnológica regional que permite que cualquier empresa (fintech, cripto y de otros sectores - finanzas embebidas) lance y escale servicios financieros en Latinoamérica, en solo semanas.
            • ¿Quiénes la fundaron? Gastón Irigoyen (ex CEO de Naranja X), Hernán Corral (ex Head Digital Accounts & Cards de Mercado Pago) y Juan Fantoni (ex líder del equipo Fintech de Mastercard en Argentina).

La siguiente conversación fue editada por motivos de extensión y claridad.

Bloomberg Línea: ¿Cómo fue el paso a paso de la empresa, desde su origen en 2021 y la posición en la que se encuentran ahora?

Gastón Irigoyen: La principal razón fue la oportunidad de mercado y la experiencia del equipo. No solo de los fundadores, sino de todo del equiṕo. Somos 250 personas distribuidas en ocho países, de las cuales el 80% trabajan en los equipos de producto y tecnología. Y te diría que el 95% de los Pomelo viene directamente de haber creado las mejores fintech de la región e incluso de otras partes del mundo. De alguna manera todos, en mayor o menor medida, sufrimos el problema que estamos tratando de resolver. Es decir estamos construyendo la solución, la plataforma que nos hubiera gustado consumir en el pasado, en esas experiencias previas.

¿A qué te referís con oportunidad de mercado?

Vivimos en una región con más de 650 millones de habitantes. Donde, aún después de la pandemia, el 50% sigue sin tener acceso a servicios financieros digitales. Tenemos un boom de fintech y de financiación internacional. Además, hay una tendencia de que toda empresa puede convertirse en una fintech, incluso empresas de sectores más tradicionales.

PUBLICIDAD

¿A qué cree que responde este boom fintech en la región?

Estamos en una oportunidad para Argentina y América Latina única, que no sucedió de la noche a la mañana. Es una industria, la de la tecnología, que existe hace prácticamente 25 años, en la que varias camadas de emprendedores han ido allanando el terreno para llegar a donde estamos hoy. Es cierto que la industria tech, fintech y cripto tiene una oportunidad gigante en América Latina porque está fluyendo muchísimo más capital del que fluía históricamente por una sumatoria de razones: la pérdida de credibilidad de China, la liquidez que generó la pandemia, la guerra entre Rusia y Ucrania. Estos motivos hacen que el capital vaya buscando nuevas oportunidades, nuevas geografías. Hace tres, cuatro años se viene gestando la primera camada de la industria fintech en América Latina que dio lugar a los bancos digitales, las billeteras virtuales y los primeros jugadores cripto, pero todos ellos están sentados o creados arriba de una infraestructura antigua, vieja, obsoleta y cara que fue creada hace 20, 30 años. Hoy estamos entrando en una nueva etapa fintech en las que estas plataformas siguen creciendo y emergen nuevas, pero pasamos a una etapa en la cual la infraestructura pasa a ser algo core. Y ahí se posiciona Pomelo. Están dadas las condiciones para llevar a la región a otro lugar, por lo menos en materia de servicios financieros.

¿Con qué empresas están trabajando?

Pomelo tiene presencia en Argentina, Brasil, México y Colombia. Con 250 personas distribuidas en ocho países. Tenemos más de 30 clientes de una amplia gama. Cripto y fintech que nacieron en los últimos seis, 12 meses y utilizan la infraestructura Pomelo para construir sobre ella. En el otro lado del espectro trabajamos con dos unicornios latinoamericanos, que están pronto a salir a la bolsa. Nuestra cartera sería 40% fintech, 40% cripto y 20% finanzas embebidas.

¿En que se han concentrado las inversiones de Pomelo estos últimos meses?

Estuvimos invirtiendo en dos o tres frentes: armado del equipo (en un año pasamos de ser tres personas a 250), expansión internacional y también (aunque en menor medida) a llevar la operación en el día a día.

Fundaron Pomelo en 2021 y en un año lograron US$45 millones de financiamientodfd

¿Hay algún mercado que estén priorizando más que otros? ¿Está el objetivo de seguir creciendo en otros países?

Nosotros buscamos ayudar a las empresas a crear un negocio fintech pero también a expandirlo por la región. Un poco lo que sucede es que estas empresas tienen un mayor apetito por expandirse rápido. En ese desembarco en otros países necesitan un partner que los ayude, que les simplifique y les ahorre tiempo, costos y demás. La relevancia estratégica de Pomelo para ayudarte a crear una fintech y expandirla por la región es muy importante. En eso estamos enfocados. Eso podría llevarnos a otros países en el futuro, vamos escuchando al mercado y entendiendo que es lo que necesita.

¿En qué proceso se encuentra Pomelo, ya alcanzaron la rentabilidad?

La empresa no es rentable, siempre supimos que no lo sería en este momento. Estamos invirtiendo mucho en el desarrollo del producto. Estamos en una etapa más primaria de construir algo que resuelva un gran problema en América Latina y después en el tiempo se irá consiguiendo mayor monetización. Lo que buscamos es crear una nueva manera de lanzar y escalar una fintech en América Latina, que lleve mucho menos tiempo y del costo de los players incumbentes. Es un desafío muy grande, la oportunidad es gigante, pero requiere inversión. Es un pacto súper explícito con nuestros inversores, que al principio uno hace inversiones muy fuertes para poder crear esa propuesta de valor y luego en el tiempo va buscando la rentabilidad.

¿Cómo ve la adaptación en la región de las herramientas de servicios financieros digitales y cripto. ¿Considera que en Argentina estamos más atrasados que otros países respecto a estas herramientas?

Te diría que casi lo opuesto, que estamos adelantados. En mi último paso por Estados Unidos en la que conocí a los inversores de Pomelo me llevé que la visión generalizada que tienen es que tanto América Latina, como África y otros países muy concretos alrededor del mundo son en realidad punteros en materia de cripto porque el valor y los casos de usos son doblemente fuertes. Cuando estás en una economía con inflación, devaluación e inestabilidad macroeconómica, el caso de uso de cripto gana mucha relevancia. Lo que sí vemos en Argentina y América Latina es el valor de las stablecoins como alternativa del dólar. Si pensás en el argentino clásico, de tener dólares debajo del colchón, o aferrados al real estate, hoy en día la gente se da cuenta que eso pierde valor y ya no es tanto como parecía.

PUBLICIDAD

¿En el horizonte aparece el interés de convertirse en un nuevo unicornio argentino?

Ser unicornios, salir a la bolsa o cualquier otro hito de esas características es una consecuencia natural de armar una empresa muy buena, estructuralmente sólida y que realmente resuelva un problema a tantas empresas que existen y van a existir en el futuro. Nuestra obsesión no es ser unicornio, salir a la bolsa, nuestra obsesión es crear una empresa que lleve los servicios financieros de la región a otro nivel. Cualquier otro hito será consecuencia de un buen trabajo.

TE PUEDE INTERESAR

PUBLICIDAD