Un anuncio de la tarjeta de crédito Gemini frente al Nasdaq MarketSite en el barrio de Times Square de Nueva York, Estados Unidos, el lunes 28 de febrero de 2022.
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg Opinión — Han sido unos meses difíciles para las acciones estadounidenses, pero aún más difíciles para las acciones de las empresas tecnológicas. El índice Nasdaq Composite, muy seguido y con un alto componente tecnológico, ha perdido cerca de un 30% desde que alcanzó su máximo en noviembre. Los inversionistas pueden preguntarse si las acciones tecnológicas son una ganga. La respuesta es no: están mucho más baratas, pero todavía no lo suficiente.

Una forma de medir el declive de las tecnológicas es comprobar cuánto se han contraído las valoraciones. La relación precio-ingresos a futuro del Nasdaq (es decir, la relación precio-ingresos basada en las estimaciones de beneficios de los analistas para el año fiscal en curso) ha caído a 24 desde los 42 de finales de 2020, lo que supone un recorte del 43%. Aunque se trata de un gran movimiento, simplemente sitúa al Nasdaq en línea con su promedio histórico de relación precio-ingresos desde 2001, el período más largo para el que hay cifras disponibles.

PUBLICIDAD
Los valores tecnológicos cotizan cerca de su valoración media a largo plazodfd

Y las acciones tecnológicas pueden volverse mucho más baratas. Durante la mayor parte de los 10 años que van de 2008 a 2017, el ratio P/I del Nasdaq estuvo por debajo de ese promedio, y a menudo muy por debajo. Bajó a 13 durante la crisis financiera de 2008, y rondó los 14 o 15 durante buena parte de 2011 y 2012. Eso sigue estando muy lejos de donde cotiza ahora el Nasdaq. Tendría que bajar un 40% más para alcanzar esos niveles, suponiendo que las estimaciones de ganancias de los analistas para este año sean fiables. Si las ganancias son más débiles de lo esperado, la caída tendría que ser aún más pronunciada para que el Nasdaq volviera a alcanzar sus mínimos históricos.

Las acciones tecnológicas han estado mucho más baratas en relación con el mercado bursátil general que en la actualidaddfd

El análisis es el mismo incluso después de tener en cuenta que las empresas tecnológicas tienen valoraciones más altas. Si bien la relación P/I a plazo del Nasdaq siempre ha estado por encima de la del índice S&P 500, la magnitud de la prima ha variado y también se ha reducido considerablemente. La relación entre los ratios P/I futuros del Nasdaq y del S&P 500 es ahora de 1,4, por debajo del 1,6 de finales de 2020. Pero también está más o menos en línea con el promedio histórico y muy por encima de los mínimos. El ratio bajó a 1,1 tan recientemente como en 2016.

Otra forma de saber si las acciones tecnológicas han tocado fondo es si empiezan a aparecer en los índices de valor. Los proveedores de índices definen el valor de forma diferente, pero un denominador común es la valoración. La empresa matriz de Facebook, Meta Platforms Inc. (FB), a 14 veces los beneficios futuros, ya es más barata que los destacados valores de valor Berkshire Hathaway Inc. (BRKB), Johnson & Johnson (JNJ), UnitedHealth Group Inc. (UNH) y Procter & Gamble Co. (PG). La empresa matriz de Google, Alphabet Inc. (GOOGL), a 18 veces, es más barata que todas, excepto Johnson & Johnson.

PUBLICIDAD
Las acciones de crecimiento de toda la vida, Google y Facebook, son ahora más baratas que muchas accionesdfd

Pero muchas otras antiguas acciones de alto rendimiento tienen más espacio para caer. En particular, incluso después de un descenso del 44% desde su máximo de 52 semanas, Amazon.com Inc. (AMZN) sigue cotizando a 49 veces los beneficios futuros, y Tesla Inc. (TSLA) cotiza a 61 veces a pesar de un descenso del 41%.

Esto no significa que las acciones tecnológicas vayan a caer más, obviamente, y los inversores que busquen descuentos en tecnológicas los encontrarán en abundancia. De hecho, a quienes les gustaban las acciones tecnológicas hace seis meses, deberían amarlas ahora. Pero los inversionistas que están comprando tecnología creyendo que los mínimos han llegado, deberían echar otro vistazo a los números.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por Estefanía Salinas Concha