PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Mercados

Opinión de JPMorgan sobre empresas chinas como “no invertibles” se publicó por error

La evocadora etiqueta llevó a una empresa tecnológica china a rebajar el papel de JPMorgan en una próxima oferta pública inicial

China
Por Cathy Chan y Hannah Levitt
10 de mayo, 2022 | 01:44 pm
Tiempo de lectura: 3 minutos
Últimascotizaciones

Bloomberg — En el mundo de la investigación y el análisis de Wall Street, la opinión de JPMorgan Chase & Co. (JPM) para las empresas chinas de Internet como “no invertibles” fue una gran sorpresa.

La evocadora etiqueta contribuyó a borrar unos US$200.000 millones de los mercados de Estados Unidos y Asia y llevó a una empresa tecnológica china a recortar el rol de suscripción de JPMorgan en una próxima oferta pública inicial (OPI).

PUBLICIDAD

Además, nunca se pretendió que viera la luz, según personas familiarizadas con el asunto que pidieron no ser nombradas para hablar de las deliberaciones internas. El personal editorial de JPMorgan encargado de examinar los estudios del banco pidió que se eliminara la palabra “no invertibles” de 28 informes redactados por el analista de tecnología Alex Yao y su equipo antes de que se publicaran el 14 de marzo, dijeron las personas.

Aunque la palabra se eliminó de la mayoría de los informes (en algunos casos se sustituyó por “poco atractivo”), apareció en la versión publicada de cuatro, incluido uno sobre JD.com Inc (9618): “A medida que la gestión del riesgo se convierte en la consideración más importante entre los inversores globales en relación con su estrategia de inversión en China, ya que incluyen en el precio los riesgos geopolíticos de China, vemos a Internet China como ‘no invertible’ en una visión de seis a doce meses con una perspectiva binaria del precio de las acciones.”

Tras investigar lo sucedido, JPMorgan concluyó que un error de redacción permitió que la palabra se colara a pesar de que los editores, analistas y supervisores implicados habían acordado antes de la publicación que no era la mejor elección de palabra, dijeron las personas. Aunque el equipo de Yao se estaba volviendo indudablemente más cauto con respecto a las empresas chinas de Internet, su predicción de ganancias en el precio de las acciones para al menos 10 de ellas a finales de año sugería que el sector no era totalmente “no invertible”.

PUBLICIDAD

En una posición difícil

El episodio, del que no se había informado anteriormente, pone de manifiesto el intenso debate en Wall Street sobre el atractivo de los activos chinos en un momento en el que las medidas enérgicas contra el sector tecnológico y los cierres por el plan Cero Covid-19 están sacudiendo a la segunda economía más grande del mundo. También subraya el tightrope act (posición difícil) a la que se enfrentan los bancos globales como JPMorgan al tratar de aumentar sus negocios en China sin dejar de dar a los clientes acceso a una investigación sincera sobre los turbulentos mercados financieros del país.

JPMorgan fue retirado como suscriptor principal de la oferta de acciones de Kingsoft Cloud Holdings Ltd. (KC) en Hong Kong, luego de que el equipo de Yao recortara a la mitad el precio objetivo de las acciones de la empresa que cotizan en Estados Unidos, como parte de su oleada de rebajas en marzo, dijeron el mes pasado personas familiarizadas con el asunto. El banco sigue patrocinando la OPI, pero ahora se sitúa por detrás de UBS Group AG (UBS) y China International Capital Corp. (601995) en la operación.

“Mantenemos nuestra investigación publicada y el análisis independiente del analista sobre el sector”, dijo un portavoz de JPMorgan en una respuesta por correo electrónico a las preguntas. “Unos cuantos términos subjetivos utilizados indistintamente no cambian eso”.

La unidad de investigación de JPMorgan utiliza filtros adicionales cuando se trata de temas delicados que requieren precaución y ese sistema no cambia, dijo una de las personas.

Se supone que los analistas de investigación en los bancos globales operan independientemente de los banqueros de inversión de las firmas, pero es una relación delicada. UBS perdió negocio en China en 2019 después de que uno de sus economistas desatara el furor en internet por una ocurrencia sobre los precios del cerdo. Países como Rusia y Turquía también son sensibles a las palabras que puedan afectar a los mercados o menospreciar la economía.

Lo que está en juego es quizás lo más importante en China, que se está abriendo a los bancos extranjeros para permitir el acceso a su vasto sistema financiero y a miles de millones de dólares en beneficios potenciales.

PUBLICIDAD

Pocas empresas entienden mejor la promesa y los peligros del mercado que JPMorgan. El CEO, Jamie Dimon, que se ha comprometido a introducir toda la “fuerza” de su empresa en China, dijo que se arrepentía de una ocurrencia de que su banco duraría más que el Partido Comunista gobernante del país el año pasado.

Este artículo fue traducido por Andrea González

PUBLICIDAD