PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Negocios

Mientras Musk tuitea, asesores trabajan para completar la compra de Twitter

La junta directiva de Twitter ha tratado de inyectar claridad a la situación al recomendar unánimemente a sus accionistas que aprueben la transacción

Sede de Twitter en San Francisco. Fotógrafo: David Paul Morris/Bloomberg
Por Michelle Davis y Liana Baker
18 de mayo, 2022 | 02:47 pm
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — En público, los tuits erráticos de Elon Musk han sacudido a las acciones de Twitter Inc. (TWTR), mientras los operadores apuestan a que el multimillonario se está preparando para dejar o renegociar su adquisición de la empresa de redes sociales por US$44.000 millones. Pero, tras bambalinas, es un día normal de trabajo para los asesores de ambas partes que buscan completar el mega acuerdo.

Una potencial señal de que el acuerdo sigue en pie: la presentación de 139 páginas que se publicó el martes por la mañana, que detalla cómo se formuló la oferta y las razones de Twitter para aceptarla. Ese documento es el resultado de semanas de trabajo coordinado entre los equipos de Musk y de Twitter, según personas familiarizadas con el asunto. El propio Musk firmó la versión final, con un precio de US$54.20 por acción, antes de que se presentara, dijeron las personas.

PUBLICIDAD

La situación es similar en los bancos que prometieron financiar la transacción, dijeron las personas, que pidieron no ser identificadas porque los detalles son privados. Si bien los textos vuelan entre los banqueros con incredulidad ante las travesuras de Musk, sus días están llenos de preparación de los documentos necesarios para proceder y completar la compra, dijeron las personas.

Algunos de los co-inversores de Musk también han expresado en privado su sorpresa por los arrebatos en línea del multimillonario y han estado especulando sobre lo que podrían significar.

PUBLICIDAD

La Junta directiva de Twitter ha tratado de inyectar claridad a la situación al recomendar unánimemente a sus accionistas que aprueben la transacción. Los miembros de la Junta agregaron en un comunicado el martes a Bloomberg News: “Tenemos la intención de cerrar la transacción y hacer cumplir el acuerdo de fusión”.

Oficina de Twitterdfd

Revuelo público

La desconexión entre el revuelo público en torno a la transacción, incluido el precio de las acciones de Twitter y las negociaciones privadas más fluidas es otro ejemplo de cómo el enfoque poco convencional de Musk para negociar está dando forma al proceso.

El tuit de Musk el viernes pasado diciendo que el acuerdo estaba en suspenso fue una sorpresa para los asesores de ambas partes que no tenían idea de que el magnate podría estar teniendo dudas, dijeron las personas. Algunos asesores dijeron que estaban tratando de descartar sus tuits como “bulla” y aconsejaron a sus colegas que hicieran lo mismo, con la esperanza de que el hombre más rico del mundo esté brindando una forma de entretenimiento en lugar de reconsiderar seriamente sus planes.

Las acciones de Twitter cayeron un 2,9% a las 12:50 horas del miércoles en Nueva York, manteniéndose muy por debajo del precio ofertado por Musk. Las acciones cerraron a la baja en ocho de las últimas 12 sesiones y terminaron el martes en US$38,32, casi un 30% por debajo de la oferta.

PUBLICIDAD

Un portavoz de Twitter se negó a comentar. Un representante de Musk no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Penalización por ruptura

El acuerdo de compra incluye una penalización por ruptura de US$1.000 millones para cada parte, que Musk tendrá que pagar si el trato se desmorona debido a problemas financieros.

PUBLICIDAD

El acuerdo incluye una disposición de desempeño específica que permite a Twitter obligar a Musk a consumar el trato, según el documento. Eso podría significar, si el acuerdo termina en los tribunales, que Twitter podría obtener una orden que obligue a Musk a completar la compra en lugar de ganar una compensación monetaria por cualquier violación de la misma.

La junta de Twitter no tiene motivos para renegociar el acuerdo o reconsiderar el precio, dijeron personas familiarizadas con el asunto, y planea hacer valer sus derechos bajo el contrato de fusión para mantener el trato intacto.

PUBLICIDAD

El CEO de Twitter, Parag Agrawal, está intentando dirigir la empresa con normalidad a pesar de las circunstancias muy inusuales. Su decisión de reducir costos y despedir a dos altos ejecutivos de productos la semana pasada fue una sorpresa para los empleados, lo que llevó a especular que Musk estaba detrás de las decisiones.

Agrawal descartó esas nociones en un hilo de tuits la semana pasada. “Si bien espero que se cierre el trato, debemos estar preparados para todos los escenarios y siempre hacer lo correcto para Twitter”, escribió. “No usaré el trato como una excusa para evitar tomar decisiones importantes para la salud de la empresa, ni lo hará ningún líder en Twitter”.

PUBLICIDAD

Reunión positiva

En una reunión reciente en la oficina de Twitter en San Francisco entre Musk y ejecutivos de Twitter, incluido Agrawal y el jefe de finanzas Ned Segal, el grupo discutió asuntos operativos y el tono fue generalmente positivo, según una persona familiarizada con los detalles de la reunión.

Ned Segaldfd

Mientras tanto, en la plataforma, Agrawal y Musk han estado discutiendo sobre cómo el gigante de las redes sociales maneja los llamados bots automatizados. En un intercambio, Musk respondió a un largo hilo sobre la metodología de la compañía publicando un emoji de excremento.

PUBLICIDAD

Al menos, los banqueros que se involucraron sabían que Musk puede ser impredecible. El multimillonario firmó el trato sin hacer ninguna diligencia debida (due dilligence), reunió un paquete de financiación en días y no ha abandonado su afición por tuitear en medio de la noche.

Navegar con éxito por el caos puede resultar lucrativo para los banqueros.

Los asesores de Twitter Goldman Sachs Group Inc. (GS) y JPMorgan Chase & Co. (JPM) pueden cobrar una suma combinada de US$133 millones en honorarios si se completa el trato.

Para los asesores, las felicitaciones, además de las posibles ganancias inesperadas, de firmar una transacción de gran envergadura también pueden compensar el riesgo, dijeron personas cercanas al acuerdo. Sin embargo, ver a un comprador usar las redes sociales para atacar a la empresa que acordó comprar traspasa los límites de lo que esperaban que ocurriera.

Con la asistencia de Kurt Wagner, Dinesh Nair y Ben Bartenstein.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar

PUBLICIDAD