Elecciones Colombia 2022

Elecciones en Colombia 2022: ¿Qué les dice Standard & Poor’s a los candidatos?

Mantuvo a Colombia en BB+ con perspectiva estable, pero advirtió cuáles riesgos llevarían a una rebaja adicional, y cómo recuperar el grado de inversión

La primera vuelta en Colombia será le próximo 29 de mayo.
Por Daniel Guerrero
06 de mayo, 2022 | 04:00 am
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bogotá — Para las elecciones presidenciales de Colombia quedan algo más de 24 días y aunque no hay nada clara sobre cuál será el resultado, las encuestas apuntan hacia una segunda vuelta entre el líder de izquierda, Gustavo Petro, y el representante de la derecha, Federico Gutiérrez.

Entidades como el Fondo Monetario Internacional le han dado su respaldo al país al asegurar que confían que tras las elecciones presidenciales se mantendrá la estabilidad política y macroeconómica. Incluso, hace apenas una semana se renovó la Línea de Crédito Flexible que ofrece al país casi US$10.000 millones para hacer frente a choques externos en caso de que llegaran a ser necesarios.

PUBLICIDAD

Y es que durante las últimas horas Standard and Poor’s reafirmó su opinión acerca de la economía colombiana, la mantiene por debajo del grado de inversión, pero además, lanzó advertencias sobre lo que considera clave en la economía nacional y su sostenibilidad futura.

“La perspectiva estable refleja nuestra expectativa de continuidad en la política macroeconómica después de las elecciones nacionales a finales de este año, junto con un crecimiento económico que ayudará a estabilizar la carga de la deuda del gobierno durante los próximos dos años”, dijo S&P en el comunicado sobre la calificación soberana.

PUBLICIDAD

Al respecto, Daniel Velandia, jefe de Investigaciones Económicas de Credicorp Capital considera que “es importante resaltar que S&P menciona repetidamente que se asume continuidad en la política macroeconómica tras las elecciones y que las instituciones del país seguirán siendo pragmáticas en cuanto a ella independientemente de quién gane la presidencia”.

Vale tener presente que Petro, quien lidera las encuestas, propone cambios sustanciales al modelo económico colombiano, así como en la estructura del Banco de la República.

Precisamente, en ese sentido Velandia dice que “S&P también resalta la importancia del sector petróleo y de las AFP privadas para la estabilidad financiera y externa del país, lo cual es del todo relevante a la luz de propuestas de campaña del candidato que hoy lidera las encuestas y que implicarían un cambio importante a la estructura de estos sectores”.

Así mismo, la agencia calificadora asegura que sus calificaciones de Colombia se basan en su democracia e instituciones políticas estables, que han sostenido políticas económicas predecibles y una gestión macroeconómica cautelosa durante muchos años a pesar de las crisis económicas.

PUBLICIDAD

Wilson Tovar, jefe de investigaciones Económicas de Acciones y Valores considera que el pronunciamiento de S&P “le mete presión a las elecciones”, y agrega que “lo que está diciendo es básicamente que todo está bien mientras Colombia siga creciendo, honrando la disciplina fiscal y se mantenga la institucionalidad”.

De igual forma, el economista considera que “siguen resonando los déficit gemelos y la necesidad de reducirlos, algo en donde la actual coyuntura de precios de commodities puede ayudar pero no sabemos hasta cuándo”, dice Tovar.

PUBLICIDAD

S&P sostuvo que “esperamos que estas fortalezas de calificación persistan después de las elecciones presidenciales de mayo de 2022, junto con el pragmatismo continuo en las políticas económicas tanto del Congreso como del ejecutivo. Colombia también tiene un tipo de cambio flexible y una política monetaria flexible, que siguen siendo amortiguadores económicos clave contra los shocks externos”.

De igual forma, advierte que sea cual sea, la próxima administración enfrentará un Congreso dividido, por lo que el pragmatismo será clave para que la administración avance en sus políticas económicas y de otro tipo.

PUBLICIDAD

“El 13 de marzo, los colombianos votaron en las elecciones primarias y legislativas de la coalición partidaria. La elección legislativa resultó en un Congreso dividido con ganancias de los partidos políticos de izquierda. Sin embargo, ningún partido está cerca de una mayoría simple en ninguna de las cámaras del Congreso, lo que probablemente contribuirá a una amplia continuidad en las prácticas políticas y cambios limitados en las políticas, independientemente de la orientación política del nuevo gobierno. Por otro lado, la futura administración puede tener dificultades para aprobar reformas estructurales en el Congreso para hacer más eficiente el gasto social, ampliar la base tributaria y avanzar en la reforma laboral o de pensiones”, dice S&P.

Al mismo tiempo, asegura que los colombianos acudirán nuevamente a las urnas el 29 de mayo (y una segunda vuelta el 19 de junio, si es necesario). La elección presidencial sigue estando marcada por un sentimiento antisistema, con todos los principales candidatos que se presentan como independientes o de la oposición. Todos los candidatos han hecho hincapié en las deficiencias de la economía y las políticas sociales, pero difieren en cuanto al papel del Estado en la economía, el momento de los cambios estructurales y, sobre todo, la política energética”.

PUBLICIDAD