Seattle, Wa
Tiempo de lectura: 7 minutos

Las máscaras van desapareciendo. Los restaurantes se están llenando. Se reanudan los viajes internacionales. Pero algo falta en esta imagen de vuelta a la normalidad: las filas de empleados trabajando sobre sus escritorios. Hace poco más de dos meses escribí que volver a la oficina era la gran lucha de clases de nuestro tiempo. Me complace informar que, al menos hasta ahora, los trabajadores están ganando.

En los Estados Unidos, las tasas de ocupación de oficinas parecen haberse estancado en alrededor del 43% según Kastle Systems , que recopila cifras sobre la cantidad de trabajadores que está en sus escritorios en los diez distritos comerciales más grandes del país midiendo las pulsaciones de teclas. Las tasas de ocupación cayeron al 42,8% el 13 de abril, después de haber subido al 43,1% el 6 de abril. Al otro lado del Atlántico, la ocupación de Londres alcanzó un máximo del 42% en marzo.

PUBLICIDAD

Esto es posiblemente solo un tambaleo, ya que la tendencia de largo plazo está aún al alza. Sin embargo parece más probable que las empresas no hayan tenido que convencer demasiado a las personas que estaban dispuestas a volver después de la angustia del cierre aunque a partir de ahora tendrán que enfrentarse a una resistencia mucho mayor. Incluso las compañías de élite que han hecho un gran alboroto para que sus empleados vuelvan a trabajar a la oficina, como Goldman Sachs Group Inc. (GS) y Morgan Stanley (MS), están luchando con un ejército de resistencia de alrededor del 30%. Cuanto más dure el enfrentamiento, más difícil será cambiar los hábitos de la gente.

Los empleadores están haciendo un uso más liberal de ofrecer y premiar para superar esta resistencia. Los trabajadores que regresan son recibidos con fiestas con tragos, bolsas de artículos promocionales, clases de cortesía y charlas graciosas sobre cómo la oficina debe ser divertida . Google de Alphabet Inc. (GOOGL) invitó a su personal a un concierto de Lizzo. Microsoft Corp. (MSFT) organiza fiestas con talento musical local. Qualcomm Inc. (QCOM) ofrece clases de acondicionamiento físico para trabajadores en la oficina. Es un milagro que cualquiera pueda hacer su trabajo.

PUBLICIDAD

Pero hay un aire de desesperación en esto. ¿Los trabajadores realmente valoran tanto la “comida gratis y el regalo” que están dispuestos a soportar un costoso viaje para tenerlos? ¿Realmente queremos hacer ejercicio en nuestras oficinas con todos nuestros compañeros de trabajo? ¿Y qué vamos a hacer con la empresa emergente de tecnología Clions, que ha alentado a los empleados a mover sus escritorios para mirar afuera los cerezos en flor para que el trabajo se sienta más como en casa?

De ahí el llamado. Muchas empresas, incluida Google, han ordenado a sus trabajadores que se presenten durante un período fijo, generalmente tres días por semana. Algunos gerentes han comenzado a susurrar que habrá un " máximo de Zoom” para los trabajadores que se quedan en casa en lugar de hacer todo en la oficina. Y el gobierno británico ha lanzado una campaña para que funcionarios que trabajan desde su casa regresen a la oficina. Jacob Rees-Mogg, el ministro de eficiencia del gobierno, compiló una tabla clasificatoria de departamentos por índices de ocupación. (El Departamento de Educación ocupa el último lugar con un 25%. El promedio de la administración pública es del 44 %). Rees-Mogg ha empezado a dejar notas de falsa cortesía en los escritorios de los funcionarios diciendo “siento que estuvieras fuera cuando te visité. Espero verte en la oficina muy pronto”.

PUBLICIDAD

Sin embargo, la intimidación no tiene más probabilidades de tener éxito que el soborno en el ajustado mercado laboral actual. La única oportunidad que tienen los empleadores de ganar la lucha de clases y restaurar el régimen antiguo anterior a la pandemia es si se unen para obligar a los empleados a regresar a la oficina. Pero en ausencia de una gran conspiración capitalista de este tipo, los empleados votarán en contra y los empleadores inteligentes utilizarán la flexibilidad como herramienta de contratación. Una serie de encuestas de empleados apuntan a la misma conclusión: Ipsos descubrió que un tercio de los empleados preferiría renunciar antes que regresar a la oficina a tiempo completo; Korn Ferry descubrió que el 64% temía que volver al trabajo dañaría su salud mental; dos tercios de los empleados de Google no están contentos con tener que volver al trabajo tres días a la semana. Los empleadores informan que los nuevos empleados potenciales exigen un trabajo flexible como condición para pensar siquiera en aceptar un trabajo.

Los ultras (fanáticos y apasionados) del regreso a la oficina en la comunidad empresarial se han visto obligados a ceder: el CEO de JPMorgan Chase & Co. (JPM), Jamie Dimon, por ejemplo, dijo en su última carta a los accionistas que la mitad del personal del banco destinará parte o todo su tiempo trabajando desde casa en el futuro. Al mismo tiempo, los investigadores que concluyeron que algo fundamental ha cambiado en el mundo del trabajo tienen cada vez más confianza en su análisis. El gigante de la contabilidad y la consultoría Deloitte LLP ha reducido su espacio de oficinas en Londres en más de un tercio a medida que el modelo híbrido se generaliza y algunos empleados optan por trabajar de forma remota a tiempo completo.

PUBLICIDAD

Hay muchas razones posibles por las que tantas personas son tan reacias a volver a las buenas viejas costumbres: preocupaciones persistentes sobre Covid-19; la oscurecida situación internacional; el aumento del costo del combustible; y el creciente desorden de las ciudades estadounidenses, a medida que se disparan las tasas de criminalidad, proliferan los campamentos para personas sin hogar y los enfermos mentales deambulan por los subterráneos. Las cifras de Kastle muestran tasas de ocupación mucho más altas en Austin y Dallas, líderes del país, que en Nueva York y San Francisco, donde los desplazamientos son más largos y el desorden urbano es peor. Una encuesta de Harris para USA Today encontró que el 78% de los empleados estaban preocupados por poder pagar la gasolina para sus traslados al trabajo.

Pero hasta ahora ninguna de estas explicaciones es completamente convincente: en EE.UU., las reservas en restaurantes y las tasas de ocupación de asientos en los aviones han alcanzado el 90% de sus niveles previos a la pandemia, mientras que Gran Bretaña experimentó un éxodo masivo del país en Semana Santa. La verdadera razón por la que la gente no quiere volver a la oficina a tiempo completo es que no le ven sentido. La mayoría de los trabajadores del conocimiento (una persona cuyo trabajo consiste en manejar o usar información) piensan que pueden hacer su trabajo igual de bien desde casa y pueden señalar un sinfín de cifras que demuestran que tienen razón. ¿Por qué soportar las molestias de un viaje al trabajo si puedes redactar ese informe en la oficina de casa?

PUBLICIDAD

El enfrentamiento entre trabajadores y empleadores por el regreso al trabajo es más que una simple lucha por los desplazamientos y la comodidad, aunque ciertamente es eso. Es un choque sobre el significado del trabajo. La gran lección que aprendieron los trabajadores del Covid-19 es que el trabajo ya no depende del lugar. Gracias a la potencia informática ampliamente dispersa, pueden hacerlo prácticamente desde cualquier lugar. La gran lección que aprendieron los empresarios del Covid-19 es que las empresas son algo más que " nexos de contratos “, como lo expresaron Michael Jensen y William Meckling en 1976. Son organizaciones sociales que se dedican a transmitir culturas únicas (la palabra “compañía” estaba compuesta por dos palabras latinas “cum” y “pane”, que significan partir el pan juntos). Cuando se trata de transmitir los trucos del oficio, generar camaradería o resolver problemas colectivos, nada mejor que compartir un mismo espacio.

Los empleadores seguramente seguirán frustrados mientras anhelen regresar al mundo anterior al Covid-19. En lugar de empujar a las personas a la oficina primero durante tres días y luego durante una semana, deben repensar lo que significa el trabajo en una era de poder informático distribuido. Necesitan reconocer que las personas ya no irán a la oficina a hacer cosas que pueden hacer con la misma facilidad en casa. Entonces, la feliz idea de que la cultura corporativa se formará como un subproducto de la gente que simplemente aparece es para los pájaros.

PUBLICIDAD

Las empresas deben pensar mucho sobre cómo utilizar las nuevas tecnologías para reforzar los lazos sociales y transmitir la cultura corporativa. ¿Qué tal el " trabajo conjunto virtual “, en el que los colegas que laboran en casa mantienen Zoom encendido todo el tiempo o colaboran en proyectos particulares? (Este autor co-escribió un libro con John Micklethwait a través de WhatsApp durante el encierro). ¿O reuniones informales en las que los colegas se visitan virtualmente en horarios preestablecidos? ¿O reuniones virtuales de café en las que un algoritmo organiza reuniones aleatorias entre colegas? (La oficina del Tesoro del Reino Unido estaba usando este dispositivo antes de que llegara el Covid-19). Sobre todo, necesitan reconceptualizar las oficinas como lugares fundamentalmente sociales, no donde la gente va a hacer su antiguo trabajo intercalado con un poco de “diversión”, sino donde realizan tareas irreductiblemente colectivas en lugar de alimentar con datos a máquinas inteligentes a las que no les importa en qué escritorio están sentados.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar